La mansión que hundió a Rocío Nahle: Y AMLO la defiende para no perder Veracruz

0
49

La polémica casa de Nahle en el exclusivo fraccionamiento El Dorado, en Boca del Río, es vista como una burda copia de la «Casa Blanca».

Todos recordamos el escándalo de «La Gaviota» y su hermosa casota blanca, un verdadero escándalo mediático y de corrupción: la esposa del presidente Enrique Peña Nieto se encontró en medio de una tormenta política en la que, a pesar de todas sus estrategias para el control de daños, le impidieron habitar esa magnífica mansión.

Durante ese escándalo, los críticos de ese entonces y que ahora gobiernan, clamaban por sangre y se rasgaban las vestiduras.

¡Cómo cambian las cosas! Ahora tener una casa cuyo precio es inaccesible con el salario que dicen recibir es considerado normal. No se considera aspiracionista y, sobre todo, no convierte a sus propietarios en corruptos.

-Publicidad-

Rocío Nahle, exsecretaria de Energía y ahora candidata de Morena para la gubernatura de Veracruz, está en el ojo del huracán. Siguen apareciendo evidencias de las trampas y triquiñuelas que cometió durante su gestión, lo que pone en evidencia lo que será su «honesto» estilo de gobernar.

Se trata de una mansión blanca con 540 metros cuadrados construidos, que tiene un costo comercial de 15 millones de pesos. Por su ubicación en una zona fifi, auténticamente fifi, su valor puede llegar a los 20 millones de pesos.

La pregunta es: ¿Cómo demonios hizo la princesa, hija del rey Obrador, perdón, del rey Midas, para adquirir semejante casa si no pudo hacerlo mientras era Secretaria de Energía? ¿Cómo pudo hacerlo si al mes ganaba menos que el presidente? O al menos eso decía. Su sueldo mensual era de $137,203.42, es decir, $1,646,441.00 pesos mensuales.

Las escrituras del inmueble están a nombre de su esposo y ya no hay vuelta atrás. La inexplicable forma de poder financiar esa propiedad desmiente la cacareada «pobreza franciscana» de los gobernantes de este sexenio.

Los hijos del presidente que, de la noche a la mañana, se vuelven millonarios cuando nadie les conocía una forma honesta de vivir.

Tráfico de influencias, sobres amarillos, casas grises y blancas, bodas millonarias, cientos de miles de muertes, cinismo y putrefacción moral.

Pero finalmente todo eso tiene un precio, y ahora, tras ofender al pueblo veracruzano, primero con un gobernador inútil y vengativo y ahora con una supuesta sucesora cuyas trampas salen a la luz, han hecho que el pueblo veracruzano alegremente los mande al rancho de su líder y cambien de gobierno.

Hoy Veracruz está perdido para Obrador y su pandilla.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí