Las verdades inútiles

0
139

Cada comunidad tiene sus propias coyunturas que va zanjando con sus recursos en la medida que los factores externos no se lo impidan.

Las muchas coyunturas de 2015 serán fascinantes si las tomamos con sentido optimista y positivo. El año se nos presenta lleno de sorpresas electorales, incógnitas económicas y retos sociales: un canasto de aventuras de las que, para salir airosos, hay que dedicarnos a responder a los problemas en lugar de maldecir su existencia.

La comparación de nuestras carencias frente a las soluciones que otros dan a las suyas no es un método recomendable. Cada comunidad tiene sus propias coyunturas que va zanjando con sus recursos en la medida que los factores externos no se lo impidan. Lo que sí es necesario es avanzar con firmeza hacia nuestras metas sociales y económicas sin vacilaciones ni interrupciones. Dejar la tarea terminada, una vez que se ha emprendido, es factor indispensable para crear los escalones de confianza que toda sociedad requiere para avanzar.

Es esa, casualmente, una virtud que hay que instilar al mexicano, no sólo a los jóvenes y las generaciones que vienen, sino a las que ejercen actualmente el liderazgo en el poder público o privado.

-Publicidad-

Abundan proyectos que se han iniciado pero que no se terminan. Las reformas estructurales, que con tanto entusiasmo se han aprobado, están todavía truncas, esperando completarlas. La Reforma Educativa, urgente en extremo, está legislada pero detenida por la debilidad de las autoridades que no se atreven a contrariar a los que se oponen a la dignificación del magisterio y a atender con vocación a los alumnos. Resulta que, tras inexplicables dilaciones, posponen el tren México-Quéretaro y cancelan el Transpeninsular. El dramático asesinato en masa de estudiantes normalistas de Ayotzinapa está listado, por los que lo aprovechan ideológicamente, para quedar como crimen sin solución, un evento luctuoso más antigobierno, al lado del ya muy novelado 2 de octubre. El caso de la guardería ABC sigue pendiente y todavía no se ha castigado a los concesionarios culpables. Por otra parte, a diario quedan abiertos cientos de expedientes que dejan al ciudadano sin protección frente al crimen organizado.

México es el país de lo inconcluso. Salvo lo que acometen los empresarios, aquí poco o nada tiene permanencia. Revísese la lista de instituciones oficiales canceladas de un plumazo: Conasupo, Banco de Fomento Cooperativo, Banco Pesquero, IFE, PIPSA, IMCE, entre otras. Las razones dadas en su momento por las autoridades fueron varias, pero siempre reflejaron un cambio drástico de intención política.

La esencia de esta incapacidad de cuidar y mantener vivas las instituciones se explica por la falta de confianza en nosotros mismos. Así, se emprenden las tareas sin convicción ni estamina. Esto priva de cimientos sólidos a las instituciones que creamos. No se resiste ni el primer embate contrario ni la tentación de abandonar la meta. Se pierde la continuidad del impulso original porque es más fácil ceder que resistir. Sin linderos claros, se tolera el vandalismo que brota en las protestas populares.

Exageramos los análisis y el estudio de los problemas que enfrentamos para luego, paradójicamente, evadir la ejecución de sus recomendaciones. Más frecuente es nuestro hábito de criticar y censurar todo sin proponer la solución práctica, simple y concreta a los males tan sesudamente descritos.

El país y sus problemas ya están sobreestudiados. Abundan las críticas a todo. Los análisis siguen, sosteniendo la economía personal de los especialistas que los hacen. Luego, aparecen los que declaran que los males que nos aquejan son “oportunidades”.

El 2015 será mejor que el año anterior siempre que nos dediquemos a poner remedios específicos para los millones de compatriotas que sufren las carencias diarias. Esta labor es callada pero más eficaz que contentarnos con describir las verdades de nuestros males o con criticar las faltas de los demás.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí