La silla vacía

0
186

Antier  tuve le encomienda de llevar la representación de  COPARMEX Michoacán en el informe que rindió el presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, a mi lado, el lugar había sido reservado para el representante de un importante organismo público… sin embargo el personaje nunca llegó y la silla quedó vacía. Hecho que me hizo reflexionar seriamente…

No se trata de un fenómeno nuevo. En muchos ámbitos la ausencia gubernamental es evidente… la ausencia de autoridad, una constante. El descrédito y desconfianza, frutos de la corrupción política, lacera las instituciones, las socava…las vuelve huecas…las vacía. Así a pesar de estar físicamente ocupadas, en realidad están solas, abandonadas…truncas. Esas sillas, esos espacios que a base de traicionar y renunciar al servicio público y a la búsqueda del bien común… tan comprometedor y arduo – pues implica buscar el bien del otro con prioridad sobre el propio-, pierden sentido… legitimidad.

En algunas ocasiones el ocupante no tiene la culpa, es resultado solamente de su mediocridad… en otras, existe afán de poder, notoriedad, fama… sin embargo todas igual de efímeras e insensatas.

-Publicidad-

Y la realidad nos adormece y nos acostumbra… volviéndonos incapaces de reaccionar frente a un sistema político surreal, injusto e inmoral…y las sillas vacías….y al mismo tiempo abarrotadas, deseadas hasta la muerte, peleadas… pero postizas, orgullosas y ciegas… sucias y rotas… indignas. Incapaces de motivar a quienes las ocupan a dejar lo mejor de sí y dotar de contenido su existencia. Su uso y abuso cada vez más público, más cotidiano…más vil, pero más tolerado.

Vacías de contenido y de grandes ideales… carentes de pasión, pero llenas de exceso y vanidad. Utilizadas a menudo para escalar a otras más grandes y valiosas…usadas. Ni compromiso ni responsabilidad, mucho menos trascendencia y continuidad, solo continuismo de una a otra para mantener las prerrogativas incluso sin haber terminado el periodo, con licencia…sin soltarla.

Veo en mi país y en mi estado muchas sillas vacías…unas por incompetencia e incapacidad, otras por insaciable ambición y corrupción, incluso por miedo…y otras…simplemente vacías por ausencia… por omisión.

Hoy México y Michoacán son el resultado de haber tolerado esas sillas vacías- con gente o sin gente-, en un caso por irresponsabilidad ciudadana y en los otros por cobardía o dejadez social, da igual!… hemos permitido que estén vacías…ocupadas por cualquiera…


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí