La carta de Juan Collado reveló pique entre Scherer y Sánchez Cordero

0
1067
AMLO Julio Scherer

El presidente Andrés Manuel López Obrador trató en la mañanera de este 28 de febrero el caso de la carta que recibió por parte del abogado de Enrique Peña Nieto, Juan Collado, que podría inculpar a su exconsejero jurídico Julio Scherer, a una presunta extorsión para poder quedar libre.

Además, el documento sacó a la luz pública la mala relación que tenían al interior de la administración federal el mismo Scherer y la entonces secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, disputa que provocó la salida de ambos de sus cargos y permitió la llegada de Adán Augusto López a la Segob.

Inicialmente, los periodistas presentes le cuestionaron si Scherer dejó la Consejería por el caso de Collado, pero el presidente confirmó que el motivo real fue la mala relación entre ambos funcionarios.

“No tenían buena relación y yo necesitaba que me ayudaran para atender asuntos de tipo político, de relación con gobernadores, incluso con el Poder Judicial, con la Fiscalía; que hay asuntos de Estado; Ayotzinapa o los amparos y necesitamos relaciones en lo fundamental, en lo básico cuando está de por medio el interés general con el Poder Judicial y necesitaba yo a una gente como Adán, para resolver.

-Publicidad-

“Y buscando que los equilibrios, se decidió también lo de la Consejería Jurídica para resolver problemas”, abundó.  “La licenciada Sánchez Cordero, una muy buena persona, una profesional, pero habían discrepancias, y yo necesito tener a quien me ayude por entero y que se dedique en armonía con la Consejería Jurídica y con otras áreas, a resolver problemas, atender problemas”.

Olga Sánchez Cordero dejó la Segob el 26 de agosto de 2021, mientras que Julio Scherer lo hizo una semana después, el 31 de agosto, en la víspera del Tercer Informe de Gobierno.

Luego de los movimientos, el presidente señaló que necesitaba a alguien como Adán Augusto López, porque tiene el perfil político que necesitaba para la Secretaría de Gobernación.

“Necesitaba yo a una gente como Adán para resolver y buscando los equilibrios se decidió también lo de la consejería jurídica para resolver problemas”.

La carta de Collado, el nuevo escándalo de la 4T

Durante el fin de semana, Juan Collado demandó a Julio Scherer por extorsionarlos para que pudiera salir libre. El abogado incluso dijo haber entregado dinero a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), entonces a cargo de Santiago Nieto, para quedar libre.

Sobre sus acusaciones, el presidente López Obrador aseguró que Collado debe pagar por los delitos que lo mantienen preso y aseguró que no se puede señalar a Julio Scherer por esta acusación sin que haya pruebas en su contra.

Juan Collado, conocido como el abogado del poder en México, permanece preso desde julio de 2019. Este fin de semana acusó a Scherer, y cuatro abogados de su entorno por los delitos de:  extorsión, tráfico de influencias, asociación delictuosa y lavado de dinero.

La acusación fue publicada por Animal Político y Reforma este lunes y en ella señala que sus abogados defensores tuvieron vínculo cercano con Scherer. Además, señaló que le pidieron unos 2 mil millones de pesos para quedar libre y por ello tendría una audiencia este lunes, pero se pospuso hasta el 8 de marzo. El exconsejero jurídico de la Presidencia negó la acusación.

Collado aseguró que una serie de abogados cercanos al consejero le ofrecían beneficios a cambio de dinero, garantizados de alguna forma, por tener una relación cercana con él. Entre los abogados que defendían a Collado está Juan Antonio Araujo, quien admitió haber trabajado con Scherer. Este llevó al abogado preso el mensaje de que la única forma en la que podría salir de la cárcel sería vendiéndoles su empresa Caja Libertad, a un precio muy por debajo de lo real.

Además de Araujo, están vinculados al caso los abogados César Omar González Hernández, Isaac Pérez Rodríguez y David Gómez Arnau.

La acusación, presentada ante la Fiscalía el pasado octubre, indica que Collado dio 10 millones de pesos para frenar una investigación en su contra desde la UIF. Además, dijo haber pagado 1.3 millones de dólares, así como un pago final de 2 mil millones de pesos como acuerdo reparatorio, una modalidad frecuente en los grandes casos judiciales de este sexenio, como el de rey del acero, Alonso Ancira, quien pagó 216 millones de dólares para quedar libre.

Scherer dijo que esta acusación es una “inferencia de mala fe”, aunque admitió haberse reunido con los hijos de Collado. “En efecto, recibí a los hijos del señor Collado a solicitud expresa de ellos. Turné el asunto a la Fiscalía General de la República, por ser de su competencia. No conozco personalmente al señor Collado, ni estoy enterado de las conversaciones de éste con sus abogados”.

Collado presentó una carta escrita por él mismo, que envió al presidente en diciembre de 2020 solicitándole que Scherer fuera el intermediario para negociar un acuerdo de reparación.

“Tenemos mucha fe en que el licenciado Julio Scherer Ibarra pueda ser el canal, si usted otorga su consentimiento, para encontrar una forma jurídica alterna para solucionar los diversos procesos que tengo en mi contra. Deseo expresar mi compromiso para acudir a la justicia penal restaurativa e iniciar la celebración de los acuerdos reparatorios para concluir satisfactoriamente en el marco de la ley mis expedientes”, señala el documento presentado por Reforma.

Scherer Ibarra está acusado por otros casos similares: El abogado Paulo Díez Gargari lo denunció a principios de febrero por asociación delictuosa, ejercicio ilícito del servicio público y tráfico de influencias, presuntamente por crear una red de funcionarios públicos, abogados y asesores financieros que ofrecían “beneficios indebidos” para empresas como Aléatica, antes OHL.

Collado, por su parte, permanece en prisión sin sentencia después de dos años y medio, acusado por supuestamente formar parte de un entramado ilícito que habría movido decenas de millones de pesos en México, España y Andorra, por lo que cobró 2009 y 2013 45.9 millones de dólares de empresas utilizadas por el Cartel de Sinaloa para lavar dinero. Además, su familia habría ocultado millones de euros en una cuenta en la Banca Privada d ‘Andorra.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario