¿Razones para celebrar?

0
233

La época decembrina se presta para festejar. Pero no debe ser excusa para reconocer que aún hay mucho por avanzar en materia humanitaria en nuestro país

En unas horas, las familias mexicanas nos reuniremos para celebrar una de nuestras tradiciones más arraigadas: la Navidad. Es un tiempo en el que, al calor de nuestros seres queridos, olvidamos sufrimientos y dolores y nos concentramos en lo que más queremos. Es también un momento adecuado para mirar a quienes no tienen las mismas oportunidades que nosotros, y que requieren nuestra solidaridad.

Es también la ocasión para identificar pendientes y definir propósitos que construyan una mejor comunidad. México es una comunidad de comunidades. Y, como parte de la comunidad de naciones, tiene también compromisos con el resto del mundo. México tiene responsabilidades internacionales que desempeñar. Tareas que consumar. Agendas pendientes por cumplir. Y, en estas asignaturas sin terminar, destaca por encima de otras la agenda humanitaria que contrasta dolorosamente nuestro discurso y nuestra realidad.

La época decembrina se presta para festejar. Pero no debe ser excusa para reconocer que aún hay mucho por avanzar en materia humanitaria en nuestro país. Una de las ramas más importantes del Derecho Internacional, que es la del Derecho Internacional Humanitario, se creó para limitar y evitar el sufrimiento humano en tiempo de conflictos armados. Sufrimiento de aquellos que participan o que son víctimas inocentes de guerras y conflictos.

-Publicidad-

Hoy, la agenda humanitaria que tenemos que definir en nuestro país es una que precisamente busque evitar, o por lo menos disminuir, el sufrimiento de las miles de personas que por el simple hecho de estar en nuestro país, ven aumentado su dolor. Me refiero a los migrantes en tránsito provenientes de América Central, del Caribe y del resto del mundo. Cerraremos el año 2015 como el año en el que México detuvo a más migrantes en toda su historia. Como el año en el que deportó más migrantes extranjeros desde que se tiene memoria. Y sin conocer aún los datos finales de 2015, en 2014 expulsábamos a más de 16 mil niños, niñas y adolescentes migrantes acompañados y no acompañados, la mayor cifra de la que se tenga memoria. ¿Razón para celebrar?

Me refiero a los refugiados que llegan a nuestro país esperando encontrar cierta protección a su dolor y no encuentran los mecanismos adecuados para atenderlo. En el mundo, desde el término de la Segunda Guerra Mundial no habíamos visto la magnitud en el flujo de personas buscando refugio en el mundo. México cerró el año 2014 reconociendo a 18 niños, niñas y adolescentes no acompañados como refugiados, y las cifras de 2015 no ofrecen ninguna razón para enorgullecernos. Al asumir la política de la mínima responsabilidad posible, México acoge como refugiados a 16 sirios entre 2013 y 2014. ¿Razón para celebrar?

Me refiero a las y los mexicanos que por la descomposición de nuestro Estado de derecho no disfrutarán la compañía de algún familiar desaparecido. Me refiero a quienes han sufrido con impunidad algún atropello a sus derechos humanos. Y, también, me refiero a todos aquellos que por decenas de miles han tenido que dejar sus hogares en nuestro país para desplazarse a otro estado de la República o a Estados Unidos para huir de una situación de violencia inmanejable en su propia comunidad. Organizaciones internacionales calculan que para 2015 la cifra de desplazados internos por situaciones de violencia en México llegó a 280 mil personas. ¿Razón para celebrar?

Agenda humanitaria que corremos el riesgo de posponer un año más, al calor de las fiestas decembrinas y de las urgencias de la cotidianidad que iniciarán en enero. Agenda humanitaria que apremia atención nacional, recursos públicos y solidaridad social. Quizá sea un dolor más silencioso que el sucedido en París hace unas semanas, pero no pierde en intensidad, exigencia y necesaria atención. A lo mejor nuestra piel se ha endurecido, pero esta Navidad nuestro corazón puede ayudarnos a mirar mejor.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí