Mensaje de Ricardo Anaya Cortés, en la XVIII Asamblea Nacional Extraordinaria del PAN

0
171

 {youtube}N2UJAbNuKx4{/youtube}

{source}
<iframe id=’audio_9466816′ frameborder=’0′ allowfullscreen=» scrolling=’no’ height=’200′ style=’border:1px solid #EEE; box-sizing:border-box; width:100%;’ src=»https://www.ivoox.com/player_ej_9466816_4_1.html?c1=ff6600″></iframe>
{/source}

Queridas y queridos panistas, permítanme, en primer lugar, agradecer de todo corazón la presencia de un hombre al que queremos y admiramos en el Partido Acción Nacional, a nuestro expresidente de la República, al licenciado Felipe Calderón Hinojosa. Muchas gracias, Presidente.

Agradezco también la presencia del Presidente panista de la Cámara de Senadores, Roberto Gil Zuarth. Muchas gracias, estimado Roberto.

-Publicidad-

El Secretario General de nuestro partido. Muchas gracias, amigo, Damián Zepeda Vidales.

Quiero también agradecer la presencia de nuestra expresidenta y de nuestros expresidentes nacionales. Muchas gracias, estimado Gustavo Madero Muñoz.

Muchas gracias, querida Cecilia Romero.

Muchas gracias, estimado Luis Felipe Bravo Mena.

Quiero también saludar a una mujer a la que queremos mucho y la queremos en Acción Nacional. Gracias por estar aquí, querida Margarita Zavala.

Agradezco también la presencia de las y los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional.

Nuestra excandidata a la Presidencia de la República, querida Josefina Vázquez Mota.

A nuestro senador de la República, muchas gracias don Ernesto Ruffo Appel.

También integrante del Comité Ejecutivo Nacional, don Santiago Creel Miranda.

Agradezco también mucho la presencia de Genoveva Huerta. Gracias, Genoveva.

Muchas gracias, Rocío Reza.

Gracias, querida Marcela Torres Peimbert.

Por supuesto a nuestro Secretario Nacional de Acción Juvenil, Everardo Padilla.

Y nuestro Secretario de Comunicación, Fernando Rodríguez Doval.

Agradezco mucho también a nuestros gobernadores, a un gobernador que es modelo de decencia pública. Muchas gracias, don Miguel Márquez.

Y a quien nos hizo vibrar el pasado 7 de junio con un triunfo contundente y que logró un triunfo prácticamente para todos los candidatos de su estado. Muchas gracias, Carlos Mendoza Davis.

Quiero agradecer también mucho a quien fue nuestra candidata a gobernadora en San Luis Potosí, remontó decenas de puntos en las encuestas, estuvo a punto de convertirse en la primera mujer gobernadora emanada de Acción Nacional. Muchas gracias, querida Sonia Mendoza.

Agradezco también a nuestros coordinadores parlamentarios, a nuestro Coordinador en la Cámara de Diputados, Marko Cortés.

Y a nuestro Coordinador en la Cámara de Senadores, Fernando Herrera.

Sobre todo quiero agradecer la presencia de cada una y de cada uno de ustedes.

Queridas amigas y amigos de Acción Nacional, faltan solamente dos años para el inicio del proceso que habrá de llevarnos a ganar nuevamente la Presidencia de la República en el año 2018.

En noviembre del año 2017 habrá ya empezado el proceso electoral, 24 meses tenemos para enfrentar uno de los mayores retos de nuestra historia en Acción Nacional.

Dos años son mucho tiempo o poco tiempo, depende de la perspectiva de donde se mire.

Dos años son poco tiempo para lograr una profunda renovación y regeneración de Acción Nacional para servir a México, poco tiempo para lograr una unidad interna oportuna, robusta, inquebrantable que nos haga fuertes y competitivos, poco tiempo para volver a ser el referente ético en la política mexicana, para volver a ser ese partido de ciudadanos para los ciudadanos como lo fuimos en la grandeza de nuestros orígenes.

Pero dos años son también mucho tiempo, mucho tiempo para seguir soportando a uno de los peores gobiernos en la historia de nuestro país, dos años son mucho tiempo para seguir soportando a un gobierno priista que le ha fallado a México, que le ha fallado a los mexicanos.

Regresaron los priistas al gobierno con la promesa de dar resultados, decían que ellos sí sabían gobernar, decían que sabían gobernar y ahora todo se les enreda.

Decían que sabían gobernar, subieron los impuestos, llevaron a la economía al estancamiento, el dólar aumentando, las reservas cayeron y el año pasado se perdieron más empleos en nuestro país de los que se lograron generar, pero decían que sabían gobernar.

Decían que sabían gobernar y la violencia no cesa, cifras oficiales, ha aumentado el secuestro, la extorsión, el robo a casa-habitación.

Decían que sabían gobernar y tuvo que venir la OEA con un grupo de expertos internacionales a desmentir categóricamente su verdad histórica sobre el paradero de los 43 jóvenes de Ayotzinapa.

Decían que sabían gobernar y en sólo dos años hay un millón y medio de personas más en las filas de la pobreza, cifras oficiales de CONEVAL.

Decían que sabían gobernar y la fuga del “Chapo” Guzmán los exhibió y los ridiculizó.

Y nos quieren venir a decir que todo está bien, pero aquí estamos los panistas para decirle a las cosas por su nombre, nosotros sí sabemos de qué lado estamos, nosotros estamos del lado de los ciudadanos, del lado de esa inmensa mayoría que está profundamente decepcionada y desilusionada de estos mediocres resultados del Gobierno Federal priísta.

A estas alturas, queridas amigas y amigos, ya no hay duda, lo dice la gente en cada pueblo, en cada colonia, en cada comunidad: “Lo extrañamos, presidente. Estábamos mejor, mucho mejor con Felipe Calderón”.

Y sí, México tiene enormes problemas, pero que nadie se confunda. Aquí está el PAN para ayudar a resolverlos.

Porque como decía don Manuel Gómez Morín, y lo cito textualmente: “Nosotros  jamás hemos visto orientada nuestra actividad a la negación sistemática”.

Toda crítica ha sido acompañada de una sugestión positiva de remedio.

Sí, México tiene enormes problemas, pero a nosotros los panistas no nos van a encontrar del lado de los que quieren hacer más grandes esos problemas, a nosotros no nos van a encontrar en las filas de los que quieren ver a México ahogado en sus tragedias, a nosotros no nos van a encontrar en el mar del pesimismo.

Nosotros estamos listos, estamos listos para resolver y ayudar a resolver esos problemas, los problemas de México con su gobierno o a pesar de su gobierno.

Y lo hacemos por dos razones, dos razones que hoy los panistas tenemos absolutamente claras.

La primera. Porque es lo correcto, porque nosotros sí colocamos el interés nacional por encima del interés del partido y por encima de cualquier interés personal.

Y segundo, y se vale decirlo, porque también queremos que haya menos problemas en nuestro país en el año 2018 cuando nosotros regresemos a gobernar. ¡Vamos a volver a gobernar, vamos a volver a Palacio Nacional!

Y para eso tenemos retos inmediatos: El primero, el 17 de enero.

Hoy la democracia en México pasa por Colima, porque Luis Preciado hizo una extraordinaria campaña y le quisieron robar la elección.

Exigimos justicia y logramos la anulación. ¡Vamos a terminar la tarea iniciada en Colima, vamos a ganar la gubernatura del estado de Colima!

Y nos vamos a entregar en cuerpo y alma en las elecciones del año 2016, vamos a acrecentar los triunfos del PAN, vamos a hacer buenos gobiernos en todo el territorio nacional.

Vamos con todo a la elección de Aguascalientes, vamos con todo a la elección de Baja California, la de Chihuahua, la de Durango, la de Hidalgo, la de Oaxaca, la de Puebla; con toda fuerza Quintana Roo, a Sinaloa, a Tlaxcala, a Tamaulipas. Por supuesto vamos a ganar en Veracruz y vamos a ganar también en Zacatecas.

Vamos a ganar elecciones.

Amigas y amigos:

Por el bien de México ni más priísmo de los viejos vicios ni el estatismo depredador de López Obrador.

La verdadera alternativa de cambio es el Partido Acción Nacional. ¡El PAN es el mejor partido de México!

Dijo Julio Cortázar que son felices los que eligen, pero también los que aceptan ser elegidos.

Nosotros vamos a elegir a las mejores y a los mejores candidatos, estas victorias, estas conquistas implican necesariamente la unidad en Acción Nacional.

Desde ahora les pido generosidad y entrega.

La división panista es la mejor receta para la derrota, necesitamos unidad en Acción Nacional.

Como dice uno de los versos del gaucho Martín Fierro: “Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera; tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera”.

Vamos con unidad en el Partido Acción Nacional.

Y para pervivir, amigas y amigos, más allá de cualquier coyuntura electoral, necesitamos claridad en nuestros principios, esos principios que nos definen y nos distinguen para saber quiénes somos y en qué creemos.

Nosotros somos humanistas y creemos en la libertad, somos humanistas y creemos que el Estado no lo puede hacer todo, pero que nada puede hacerse sin el Estado de derecho que garantiza orden y seguridad; somos humanistas y premiamos el mérito personal, el esfuerzo individual, pero también creemos en la solidaridad para darle la mano al que se ha quedado atrás, para que se empareje y podamos caminar todos juntos.

Pertenecemos a la Internacional Demócrata de Centro, somos un partido de centro y creemos en la persona, que, con su eminente dignidad, es nuestro principio y único fin, y en la familia como la célula básica de la sociedad.

Somos un partido de centro y rechazamos la intervención represiva del Estado, por eso nos hemos opuesto con toda fuerza a esa tóxica reforma fiscal que resta poder ciudadano y engorda poder estatal.

Somos humanistas, queremos el desarrollo humano sustentable, progreso que respete el medio ambiente, en una economía social de mercado, somos panitas, somos humanistas y no nos cansaremos de defender nuestra convicción.

Queridas amigas y amigos asambleístas:

El problema más grave que hoy vive nuestro país, la peor traición que se comete desde el gobierno frente a los ciudadanos es la corrupción, esa corrupción que hoy nos cuesta 1.5 billones, 35 mil millones sólo a los hogares mexicanos cada año.

Acaba de publicar el IMCO un texto muy interesante, se titula “Tranzamos y no avanzamos”, el IMCO concluye con todos nosotros que es una reverenda mentira aquel dicharacho de que el que no tranza no avanza, todo lo contrario.

La razón central por la que hoy nuestro país no avanza como podría es la corrupción rampante. Tenemos la obligación moral y vamos a seguir denunciando la brutal corrupción en el gobierno federal priísta.

Es cierto, el buen juez por su casa empieza; y por eso uno de los temas centrales que hoy estaremos discutiendo es nuestro sistema interno de combate a la corrupción.

Se trata de elevar al nivel de nuestros Estatutos la nueva Comisión Anticorrupción. Yo quiero agradecer al hombre que ha aceptado encabezar esta comisión, un hombre honrado, expresidente querido y respetado, honesto a toda prueba. Muchas gracias, Luis Felipe Bravo Mena.

Gracias, Luis Felipe.

Desde el primer momento que le pedí a Luis Felipe encabezar esta comisión su respuesta fue un sí contundente.

Le agradezco a Luis Felipe, que pone su prestigio personal, ganado en décadas de decencia pública y de comportamiento honorable al servicio de México, al servicio del PAN.

Vamos a seguir empuñando esa bandera de la decencia pública, del combate a la corrupción.

Vamos con toda fuerza tope donde tope.

Y así tendremos autoridad moral para seguir denunciando al PRI corrupto y corruptor.

Hoy nuestra prioridad legislativa es sacar adelante la Ley Secundaria del Sistema Nacional Anticorrupción.

Basta ya de que los corruptos se salgan con la suya.

Nada ni nadie va a detener nuestro esfuerzo compartido con millones y millones de mexicanos, por darnos gobiernos limpios, gobiernos honrados en México.

El otro, el segundo gran tema que abordaremos en esta Asamblea, es la equidad de género.

Queremos más mujeres en los órganos de decisión del Partido, queremos más mujeres decidiendo en Acción Nacional, porque sí somos un mejor Partido cuando decidimos juntos las mujeres y los hombres.

¡Arriba las mujeres, claro que sí!

¡Que se sienta la presencia de las mujeres en esta Asamblea Nacional!

¡No hay PAN sin mujeres!

Se trata, queridas amigas, se trata de que en todos los órganos colegiados de decisión del Partido la mitad de los espacios sean ocupados por mujeres.

Vamos por la paridad y la paridad no es el actual 60 por ciento y 40 por ciento. Paridad es la mitad, nada más, pero nada menos.

¡Arriba las mujeres de Acción Nacional!

Queridas y queridos amigos panistas:

Igual que ustedes, miro a los ojos a mis tres hijitos, a Carmen, a Mateo y a Santiago y sé que, igual que ustedes, debo entregarles un país mejor que aquel que el que nos entregaron nuestros padres.

Aquí estamos los panistas para hacer la historia, no para ver pasar la historia.

Nuestro compromiso es con el futuro, nuestro compromiso es con ese futuro que no admite incompetencias, improvisaciones ni simulaciones.

Tengo esperanza, tengo esperanza en un futuro mejor, como decía don Efraín González Luna: “Cuando la esperanza se vuelve invencible, la victoria final está asegurada”.

Yo no tengo duda, y ustedes tampoco deben tenerla, en 2018 vamos a ganar la Presidencia de la República.

Y que nadie nos diga que no se puede. ¡De que se puede, se puede!

¡Y que se pongan de pie los que crean que esto sí es posible!

¡Arriba los corazones!

¡Arriba la esperanza!

¡Arriba las banderas!

¡Viva Acción Nacional!

¡Viva Acción Nacional!

¡Viva México!

Muchas gracias, que Dios los bendiga.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí