Independiente, la nueva mayoría

0
158

Una encuesta reciente realizada por El Universal muestra que un sector mayoritario de la ciudadanía se califica como independiente, dejando en porcentajes menores a 20% al grupo que se identifica con la opción partidista que reunió la siguiente calificación. Esto es parte de una dinámica electoral que demuestra que el apoyo hacia los partidos va en franca decadencia, en contraste con el surgimiento de candidatos sin partidos y otros fenómenos relacionados con las urnas.

Nueva mayoría

La encuesta de El Universal, como antes la de El Financiero, reflejan que los electores se alejan de los partidos tradicionales y se enfocan más en los candidatos. La última medición nos ofrece entre los resultados de sus entrevistas que los ciudadanos que se identifican con el bando independiente suma 59% de las respuestas, en contra del 17% de los que se dicen priístas, 11% de los panistas y 4% para perredistas y de Morena.

Es decir, los cuatro partidos más importantes del país no reúnen la mitad de las menciones respecto a la identidad partidista entre los ciudadanos consultados por el diario referido, llegando a casi 60% las menciones sobre la identificación con los independientes.

En este punto, la tendencia es hacia la alza, pues en 2010 las personas que decían que se identificaban con lo independiente sólo era de 37%, llegando con el paso de los años a la cifra mencionada.

-Publicidad-

Otro dato que viene a reforzar la idea de que los partidos se enfrentan al rechazo ciudadano, tiene que ver con los porcentajes respecto a las opiniones positivas y negativas del elector. En este apartado, los institutos políticos mejor calificados fueron el PRI con 26%, seguido de Morena y el PAN con 25% y el PRD con 20%. Lo anterior refleja que sólo una cuarta parte de los ciudadanos aprecia en forma positiva a los partidos políticos más grandes, y que una quinta parte de los mismos califica de esa manera al principal órgano de la izquierda.

Respecto al dato de las opiniones negativas, el Tricolor es el que más rechazo genera en las respuestas de opinión “mala” y “muy mala”: 27% y 17% respectivamente, seguido por el sol azteca con 27% y 5%, el azul con 25% y 5%, y Morena con el 16% y el 5%. Cabe agregar que el verde suma en este apartado 19% y 5% de consideraciones negativas por sólo 25% de positivas.

Otro aspecto relevante de la encuesta tiene que ver con lo distinto que son los porcentajes de votación, de acuerdo a las respuestas de los entrevistados, cuando se menciona el nombre de algunos aspirantes. Así, que Andrés Manuel López Obrador, Margarita Zavala, Miguel Ángel Osorio Chong o Jaime Rodríguez Calderón encabecen las preferencias ciudadanas, a dos años de distancia de la elección, no hace sino reafirmar que el principal interés del elector respecto a los comicios es por los candidatos que postulen los distintos partidos.

Algunos dirán que eso es una tendencia internacional, pero si nos detenemos a pensar que sucede en México nos podemos dar cuenta que en tanto los partidos gozan de un desprestigio ganado a pulso, los candidatos emergen como la respuesta a las necesidades ciudadanas, como ha sucedido en las pasadas elecciones federales y estatales en las cuales los independientes generaron una gran expectativa ganando una gubernatura, una presidencia municipal, una diputación federal y otra local, con personajes como el propio Rodríguez Calderón, Manuel Clouthier, Pedro Kukamoto o Alfonso Martínez.

Pero ante el panorama descrito, ¿qué hacen los partidos? Al parecer continúan en su dinámica de ser representantes de interese de grupo, pues por la cantidad de conflictos internos que han tenido en los procesos de postulación de candidatos, no se aprecia alguna modificación en su actuar.

El reto ahora, por las cifras de la encuesta comentada así como de otras, es que los partidos deben cambiar y trabajar más en su imagen. Las declaraciones recientes de Margarita Zavala acerca de que estará en la boleta electoral en 2018 “con el PAN o sin él”, sólo demuestra que incluso para los aspirantes a un cargo de elección popular los partidos son desechables, pues ahora es posible que un ciudadano prescinda de la estructura de estos institutos y participe en unos comicios con posibilidades de triunfar.

Pero en lugar de que se presente un cambio por la forma en que el ciudadano responde a este tipo de temas, los dirigentes de los partidos insisten en seguir usando unas plataformas desgastadas para afianzar su promoción personal, lo cual también la encuesta demuestra que ya no es eficiente, pues en el caso del PAN Ricardo Anaya ha aparecido en los spots que, como prerrogativa, tiene el azul para acabar con 17% de las preferencias entre panistas contra 42% de Margarita Zavala; en población general, los porcentajes son 11% contra 33%.

Así que si esto no es suficiente estímulo para empezar a pensar en un cambio radical, lo que podría seguir es que los partidos se enfrenten, como la vaquita marina, al peligro de la extinción.

Del tintero

Hoy, 10 de marzo, se cumple un año de la toma de protesta de Eduardo Medina Mora como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Al parecer el balance es algo esperado, pero no parece que vaya a darse esa muestra de transparencia del cuestionado ministro.

Twitter: @AReyesVigueras


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí