Traición a Madero en Nuevo León

0
135

Arellanes rompió su alianza con Madero, a cambio de una nueva alianza con Moreno Valle

En política la casualidad no existe y tampoco hay lugar para los milagros. Y no se mueve una hoja del árbol político sin un viento interesado.

Por eso, resulta ridículo e insultante al sentido común —y a la política—, suponer que fue milagrosa la caída de Margarita Arellanes como aspirante al gobierno de Nuevo León por el PAN.

Lo cierto es que la impensable exclusión de la alcaldesa de Monterrey a la candidatura azul al gobierno neoleonés —que según las encuestas punteaba por mucho a todos los precandidatos en contienda—, fue resultado de un bien diseñado cambio de estrategia política que, al final de cuentas, beneficio al poco conocido Felipe de Jesús Cantú, potencial gobernador de Nuevo León y nuevo aliado de Madero.

-Publicidad-

¿Pero qué fue lo que pasó? ¿Por qué la militancia del PAN de Nuevo León retiró su voto a la señora Arellanes? ¿Por qué el aparente milagro de última hora en las preferencias del panismo? ¿Realmente los militantes azules son tan versados y versátiles como para mudar de un día para otro la orientación de su voto?

La verdad es que Margarita Arellanes fue víctima de un manotazo lanzado contra el panismo de Nuevo León, ordenado desde el CEN del PAN de Gustavo Madero, quien reaccionó de esa manera ante la traición que por lo bajo —en secreto y sin la menor sensibilidad política—, cometió la inexperta Margarita Arellanes, “chamaqueada” por los tiburones.

Como saben, Margarita Arellanes fue hechura del clan Madero que, en alianza recibió sus votos y todo el apoyo que le brindó desde la alcaldía de Monterrey para seguir al frente del PAN. A su vez, Madero se comprometió a impulsar a Arellanes en su proyecto de alcanzar la candidatura del PAN al gobierno de Nuevo León.

La estrategia caminaba como miel sobre hojuelas. Margarita tenía todo listo para ser la candidata de los azules; había usado dinero público y su influencia como alcaldesa de Monterrey para posicionarse, y había pedido a sus amigos empresarios bloquear a los medios que criticaban sus aspiraciones, mientras todas o casi todas las encuestas la colocaban como puntera. Pero el poder absoluto ciega de manera absoluta.

En respuesta a la exitosa campaña de Margarita, el PRI nacional designó a Ivonne Álvarez como candidata a Nuevo León, para contrastar la fuerza de una mujer azul con una mujer tricolor.

Sin embargo, Margarita “se comió la torta antes del recreo”. Con la impericia de párvulos, Arellanes escuchó “el canto de las sirenas poblanas” y sin más rompió su alianza con Madero a cambio de una nueva alianza —bajo la mesa—, con el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

Moreno Valle, como saben, compite con Madero por la candidatura presidencial del PAN. Y como muestra de su lealtad con Margarita, Moreno designó como operador político de Margarita, en Nuevo León, a Juan Ignacio Zavala —el cuñado incómodo—, en tanto Max Cortázar —otrora vocero de Calderón y hoy vocero de Moreno Valle—, se ocupó de la relación con medios.

La traición fue descubierta por Madero quien de inmediato llevó a Nuevo León a sus eficientes operadores quienes, en negociaciones emergentes, convencieron a los principales líderes estatales del PAN, para retirar su voto a la alcaldesa y entregarlo al “caballo negro”, Felipe de Jesús Cantú, un probado maderista.

Madero derribó a Margarita Arellanes en respuesta a la traición de la alcaldesa de Monterrey. Y es que para Madero y para Moreno Valle la victoria del PAN en Nuevo León es el pasaporte a la candidatura presidencial.

Al tiempo.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí