Temas de la semana

0
182

Entre muchos, dos temas circularán en mesas y medios esta semana: el caso de Arturo Escobar y la posible reforma a la ley electoral. No son casos aislados, pues el propio ex subsecretario tiene orden de aprehensión por la entidad responsable de perseguir los delitos electorales.

El caso de Escobar sorprendió a todos —hasta al propio personaje—, pues todo parecía indicar que había pasado la tormenta mediática de acusaciones a la que fue sometido por su inexplicable nombramiento en la titularidad de la prevención del delito. Pero no, vino lo peor y por parte del propio gobierno. Su cabeza ha rodado, pero eso solo es una parte de su suerte. El Partido Verde provoca, en un buen sector del llamado círculo rojo, urticaria.

Es un partido que se considera dañino para la vida democrática del país. Es un ente público en el que abundan los júniors y gente de un medio pelo patético, de quienes nunca escucharemos un debate, una idea, una defensa de sí mismos: viven en la penumbra porque es la mejor zona para las fechorías. Escobar, por lo menos daba la pelea, quería defenderse, se subía a la tribuna, de ahí que se convirtió en la cara para el jitomate, en el blanco deseado.

-Publicidad-

Nunca entendí para qué lo nombraron y menos para qué lo sostuvieron, pues ahora el escándalo es peor (aunque debemos reconocer —a que normalmente le tundimos— que la PGR de Arely Gómez actuó de manera impecable), pues lo que se le había advertido al gobierno era verdad: al que pusieron a prevenir el delito ya lo persigue la ley por delincuente. ¿Para qué lo nombraron ahí, precisamente ahí? Quizá el Verde ya factura muy alto y no le basta la Semarnat —ocupada desde la cabeza por personajes de ese partido— y exige que se les cumpla. Ya se deshicieron de él —no sabemos si estaba de acuerdo Osorio Chong—, pero el costo que paga el gobierno parece demasiado alto.

El caso de la discusión de una nueva ley electoral es más que pertinente. Es claro que en esas leyes llenas de prohibiciones y mecanismos idiotas y premodernos, siempre encontrará alguien la manera de aprovecharse de los huecos. Es el caso de AMLO. En el tema de la segunda vuelta, el PRI ya anunció que no la va a apoyar. Sienten que en cualquier escenario pueden perder, no lo creo, pero por lo menos ya tenemos una definición. Parece mentira, pero a la mejor hay que llegar a normas que teníamos en el año 2000 que permitieron tener una elección que nadie cuestionó. No se necesita descubrir el hilo negro, hay muchas cosas que son de sentido común y otras tantas que ya están más que probadas. Claro, si los partidos piensan que pueden ganar indefinidamente un periodo tras otro, pues tendrán que cambiar las leyes, un periodo tras otro. Por eso estamos en este atorón.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí