Nada Para Festejar

0
194

Caso Colima y Detención de Moreira, Para la Reflexión

Grabaciones Ilícitas, Calumnias y Descalificaciones

Nos ven Como Nación Plagada de Autoridades Corruptas

Los primeros días del presente año comienzan con recurrentes sobresaltos, tanto las elecciones extraordinarias en el estado de Colima, como la detención del ex gobernador priísta de Coahuila, Humberto Moreira, por las autoridades españolas, constituyen acontecimientos que dan pie a su reflexión por un lado y, por otro a dotarlos de calificativos: nada que presumir, bastante para vergüenzas.

El modelo Colima se caracterizó por haber prevalecido la guerra sucia. Por lo visto la estrategia tricolor consistió en la denostación. Utilizando grabaciones ilícitas, calumnias y descalificaciones, la entidad se convirtió en un campo de batalla donde todo se vale, desde la mentira, hasta la agresión al votante, pasando por la cooptación mercantilista del elector. Por lo visto, el nuevo PRI de Manlio Fabio, quiere ganar a sangre y fuego las contiendas electorales, siendo ese el caso; veremos en las otras doce entidades donde se renuevan gubernaturas, la misma receta colimense. En ese tenor, se anticipan desde ahora serias dificultades; el país no está para aguantar más imposiciones.

En cuanto al segundo, la aprehensión del ex gobernador Humberto Moreira en España, es todo un escándalo internacional. Se le acusa de lavado de dinero, organización criminal y cohecho. En realidad era un hecho público y notorio el inexplicable enriquecimiento de este personaje, sin embargo, esta detención nos coloca a los mexicanos en un sitio poco halagador. Ante la mirada internacional nos ven como una nación plagada de autoridades corruptas, que se solapan unas con otras, de secuestradores y narcotraficantes envueltos en una guerra por conseguir territorio. En medio, el ciudadano común y corriente, temeroso de caer en las garras de unos u otros.

-Publicidad-

Esa sensación de impotencia es la que ha causado gran malestar y frustración. Para nadie es un secreto que muchos de quienes ocupan importantes posiciones políticas, como algunos gobernadores, no solo saquean las arcas públicas, sino que además se van a disfrutar con total impunidad esa riqueza al extranjero, burlándose de todos nosotros y lo que es peor, solapados por nuestras autoridades. Humberto Moreira es un claro ejemplo de ello, por tal razón, cuando se hace un acto de justicia, aunque provenga del exterior, nos sentimos, de alguna forma, compensados.

No obstante, es lamentable que sean otros países los que se ven obligados a actuar aplicando la ley. Nada para festejar, por el contrario, precisamente derivado de esas acciones es cuando nos damos cuenta que por unos cuantos nos generalizan a todos: un país plagado de corruptos, de narcotraficantes y de ladrones, donde prevalece la impunidad y la complicidad.

El origen de nuestros males, proviene de una frágil cultura democrática, las trampas electorales vuelven como antaño a ser parte del sistema, la tendencia regresiva es una realidad.

Algo queda claro, la situación actual es insostenible: elecciones antidemocráticas, políticos corruptos y criminales a quienes no podemos juzgar en México por temor a que se escapen de la cárcel y, mientras tanto, tenemos que aguantar de todo, inseguridad, prepotencia, devaluación e injusticia.

La transformación del sistema mexicano es inminente, la distancia entre lo que se quiere por parte de la ciudadanía y lo que se hace por quienes gobiernan, es enorme. El cambio se dará, de eso no hay duda, donde persiste la interrogante es únicamente en si vendrá mediante un pacto social o se dejara en manos de un destino incierto.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí