La nueva mordida

0
191

Estamos frente a un reglamento de primer mundo con serios problemas de aplicación y autoridades poco confiables.

El nuevo Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México es complemento de la Ley de Movilidad que impulsó el PAN en la ALDF.

Sin embargo, estamos frente a un reglamento de primer mundo con serios problemas de aplicación en una ciudad sin infraestructura, con reglas de convivencia vial de cuarta y autoridades poco confiables.

El gobierno local asume que 120 días, los que se ha fijado como plazo para echarla andar, son suficientes para modificar mañas y malas costumbres, para lograr un cambio cultural en el peatón, el ciclista y los conductores, y basa el éxito en el incremento de las multas. Es justo lo que más preocupa, que se convierta en el nuevo reglamento de la mordida.

-Publicidad-

Con este reglamento, por ejemplo, saldrá más caro una infracción por ir texteando en el celular que manejar borracho, son de dos mil 100 a dos mil 500 de multa. Es cierto que el mayor número de decesos por accidentes viales están vinculados a actividades que distraen al conductor, como utilizar el celular, pero la pregunta es: ¿cómo resuelve la multa este problema? y ¿cómo probará el policía que el conductor estaba texteando? Cada infracción será un minilitigio, y cuando el policía lo gane, lo siguiente es la mordida o ¿el conductor preferirá el soborno o pagar la multa?

Algo muy similar ocurrirá con la sanción sobre el Uso excesivo del claxon que es de 350 a 699 pesos, porque la sanción dependerá del criterio del oficial, de su buen oído y hasta de su buen humor. Asimismo, con las nuevas velocidades máximas ¿se equipará con radares para detectar a los infractores o será a ojo de buen cubero? Salvo que sea muy evidente la violación, mucho me temo que habrá discusión, pleito y mordida.

Aquí es importante señalar que si el agente vial llega a considerar que en un minilitigo el infractor le insulta, denigra o golpea, serán dos mil 97 pesos más de multa. Por supuesto que esto en nuestra cultura vial apunta a fortalecer esa costumbre que llaman “arreglarse mejor por las buenas”.

Por otro lado, el reglamento no obliga al GDF a cumplir con su parte. Para que el reglamento Región Uno funcione en la CDMX Región Cuatro se requiere señalización clara y precisa, pero ni en Masaryk, que presumen como la avenida más moderna de la ciudad, pudieron señalizar bien, vamos, ni poner sin errores los nombres de las calles, así está lo demás.

Una consideración fundamental más que señalar, este reglamento sólo está pensado para ciertas zonas del DF. No imagino a los agentes regañando ciclistas por ir en sentido contrario en las empinadas calles de las barrancas de Álvaro Obregón, o en las avenidas de Tláhuac persiguiendo motociclistas tratando de multarlos hasta con dos mil pesos por circular en carriles para el transporte público si es que los hubiera trazados, o en Iztapalapa atrapando infractores por girar en vueltas continuas prohibidas, igualmente suponiendo que hubiera un letrero que las señale.

Me temo que el GDF no le está dando la seriedad que merece la difusión de una campaña cívica que debiera comenzar en las primarias, secundarias y preparatorias, que son los mejores aliados del cambio.

Ciento veinte días no alcanzarán para que la mayoría conozca el reglamento, para señalizar, ni balizar adecuadamente, mucho menos para vencer resistencias y acabar con la mordida.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí