Poco Nos Duró el Gusto… Otra vez Huyó

0
190

*¿Fueron Incautas las Autoridades?

 

El domingo pasado nos despertamos con la noticia de la fuga de uno de los capos más emblemáticos a nivel mundial: “El Chapo” Guzmán. Su captura hace algunos meses fue un hecho inusitado, se trató de un logro inesperado, precisamente por ser un personaje mítico y de grandes leyendas en el ámbito de la criminalidad internacional, por lo tanto era un acontecimiento digno de contar con el aplauso de todos, un logro destacable, mediante un operativo limpio, producto de años de persecución a través de los sistemas de inteligencia, que mereció el reconocimiento global.

-Publicidad-

Poco duró el gusto. Del generalizado aplauso, ahora somos el hazmereír y la burla de propios y extraños. Nadie, en su sano juicio, comprende el hecho de que un centro penitenciario de alta seguridad, dotado de las más altas tecnologías, con sofisticados sistemas para evitar cualquier eventualidad, haya sido vulnerado.

La versión dada a conocer resulta por sí misma simplista y a la vez causa un enorme estupor. El hecho de que a estas alturas de la revolución tecnológica, el criminal más buscado del mundo, el narcotraficante preferido de la revista Forbes calificado como una de las personas con mayor patrimonio en el planeta, se haya, (por segunda ocasión) fugado del penal, ahora a través de un túnel, nos causa por decir lo menos, sentimientos encontrados.

El simpático cauce de desahogo social, dada nuestra idiosincrasia, por el que optamos, es refugiarnos en el enorme ingenio que nos caracteriza, procurando ver las cosas, mediante la óptica burlona de los chistes, cuyo fondo refleja el rechazo a aceptar esas acciones, es el mexicanísimo medio por el cual fluye nuestro coraje.

Lo menos que podemos decir es que fueron completamente negligentes. Siendo tolerantes y bien pensados, podríamos señalar a las autoridades como verdaderos incautos. Sin embargo, nos mueven las grandes interrogantes, no por ser malpensados, más bien por realistas al vivir en un país donde impera la corrupción en todos niveles, la complicidad, los valores entendidos y que siempre estamos prestos para darle la vuelta a la legalidad.

En realidad habemos muchos que nos cuesta trabajo creer que se trató de un acto unilateral, un escape de película donde se burlaron de la autoridad, más bien estamos ciertos de que una acción de esa naturaleza con todos sus bemoles, su preparación, ejecución y consecuencias, trae consigo toda articulación orquestada, cuando menos por quienes tienen la responsabilidad de estar atentos en los alrededores e inmediaciones de esos lugares.

En fin, lo hecho, hecho esta, todos somos en mayor o menor medida responsables de que ocurran este tipo de acciones, porque las hemos permitido a lo largo del tiempo, sin ninguna consecuencia para quienes son los responsables y, en ese tenor, seguiremos con el refrán: “del gozo al pozo”, o bien, transformar el estatus con el esfuerzo común y con orgullo estar en posibilidad de decir: «México, país de leyes».


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí