¿Soberanía energética o soberano atraco?

0
204

Por: Diego Fernández de Cevallos

Que lo sepa y entienda bien el mundo entero: en México, el Dominus et Deus (Señor y Dios) cancela cuando le da su real gana los contratos firmados por el gobierno, sin justificar su decisión ni considerarse obligado a indemnización alguna. Así lo informó, henchido de patriotismo, su preclaro ornator.

Lo anterior deviene de la singular manera de interpretar lo que impone a todo funcionario público el artículo 128 constitucional: “guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen”. ¡Y vaya que las tienen guardadas y resguardadas, para ultrajarlas impunemente!

Que “el pueblo volverá a ser dueño de la electricidad” es una falacia patriotera, retrógrada y empobrecedora, por la sencilla razón de que toda ella cuesta adquirirla y transmitirla, y los consumidores pagaremos más por usarla.

-Publicidad-

Diferente sería afirmar que el servicio de energía eléctrica es de interés público y se procediera en consecuencia.

Al Estado compete garantizar que ese bien llegue a los consumidores en la cantidad requerida y con la calidad y precios mejores.

Para conseguir lo anterior, es imprescindible que el gobierno tome decisiones inteligentes y realistas para limpiar, fortalecer y hacer competitiva a la CFE, haciéndola una empresa (verdaderamente) productiva del Estado.

Difamar, atracar y ahuyentar a los inversionistas privados, nacionales y extranjeros desapareciendo los órganos reguladores autónomos y dejando ese servicio público bajo el control caprichoso de un pequeño grupo de burócratas ineptos, corruptos y enfermizamente ideologizados que miran al pasado, solo puede generar desabasto, carestía, mayor contaminación, desconfianza internacional y, en cascada, freno a la economía y mayor pobreza.

Si el gobierno impidiera y castigara cualquier abuso cometido por empresas particulares y el robo constante perpetrado por consumidores (muchos de ellos azuzados por TARTUFO en el sureste), cumpliría con su deber, fortalecería a la CFE y a la industria y beneficiaría a la población.

Si el gobierno corrigiera el marco normativo para garantizar la competencia justa de todos los productores de esa energía, manteniendo el monopolio en su conducción, desde sus fuentes hasta los consumidores, y cobrando lo justo a las empresas privadas por aprovechar las redes de la CFE, fortalecería a ésta y haría eficaz la soberanía del Estado.

Reducir arbitrariamente el porcentaje que puedan aportar los privados, y señalar como mínimo para la CFE 56 por ciento, garantiza a ésta ese margen de incompetencia y le permite seguir contaminando el medio ambiente, en daño a la salud pública y violando tratados internacionales.

Ciertamente estamos en manos de los legisladores federales y estatales, pero la sociedad debe rechazar este catastrófico proyecto del depredador.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí