¿Qué cárcel merece ‘El Chapo’?

0
216

La posible extradición de El Chapo Guzmán ha generado una discusión sobre su conveniencia. En lo personal, no tengo duda, hay que extraditarlo lo más pronto que se pueda. Entiendo argumentos como los de Aguilar Camín. Dice que sería un penoso reconocimiento de impotencia por parte del gobierno. No lo creo. Este gobierno ha logrado mostrar que su trabajo con las fuerzas armadas es eficiente. Han capturado a ese peligroso delincuente dos veces. En efecto, el gobierno debe reconocer que ha fallado.

Insisto en que este éxito es una buena oportunidad comunicacional para reconocer sus errores, en concreto: el desastre del penal de alta seguridad del que se fugó Guzmán Loera. Nos deben esa explicación. Y por supuesto que esa explicación incluye el reconocimiento de que las cosas no están bien en ese sentido. Que no basta cambiar a la gente del penal para que las cosas funcionen bien. Según la poca información de que se dispone, ese penal relajó sus procedimientos, cambió sus formas y, al parecer, se dejó al garete lo que ahí sucedía.

Es un problema, entre otros, de mecanismos de vigilancia, rigor en la aplicación del reglamento y de la cadena de mando. No es algo que se arregle rápido. Admitir esa debilidad en nada desmerece el éxito de las capturas.

-Publicidad-

Reconocer que tenemos fallas que han sido explotadas por criminales, como Guzmán, puede dar pena, pero da más que se te fuguen. Por lo mismo deben de reconocer que el éxito de la captura es la enmienda de un error. Hay que admitir la fortaleza, pero advertir las debilidades.

Lo sucedido con Guzmán Loera el último año es una exhibición clara de que a él le tiene muy sin cuidado lo que le suceda en este país. Seguramente sentía que si lo atrapaban, sería cuestión de tiempo volverse a escapar. Y es que la efectividad que tienen los operativos de aprehensión no la tienen los lugares de reclusión. Es un problema que tenemos. Si El Chapo se queda, en un par de años, en cinco o en diez, cuando nadie se acuerde de estos días, nos volveremos a amanecer con que se fugó o que lo liberaron en la madrugada (como sucedió hace poco con Caro Quintero). No estamos para volver a experimentar esta ocasión. Una pregunta hay que hacernos ¿en dónde merece ser castigado El Chapo? Aquí, no. Merece estar en una cárcel temible y , por el momento, no la tenemos. La que había, él la volvió vulnerable.

El Chapo debe irse para tener un castigo a la altura de sus crímenes y su temeridad. Este también es un buen tiempo para reflexionar si en determinados casos no debiéramos tener leyes y penas más severas.

Pocas cosas temen criminales como El Chapo. La extradición es una de ellas. Él se la merece.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí