Chacho ya no pintó; vamos por esos votos: Corral

0
194

Cuestionado sobre si su persona y aspiración a la candidatura a gobernador de Chihuahua, no son “más de los mismo” como suelen decir desde su partido, el Partido Acción Nacional (PAN), cuando un político contrario repite en una contienda política, Javier Corral Jurado justifica su retorno a las boletas electorales por su experiencia y porque considera no ser un improvisado.

De lograr la candidatura de su partido, Corral Jurado tendrá una segunda oportunidad para buscar la silla del Palacio de Gobierno, luego de que en el 2004 fuera derrotado por el priísta José Reyes Baeza Terrazas por alrededor de 150 mil votos.

A diferencia de aquella precampaña en la que al interior del parido compitió para lograr su momento, en esta dice que el momento fue quien lo escogió a él, pues como es sabido, desde tiempo atrás había descartado su participación en el proceso interno. Sin embargo, asegura que su posicionamiento fue creciendo en el estado conforme se iban acomodando los nombres de personajes de otros partidos.

-Publicidad-

“La gente esperaba que fuera yo su candidato y eso lo confirmó la encuesta –una auscultación que entre la militancia panista ordenó la dirigencia nacional para elegir a quien obtuviera el más alto porcentaje de aceptación- y por eso es que participo de nuevo”, justifica.

En la encuesta, que cerró el 3 de febrero pasado, participaron María Teresa Ortuño Gurza, Carlos Angulo Parra, Carlos Borruel Baquera, Juan Blanco Zaldívar y Javier Corral Jurado.

Dice que hoy, en esta segunda ocasión, se siente más preparado para gobernar Chihuahua, más listo, dotado de mejores elementos, “incluso más allá de la experiencia que me da una carrera legislativa de 18 años, en las que en todo momento ha sido de interés público, porque no hallarán posiciones mías ni iniciativas que haya reformado o adicionado o reformas constitucionales que haya impulsado de las que un chihuahuense no pueda sentirse orgulloso”.

Corral Jurado Nació el 2 de agosto de 1966 en la ciudad norteamericana de El Paso, pero aclara que desde las 72 horas de nacido es juarense.

“Las mamás, cuando piensan en los hijos, lo primero que piensan es que les vaya muy bien y por consiguiente los alumbran en El Paso, porque con un acta de ahí suponen que habrá mejores oportunidades en la universidad y el trabajo.  Esa fue la lógica de mi mamá, como otras muchas mamás, pero cuando tomé la rienda de mi propio destino, renuncie a la ciudadanía norteamericana allá por el 1990”, reveló el político que milita en el PAN hace 33 años.

Cuenta que desde los 11 años participa en actividades periodísticas y que su persona salió a la luz como tal cuando, en aquellos años, por diferencias con el propietario del Canal 5 de Televisión, Pedro Meneses, despidieron al conductor de noticias Arnoldo Cabada, acción que consideró un atentado en contra de la libertad de expresión.

De ahí se refugiaron en el Canal 14 y recuerda que estivo muy pegado al proceso de las gestiones que Arnoldo Cabada corrió ante el entonces presidente de la República, José López Portillo, para lograr la concesión del Canal 44, de tal suerte que su nombre y firma figuran en el acta constitutiva de dicha empresa, junto a los nombres y firmas de Gonzalo León Meza, Porfirio Gutiérrez, Armando Chacón, Luis Pérez, Luis Arnoldo Cabada de la O, Martha Alvídrez de Cabada, Celso Flores Molina, Mario Legarreta Hernández y otros más.

Entrevistado por La Opción en sus oficinas y casa de campaña, Corral Jurado acota que lo anterior son grandes acuerdos no solo de unidad, sino de madurez política porque supieron pasar por encima de sus muy marcadas diferencias para lograr el mayor de recuperar Chihuahua, “en un momento en que hay una enorme irritación social por la corrupción política y el abandono y el cinismo con que se ha gobernado en el presente sexenio”.

Cuestionado sobre los resultados de la encuesta comentada, la cual para el resto de los partidos políticos no fue otra cosa que el clásico “dedazo”, práctica común en el PRI que al PAN siempre criticó, el entrevistado sostiene que su persona alcanzó arriba el 60 por ciento de la aceptación de la militancia y que eso lo viene comprobando cada vez que visita algún lugar de cualquier municipio, donde por más diferencias que haya entre los grupos por la disputa de posiciones a una presidencia o a una sindicatura, se le acercan a brindarle el apoyo a su precandidatura.

Si bien se califica un panista de carácter, que para nada es “monedita de oro” y que en su momento ha sido factor de fricciones y divisiones, también asegura que hoy por hoy en el PAN de Chihuahua existen la motivación, adhesión y madurez suficientes para volver a ganar la gubernatura del Estado, como lo hizo en 1992 Francisco Barrio Terrazas.

“El propio Anaya (Ricardo Anaya Cortés, presidente del Comité Directivo Nacional del PAN) y yo acabamos de participar en la contienda por la dirigencia nación al y ello dejó un gran desgaste al interior mi partido, pero en la práctica de las precandidaturas en los distintos estados eso no ha estorbado para nada. He tenido actos muy buenos que por supuesto no los verán en los periódicos y estoy. Estoy contento porque la gente de dentro y de fuera del partido me ha recibido con afecto, pero lo más importante es que el ambiente que palpo es incomparable y vaya que el termómetro de hace 12 años, los llevo yo”, externó con sonriente y con tono de presunción.

Semanas antes de que el Comité Ejecutivo Nacional del PAN decidiera meter las manos en el proceso interno de Chihuahua, la candidatura a gobernador la disputaban Mario Mata Carrasco, Juan Blanco Saldívar y Jaime Beltrán del Río. Sin embargo, la aparición en escena del aspirante independiente, el influyente empresario José Luis “Chacho” Barraza, hizo encender los focos rojos en el panismo y buscar candidatos de más peso.

Por lo anterior, Corral Jurado confiesa que el que se haya optado por un candidato de unidad, cuya responsabilidad recayó en él y el que los otros cuatro contendientes hayan estado de acuerdo, “por supuesto que tiene que ver con los candidatos sin partido”.

Y es que –explica- la figura del candidato independiente por si sola es novedosa y aunque la gente no sepa que quiere ni quien es, de entrada dicho candidato ya tiene en la bolsa cuando menos seis puntos de la elección, que son ni más ni menos el porcentaje del deterioro que hay en la política de sistema de partidos.

Y acepta lo que a su partido corresponde:

“El deterioro en los sistemas de partidos y el que se ha producido en los últimos años al interior del PAN, es por haber dejado de atajar conductas indebidas, no habernos deslindado a tiempo de conductas desleales a nuestros principios o actos de corrupción. El tratar de tapar el sol con un dedo o justificar que como estamos en elecciones o en el gobierno, no debemos actuar, fue produciendo una impunidad que repitió conductas indebidas”.

Bien hiladas las ideas, el aspirante lleva de nuevo la conversación hacia su nominación, preparando el terreno para abordar lo que en ninguna entrevista deja pasar y que suele llamar “la tiranía que hoy gobierna”:

“Hoy el tiempo me da la razón. Si no hubiera tal crisis del sistema de partido, no se hubiera pensado como se pensó en mi candidatura. He dicho que de todos los independiente que andan por ahí, soy yo el más independiente”.

-¿Duarte, justicia o encono?- se le pregunta-

– Duarte es uno de los casos de corrupción más escandalosos que hay en el país- asienta y ejemplifica:

-Moreira palidece ante el gobernador de Chihuahua. El Duarte (gobernador) de Veracruz, tan mediático a nivel nacional, es un niño frene al Duarte de chihuahua. La fortuna del Duarte de chihuahua es una fortuna multimillonaria y acapara los casos de corrupción más burdos y escandalosos del país.

Aclara que no es encono ni obsesión actuar en contra del gobernador en turno, ni venganza personal, ni revancha política ni rencor, sino un principio de justicia:

“Es un problema en el que el mismo se colocó. Nadie lo convenció de que se hiciera ganadero, hotelero, ranchero, banquero, etc. El caso del banco es el más conocido porque es el que está ahorita más documentado, aunque se han documentado otros”.

Asume que el llevar ante la justicia al actual mandatario estatal no sería ningún acto de encono, sino de justicia, porque asegura que además César Duarte ha incurrido en lavado de dinero no precisamente salido de los presupuestos oficiales.

Advierte que la deuda estatal será auditada para hacer una renegociación porque, de los 43 mil millones de pesos del monto toral, 26 mil le corresponden directamente a la administración duartista y la fecha no han aparecido hospitales, carreteras u obra alguna que justifique ese gasto y que la Federación deberá hacerse cargo de la forma en que avaló una deuda que no tuvo destino claro.

-A sabiendas de que el la existencia del crimen organizado es un hecho, de que el trasiego de droga por el estado es un hecho y que la venta de droga a nivel local es hecho, ¿cómo hará Javier Corral para esquivar la presencia de las bandas criminales y sus tentadores ofrecimientos?- se le preguntó a rajatabla.

-Los esquivaré con la misma acción de la ley; no hay otro recurso. A la delincuencia se le tiene que enfrentar. La política puede negocias muchas cosas, pero lo único que no puede negociar es la impunidad o que la ley sea un valor negociable. El delito nunca se negocia- respondió, con el puño crispado sobre la mesa.

De regreso a los temas electorales, Corral Jurado se muestra seguro de ganar la contienda el 5 de junio próximo, en primer lugar porque para él sólo hay adversario “y se llama Serrano-Duarte”.

En cuanto a José Luis Barraza, el panista sostiene que no sería éste capaz de encarcelar a quienes dispusieron a su antojo del erario estatal.

“Estoy convencido que no lo haría, simplemente ese sector está impedido para actuar contra Duarte Jáquez porque son intereses multimillonarios los que están alrededor. No lo van a hacer, pueden decirlo, pero no lo van a hacer. No son capaces de ponerle nombre y apellido porque cuidan sus negocios y no a la gente”.

Para terminar, Corral Jurado remata:

-El adversario a vencer es Duarte-Serrano porque Barraza no va a pintar; ya no pintó. Vamos a ir por los seguidores de Barraza a plantearles que no vayan a mal utilizar su voto, que lo conduzcan a la posibilidad de un cambio, que nos otorguen su confianza, que revisen nuestras propuestas. Es falso lo que dice Barraza de que todos los políticos son iguales, que todos los partidos son iguales. Que coteje mi trayectoria política, pues tengo una conducta mucho más limpia e integra que la de él.

Sin duda –dice mientras levanta sus apuntes para seguir la agenda- el gran adversario Duarte y su candidato Serrano.

“Cuando vio Duarte que ni Madero ni yo iríamos a la contienda, convenció al presidente Enrique Peña Nieto de que él podía sacar la elección con Serrano y su jefe político lo oyó”-

-¿A su juicio, que hubiera ocurrido en el PRI si desde un principio Usted o Gustavo Madero hubieran manifestado sus intenciones de contender?-

-Seguramente, sin temor a equivocarme, en estos momentos el precandidato del PRI sería: O Graciela Ortiz o Marco Adán Quezada- terminó.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí