¿Qué pasa en México? Más de lo mismo

0
183

Sigue muy activo el Congreso de la Unión, una iniciativa con más de un año detenida y congelada, súbitamente sale y en una sesión la Cámara de Diputados le presenta en primera y segunda lectura, se aprueba,  es la reforma Constitucional para crear el Sistema Nacional Anticorrupción, claro solo había 436 diputados de 500 por andar de campañas o pidiendo licencias para ir a otro cargo.

Que maravillas veremos de hoy en adelante, más leyes, más candados, más trabas y más atrasos en las políticas, tenemos tantos candados y desconfiamos tanto de nosotros que es un suplicio firmar documentos en los gobiernos, por el “miedo” a caer en una irregularidad, cuando las grandes irregularidades siguen sin castigo, como la línea 12 del Metro de la Ciudad de México.

Veamos lo que ha generado la desconfianza, crear una serie de Instituciones que han fragmentado la autoridad, se ha perdido la institucionalidad gubernamental y ya no sabemos quién es quién o generado organismos de defensa ciudadana pero con tan poca presencia en el territorio nacional que de nada sirven. Y una de las últimas genialidades de la desconfianza y para detener las violaciones a la libertad y a la democracia fue la creación del Instituto Nacional Electoral, generó solo un centralismo endemoniado, con un solo caudillo, el Presidente de México, en lugar de los 32 virreyes que quisieron combatir con su creación y ahora ¿Qué pasa? Los Partidos creadores de la partidocracia y de esta institución ya no creen en la misma, se levantan de la mesa del Consejo Nacional y quieren las cabezas de sus Consejeros y funcionario. Por favor tenemos más de lo mismo.

-Publicidad-

El mejor Sistema Nacional Anticorrupción es la educación desde la primera infancia en la casa, crear verdaderos ciudadanos, crear mexicanos que no ofrezcan mordidas, crear funcionarios públicos que trabajen, crear políticas públicas transparentes, crear los mecanismos en los que se escuche al ciudadano, una mejora regulatoria verdadera que quite las trabas burocráticas, que los Legisladores locales y federales hagan sus trabajos, que los Ayuntamientos presenten ante el ciudadano sus cuentas públicas como manda la ley y sobre todo que las leyes que existen sean cumplidas, QUE NO HAYA IMPUNIDAD.

Lo que fue la Secretaría de la Función Pública y todos los cientos de órganos de Control Internos existentes en México desde que la inventaron para dar certeza al ciudadano y generar confianza, NO HAN SERVIDO DE NADA, solo ha generado gastos excesivos, ¿Se puede ser juez y parte? ¿No es esa una de las principales funciones de la Cámara de Diputados, los Congresos Locales y los Cabildos? Pues que cumplan y se dediquen a representar al ciudadano y no andar con grillas y tonterías.

Hoy se crean a mi parecer dos instituciones más de burocracia uno administrativo y otro de Tribunal, bueno más lo que se genere en las Entidades Federativas. Que gran cambio el de auditar todo y sin límite de tiempo, que gran cambio el auditar recursos federales a estados y municipios, por favor eso se podía hacer sin tanta reforma. Ahora resulta que el funcionario público y los empresarios se tienen que volver decentes por mandato Constitucional, me recuerda mi juventud cuando decíamos, hablando de enfermedades, que el sarampión ya no existía por decreto presidencial. La honestidad y el ser un ser humano decente son de cuna, dirían las abuelitas, “la educación se mama”.

En esta reforma se crea el Consejo Nacional de Ética, pero que creen están nuevamente los involucrados, el Presidente de México, los Titulares de los otros Poderes de la Unión, de los Organismos Autónomos, ah, y un Consejo Ciudadano, de cinco ilustres mexicanos que se hayan destacado en el campo de la transparencia, ya tengo sus nombres, siempre es más de lo mismo serán los que nos cuiden la ética y las buenas costumbres.

Veamos cuantas leyes imperfectas tenemos en México, o sea que hay ley obligaciones, responsabilidades, pero en la ley no indican la penalización, no hay castigos señalados al que comete una falta grave, empezando porque al Presidente de México solo se le puede juzgar por dos o tres cosas, fuera de eso es intocable. Igual sucede con el mal llamado Fuero Constitucional, que se ha ido pervirtiendo hasta caer en lo más cómico. Ese fuero existe como una defensa para el funcionario que lo tiene de que no puede ser juzgado ni castigado por hablar o por sus opiniones, no para que tenga una “licencia de delincuente protegido” y seguimos creando mecanismos salvadores de México a través de reformas Constitucionales.

Por cierto todas esas reformas luego no se cumplen por los mismos que las hicieron y mucho menos sus aplicaciones por el Poder Judicial. ¿Acaso no es un delito violentar la paz pública? ¿No es un delito atentar contra la propiedad privada? ¿No es un delito la destrucción de monumentos históricos? ¿No es un delito hacer cosas distintas para las que uno fue contratado? Y con todos esos delincuentes ¿Quién actúa? Nadie la impunidad sigue su curso.

Por eso y por mucho más aprendamos a ser ciudadanos que exijamos, que nos escuchen aprendamos a elegir a nuestros gobernantes y que nos rindan cuentas, por eso es bueno la reelección inmediata, sirves te quedas, no sirves te vas. Menos leyes, menos regulaciones, más educación y un poco más de progenitora es lo que se necesita en México.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí