Las elecciones que vienen

0
145

Frente a los comicios del próximo año en algunos estados conviene hacer varias reflexiones:

1. Es reciente nuestra democracia, tenemos poca experiencia en ese estilo de vida y forma de gobierno, y solo quienes alcanzan mayor votación hablan de “fiesta cívica”, porque los perdedores acusan de “fraude” y exigen cambio de legislación y de funcionarios.

Las democracias consolidadas tienen antecedentes de siglos, aquí hace 30 años había un monopolio político paternalista —autoproclamado “heredero de la Revolución”— que al amparo de reglas no escritas”, e ilegales, realizaba y decidía por sí y ante sí los comicios.

-Publicidad-

2. La relación entre gobiernos y sociedad fue corrupta y corruptora: los ciudadanos toleramos los abusos de gobernantes a cambio de privilegios y de políticas asistencialistas —para pobres y ricos— apostando unos y otros a la impunidad. Por eso han sido deportes nacionales la rapiña de funcionarios frecuentemente coludidos con particulares, la evasión de impuestos, los crímenes y los desmanes callejeros.

3. Estamos corrigiendo mucho de la vida pública: tenemos mejores normas y prácticas, más transparencia gubernamental y mayor participación y exigencia de la sociedad frente a sus autoridades. Existe un sistema electoral con leyes e instituciones que garantizan la participación —directa e indirecta— de los ciudadanos en las discusiones y decisiones sobre lo que nos incumbe. Competencia, pluralidad y alternancia son realidad.

4. Sin embargo, a pesar de los avances, señalo tres graves problemas que urge superar:

UNO. Cuando el poder y el gasto público los controlaba un grupo, a él se adherían los corruptos; ahora el poder, el gasto y los corruptos están diseminados. Ello exige de los ciudadanos el cumplimiento de nuestros deberes, un verdadero compromiso social, apoyo y reclamo fundados a quienes nos gobiernan, y menos gimoteos. A las autoridades: cumplir y hacer cumplir la ley. Así de claro.

DOS. La legislación electoral está basada en la desconfianza, tratando de evitar tropelías y, no obstante, la impunidad que aún cubre el triunfo de los abusivos ha propiciado que, para ser todos competitivos, proliferen campañas con gasto mayor al permitido, y muchas trampas publicitarias en busca de adeptos.

TRES. Si el crimen organizado ha intervenido directa e indirectamente en la conformación y ejercicio de gobiernos en muchas partes del país, la amenaza actual es real y grave.

5. Habrá más autodenominados “candidatos independientes”, algunos deslindándose de su pasado y ofreciendo el paraíso.

Por todo lo anteriormente señalado, debemos someter a rigurosos escrutinios vidas, propuestas y estilos personales de líderes y candidatos; valorando su disposición para escuchar; su capacidad para convencer, no para imponer; su decisión de dialogar, no de injuriar y su vocación para sumar, en vez de dividir. Así evitaremos caer en el engaño de mesías autócratas, demagogos, psicópatas, ineptos y ladrones. Recuerde: el iluso, termina desilusionado.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí