Los médicos cubanos ¿lo son?

0
222

Cuba ha hecho grandes negocios en unos 67 países, con brigadas médicas, a un precio muy alto, lo que representa divisas para un país con un gobierno en quiebra como es el de Cuba. Ahora, para ayudar por segunda vez a la dictadura cubana, Andrés Manuel dice que traerá a México a 500 médicos cubanos.

Esto intenta encubrir un gran negocio para Díaz-Canet y su gente: muchos dólares a un bajo costo, el bajo sueldo que se les paga a dichos médicos, que, según informes, va entre 10 y 25% de lo que el gobierno cubano cobra al del país de destino. El resto es ganancia neta, pues los gastos corren por cuenta del país cliente.

Pero aunque ese servicio médico es ya asunto conocido, hay varias cuestiones que conviene aclarar. Primero, ante señalamientos de que si en realidad se trata de propagadores del comunismo cubano, la pregunta es ¿son realmente médicos? La experiencia extranjera dice que si, que lo son (calculados en 30,000). Pero, ¿es su labor de agitadores profesionales? La misma experiencia extranjera dice que no (al menos en lo general), pero en algunas declaraciones de esos médicos que ya han estado o están en otros países, como en Venezuela, se les ha obligado a apoyar causas de dictadores.

Los médicos cubanos en esas misiones van porque pueden ganar un poco más que en Cuba, en donde el sueldo de un médico es una miseria, una miseria que ya en el extranjero no es mucho mejor si se compara con lo que ganan los médicos locales. Una doctora cubana exiliada mencionó que de ganar en Cuba quince dólares mensuales, pasó en tres años en Venezuela a ganar trescientos veinticinco dólares mensuales. No faltan los que dicen haber sido presionados para salir en esas misiones o brigadas.

-Publicidad-

En 2019, la BBC publicó un reportaje sobre los médicos cubanos en el extranjero, firmado por el periodista James Badcock. Incluye entrevistas con algunos de ellos y ciertos datos importantes. Los médicos cubanos están bajo estricto control de funcionarios del gobierno cubano, especialmente para que no huyan, no puedan desertar (al menos fácilmente), les recogen sus pasaportes, y controlan sus actividades diarias. Su vida social está estrictamente controlada por sus vigilantes cubanos.

De dicho reportaje comparto lo siguiente, cito textual: según el informe del grupo vinculado con la oposición Cuban Prisoners Defenders, realizado a partir del testimonio directo de 46 doctores con experiencia en misiones médicas en el extranjero, además de información pública extraída de declaraciones de otros 64 médicos:

  • El 89% dijo que no tenía conocimiento previo de su destino dentro de un país en particular
  • El 41% dijo que un funcionario cubano le retiró el pasaporte a su llegada al país anfitrión
  • El 91% dijo que había sido vigilado por agentes de seguridad cubanos en su misión, y el mismo porcentaje aseguró que se les pidió que transmitieran información sobre sus colegas a los agentes de seguridad
  • El 57% dijo que no se presentó como voluntario a una misión, sino que se sintió obligado a hacerlo, mientras que el 39% dijo que se sentía fuertemente presionado para servir en el extranjero.

La BBC hizo repetidas solicitudes al gobierno cubano para conocer su opinión, pero no recibió respuesta.

Pero independientemente de si son reconocidos por el gobierno cubano como médicos titulados, su título no tiene valor en México en tanto no pasen por los trámites que dicta la Ley, y tengan cédula profesional mexicana. En la estancia anterior de médicos cubanos en la Ciudad de México, no quedó ni se mostró ninguna evidencia de que pudieran ejercer legalmente la Medicina en nuestro país. La Ley de Profesiones menciona penas de prisión para quienes ejerzan profesiones reguladas por la misma Ley, incluyendo, por supuesto, la de Medicina, sin tener su título y cédula profesional, es decir que no hayan sido expresamente autorizados para ejercer dicha profesión. La Ley no prevé que alguien pueda autorizar a ejercer la Medicina en México sin ajustarse a la misma legislación.

Habría que verificar, también, quiénes de esos 500 (o los que sean) son realmente médicos y no sus guardianes, o si éstos los acompañan para controlarlos, o son controlados por personal cubano de su embajada.

Algo muy grave que está haciendo Andrés Manuel, es agredir abierta y directamente a los profesionales mexicanos de la Medicina, los ha injuriado gravemente, incluyendo insultar a la UNAM, que dignamente lo ha desmentido. Agrede y desprecia a quienes alertan sobre el negocio dictatorial cubano de los médicos que manda casi en calidad de esclavos para tener dólares. Al presidente le enfurece que no tenga justificaciones ante las quejas ciudadanas, políticas y profesionales por su apoyo a Díaz-Canet. El malestar ciudadano, por este motivo, crece día a día.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario