Sheinbaum y los tornillos perdidos

0
331

Claudia Sheinbaum odia a los tornillos, ¿recuerdan que cuando se accidentó la Línea 12 del Metro por falta de mantenimiento ella insistió que fue porque le faltaban unos tornillos al Metro? después afirmó que cuando se desprendieron los vagones fue porque unos tornillos se degollaron, cuando se descarriló el metro también fue porque unos tornillos se aflojaron, pues parece ser que al Jefa de Gobierno de la Gran Ciudad de México cree, al igual que su adorado Andrés Manuel, todo es apretar o aflojar tornillos.

Es evidente que Claudia Sheinbaum de ingeniería no sabe nada pero si sabe sobre el arte de mentir y plantar su cara dura frente a los medios, negando todo, culpando a situaciones atípicas que por su reiterada aparición ya son típicas del metro, pues a lo largo de su gestión el Sistema de Transporte Colectivo Metro ya lleva más de 1800 situaciones atípicas.

Claudia Sheinbaum no menciona que los tornillos, y cada una de las partes Metro requieren revisiones constantes para mantenerlos en buen estado y que si los tornillos están flojos o necesitan ser cambiados debe ser hecho de forma correcta y periódicamente. Es algo que ella debería de tomar en cuenta para hacer frente a todos los problemas que el Metro de la Ciudad de México tiene.

El que Claudia Sheinbaum odie a los tornillos, es una clara evidencia que ella misma reconoce que no hay ni ha habido un mantenimiento satisfactorio de los vagones del metro, ni de sus instalaciones y su «solución» ha sido minimizar los problemas que los empleados y usuarios del metro denuncian a diario y forzar a que el metro llegue a niveles de inoperatividad para que en ese momento se decida en retirar definitivamente las unidades dañadas y utilizarlas como refacciones de las que siguen funcionando o bien darles en ese momento una manita de gato para mantener en funcionamiento los trenes e instalaciones del servicio de transporte más utilizado de México.

-Publicidad-

Por ello, el odio irracional que Claudia Sheinbaum tiene por los tornillos y no es por lo que son en realidad, sino por que son el símbolo de todos los descuidos en el mantenimiento de uno de los medios de transporte más importantes de la Ciudad de México que sus gobiernos no han respetado.

Por eso Claudia Sheinbaum se desgarra las vestiduras diciendo que los vagones del metro le han declarado una guerra sucia, que cuando los ciudadanos denuncian el narcotráfico que el gobierno tolera, le hace la guerra sucia.

Que las mujeres que son asesinadas y violentadas en esta enorme metrópoli se exponen intencionadamente para así la oposición pueda festinarse con los restos de la Jefa de Gobierno.

Claudia Sheinbaum debería renunciar a la Jefatura de Gobierno y de sus aspiraciones de gobernar al país porque el pueblo bueno ya dice a gritos que si Claudia no ha podido dirigir a una ciudad mucho menos podrá manejar un país entero.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí