¿Qué hay de positivo en México?

0
218

A raíz de la publicación del artículo sobre aspectos positivos en la economía de México, algunos de mis escasos lectores se han comunicado solicitando, casi exigiendo, que se escriba más sobre asuntos positivos, no sólo en la economía, sino también en lo político, lo jurídico y lo social, para atenuar un poco la percepción negativa que se tiene de que México está inmerso en una crisis de la que difícilmente saldrá, por lo menos en el corto plazo, y de que todavía no se toca fondo, antes bien que todo tiende a empeorar.

Y hay razón en todo ello, pues las noticias, los artículos y comentarios en los medios de comunicación y en los ámbitos políticos y empresariales, y hasta en las charlas de café, son tan deprimentes que pareciera que no tenemos salida. Sin embargo, se tienen ya, y se vislumbran varios factores que la sociedad y los gobiernos pueden y deben aprovechar para cambiar la impresión y ver hacia arriba y hacia el futuro en la búsqueda de un México y de un Sinaloa más positivos; veamos algunos:

  1. Todo México ha tomado conciencia de la necesidad de combatir la corrupción para lo cual se requieren planteamientos como:
    • Reformas a las leyes anticorrupción, a la de Responsabilidades de Funcionarios Públicos, incluyendo sanciones administrativas, económicas y penales; no permitir la impunidad.
    • Exigir Declaraciones Patrimoniales Públicas del funcionario, su esposa e hijos, coordinándolas con las declaraciones fiscales, las cuentas bancarias y el Registro Público de la Propiedad.
    • Establecer órganos de vigilancia y control, tanto internos como externos en los que participen ciudadanos no comprometidos con el poder público.
    • Vigilar especialmente la obra pública desde las licitaciones, las contrataciones, la ejecución de las mismas y su entrega y finiquito, utilizando testigos sociales, usuarios simulados y atendiendo a los ciudadanos afectados por su construcción.
    • Implementar auditorías de acompañamiento durante la ejecución de las obras, que permitan corregir a tiempo los problemas y no esperarse hasta que se termine la obra, con facultades para sancionar las irregularidades.
  2. Existe en la sociedad y en los gobiernos la conciencia de la Transparencia y la Rendición de Cuentas, para cuyo cumplimiento se requiere:
    • Revisar la legislación actual y crear otras más precisas, que incluyan sanciones y castigos a los funcionarios que no cumplan.
    • No quedarse en la idea de que el gobernante sólo está obligado a presentar un informe anual, sino que, aprovechando los medios de comunicación, las redes sociales y en general los medios electrónicos otorgar informes antes, durante y después, sobre las decisiones púbicas, su desarrollo y sus resultados.
    • Establecer dependencias en los tres órdenes de gobierno y en los tres poderes para atender las denuncias y quejas de los ciudadanos e iniciar las investigaciones, por lo menos en primera instancia.
  3. El Despertar de la Sociedad:
    • Ahora, como nunca, la sociedad está consciente de la necesidad de gobiernos confiables, honestos y que cumplan con las leyes.
    • Autoridades y sociedad deben propiciar y estimular la creación de organizaciones sociales para vigilar desde afuera el gasto público, el cobro de impuestos y las decisiones de funcionarios y dependencias de los gobiernos.
    • La sociedad está exigiendo que se establezca con claridad cuales dependencias e instituciones serían las encargadas de recibir y atender las denuncias, quejas y aportaciones de los ciudadanos y organizaciones sociales, así como de las sanciones a los infractores de la normatividad.
    • La sociedad ahora exige, no solo estar enterada, sino también, participar en los comités, comisiones y órganos de vigilancia y control que se establezcan en los gobiernos.
    • No menos importante, la sociedad exige a los legisladores, planteen la legislación necesaria que propicie y proteja las acciones ciudadanas de participación, denuncia y castigo a funcionarios que no cumplen con la ley.
  4. El “despertar” de los gobernantes:
    • Empieza, apenas empieza, la conciencia en los gobernantes de que no pueden gobernar bien sin la participación de la sociedad y de que como funcionarios públicos deben rendir cuentas e informar ampliamente a la sociedad y de que cada vez habrá menos “asuntos de seguridad nacional”.
    • Los gobernantes y los políticos deben ser conscientes de su servicio a sus votantes y a la sociedad en general, así como de cumplir sin excusas la ley.
    • Los gobernantes y funcionarios públicos deben presentar sus declaraciones patrimoniales, fiscales y bancarias, de ellos y de sus cónyuges e hijos, e informar oportunamente a la sociedad y a los órganos competentes cuando tengan algún conflicto de interés personal, familiar o de amistad cercana.
    • Los gobernantes y funcionarios públicos han de aceptar sin cortapisas que deben ser vigilados y auditados, criticados, denunciados y ser sujetos a juicio, en su gestión pública.

Por motivos de espacio, quedan pendientes de comentar los siguientes puntos:

-Publicidad-

5. Los Partidos Políticos y los candidatos también deben despertar

6. El Despertar de los Medios de Comunicación

7. El Despertar de las Universidades

8. La evaluación de las candidaturas independientes

9. La posibilidad de legislar sobre el Referéndum, la Revocación del Mandato y la elección en segunda vuelta.

En general, depende de los ciudadanos y de la sociedad, aprovechar estas posibilidades en la búsqueda de un mejor gobierno y una sociedad más participativa.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí