Primeros audios de campaña

0
554

Como hemos apuntado, los partidos en su afán de ganar recurren a cualquier recurso para eliminar a los contrincantes, es decir, obtendría la victoria el menos malo y no el que mejores propuestas y currículo presente en la campaña. Ahora toca el turno a Veracruz, entidad en la que se renovará la gubernatura en el contexto de una administración estatal cuestionada y problemas de inseguridad, pero con una alta competencia electoral.

Voces del más allá

Tocó el turno a la cadena de televisión en español de Estados Unidos, Univisión, difundir un audio de una conversación entre Miguel Ángel Yunes Linares y su hijo Omar, en la que abordan la compra de varios inmuebles en la Unión Americana. Al hablar de cifras en millones de dólares, salta de inmediato la pregunta acerca del origen de esos recursos, considerando que Omar Yunes apareció en el escándalo de los mundialmente famosos #PanamáPapers, la documentación que involucra a políticos y empresarios de distintos países del orbe quienes habían invertido en empresas off shore gracias a un despacho panameño, lo cual habría servido –al menos en teoría y de ahí la gravedad del caso– para evadir impuestos.

Otro antecedente que pesa, son los señalamientos en contra de Yunes Linares, candidato de la alianza PAN-PRD al gobierno jarocho, por malos manejos financieros en su paso por el ISSSTE y su cercanía con Elba Esther Gordillo. Todos los ingredientes necesarios para estallar un escándalo mediático y en redes sociales.

Y es que si bien se trata de un tema que atrae la atención de cualquier ciudadano, aunque no sea partidario de Yunes, en realidad refleja lo que es una estrategia de campaña para afectar a quien aparecía arriba en las encuestas. Al menos las semanas previas, el abanderado de la alianza azul-amarillo se ubicaba como el preferido en los sondeos de opinión, ofreciendo actuar contra el actual gobernador, Javier Duarte de Ochoa, quien gracias a su desprestigio ha puesto en problemas al PRI en estos comicios.

-Publicidad-

Para completar el cuadro, también la semana pasada Andrés Manuel López Obrador apareció para declarar que detrás de Yunes estaba Carlos Salinas de Gortari en una campaña en contra de Duarte de Ochoa. Los seguidores del tabasqueño, por supuesto, callaron ante una teoría que agrega aún más elementos para que la campaña por la gubernatura de Veracruz se vuelva materia de portales sensacionalistas o de redes sociales especializadas en las teorías de la conspiración.

Pero haciendo a un lado estos elementos conspiranoicos, tenemos varios hechos que se deberán tomar en cuenta para evaluar este escenario. El primero tiene que ver con el tamaño del padrón veracruzano, el cual después de entidades como Estado de México, Ciudad de México y Puebla es el que sigue entre los más numerosos, por lo que perder la plaza es perder votos de cara a futuras elecciones.

En segundo lugar, nos encontramos en un escenario electoral de alta competitividad, en donde al menos dos de los abanderados tienen posibilidades de ganar, ambos Yunes y apoyados por dos alianzas: la del PRI-PVEM y la PAN-PRD, además de la presencia de candidatos independientes como Juan Bueno Torio, expanista.

En tercero, el ambiente político en la entidad es uno de los más enrarecidos en el país. El gobernador no cuenta con altos niveles de aceptación y de credibilidad, con una crisis de seguridad pública, agresiones en contra de periodistas, secuestros, así como otros delitos no aclarados por la procuraduría estatal que resuenan en medios tradicionales, digitales y redes sociales, por no mencionar las cuestionadas finanzas públicas estatales y los problemas con la Universidad Veracruzana.

Es en este marco en que se presenta la filtración del audio contra los Yunes.

En primera instancia, uno podría pensar que es obra tricolor para afectar al puntero en las encuestas, pero es muy pronto para evaluar si realmente le hicieron daño al abanderado de la alianza panista-perredista o si este material lo termina beneficiando. Cabe recordar que quien está detrás de esta acción es el único que conoce el objetivo que buscaba, algo que podremos saber con el tiempo.

Lo que queda claro es que se inauguró la temporada de filtraciones 2016, que los partidos las siguen considerando en sus estrategias de campaña y que, prácticamente, todos los candidatos podrían ser objeto de una filtración de este tipo. Se ha demostrado que en nuestros partidos, tenemos personas con la suficiente falta de escrúpulos para recurrir a este tipo de recursos, provengan de donde provengan.

Por cierto, Miguel Ángel Yunes es de los políticos mexicanos más espiados, pues hace un par de años fue difundida otra conversación suya por el portal SDP Noticias pero en esa ocasión con Ricardo Anaya, en ese momento secretario general del CEN del PAN, en donde se les escuchaba hablar de millones de papeles. Algunos lo interpretaron como si se tratara de dinero en efectivo, pero Anaya aclaró que eran firmas en el marco de la iniciativa para proponer un aumento al salario mínimo vía iniciativa ciudadana, un intento fallido del blanquiazul. Yunes haría bien en cuidar sus palabras.

Del tintero

El INE aprobó algunas candidaturas independientes para la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, que de independientes no tienen mucho.

Abordaremos el tema en una próxima columna.

 

Twitter: @AReyesVigueras


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí