‘¡Cómo estaremos, para extrañar a Calderón!’

0
163

No faltó el que empezó a enumerar las iniciativas de Calderón que fueron copiadas por Peña Nieto

A bocajarro, uno de los empresarios soltó lapidario. “¡Cómo estarán las cosas, para que ya extrañemos a Felipe Calderón!”. No hubo risas.

Era la sobremesa de una comida que reunió a empresarios y políticos asustados por la pasividad del gobierno de Enrique Peña Nieto ante la crisis de ingobernabilidad en Guerrero, Oaxaca y Michoacán.

Unos hablaban de miedo, otros de incapacidad y los más moderados justificaban al mexiquense con un poco convincente “falta que haga cambios”. El primero, el que dijo extrañar a Calderón, fue más allá cuando pinchó a los comensales con el pospretérito de habría.

-Publicidad-

—¿Qué habría hecho Calderón si hoy hubiese enfrentado la situación que vive Michoacán, Guerrero y Oaxaca…? Silencio momentáneo hasta que otro dejó caer. “¡Cada presidente en su momento, no se puede comparar..! Pero Calderón sí tomaba decisiones”. Gestos de afirmación.

Y luego vino lo inevitable, las comparaciones. La primera, aún fresca en la prensa de esa mañana; la visita oficial de Peña Nieto a Ciudad Juárez, donde el Presidente alardeó de la reducción en los índices de criminalidad y homicidios en la ciudad fronteriza…

Cuando el tema ganaba espacio en la mesa fue atajado en seco por otro de los presentes, chihuahuense, para mayor seña. “¡Momento…! El programa “Todos Somos Juárez” fue obra y gracia de Felipe Calderón…!” y expuso bondades y logros. Al final dijo que era otra de las obras de Calderón que Peña Nieto ha hecho suyas sin dar el mínimo crédito al michoacano.

Y tienen toda la razón quienes recuerdan que es mérito de Calderón la recuperación de Ciudad Juárez. Y quien tenga duda puede consultar la línea del tiempo de los tuits del ex presidente y encontrará que Calderón escribió 18 tuits sobre Todos Somos Juárez. Pero lo curioso es que los escribió ya como ex presidente.

Y es que Todos Somos Juárez fue impulsado por Calderón las primeras semanas de 2010. Así que el miércoles 14 de enero, cuando Peña realizó su primera visita oficial a Juárez, en realidad saludó con sombrero ajeno. Igual que han saludado con sombrero ajeno gobernadores como César Duarte, de Chihuahua, y Rodrigo Medina, de Nuevo León. Y, en efecto, sin el apoyo directo y decidido del gobierno de Calderón, ni Duarte ni Medina habrían revertido la crisis de violencia e inseguridad que vivieron al inicio de sus respectivas gestiones y que por poco les cuesta el puesto.

Pero la sobremesa no habría estado completa sin la infaltable comparación puntual de los comensales —comparación demoledora—, del manejo económico de los gobiernos de Calderón y de Peña Nieto. El trato fue elogioso para Calderón y despiadado para Peña Nieto. Inflación, gasto público mal manejado, devaluación del peso, cierre de empresas en los estados más pobres, rezago en salud, más impuestos, más corrupción, impunidad galopante para poderes fácticos como la CNTE y la CETEG. La balanza se inclinó con todo lo malo del gobierno priísta, y muchas cosas buenas del gobierno panista de Calderón.

Y no faltó el que empezó a enumerar las iniciativas de Calderón que fueron copiadas por Peña Nieto; el mando policiaco único, la clave única de identidad, el aeropuerto y la compra de los terrenos que Peña Nieto dio como suyos; la reforma energética que Calderón empujó, pero que bloqueó el PRI, los operativos conjuntos para rescatar la seguridad en Michoacán, Guerrero y Tamaulipas; la reducción de plurinominales…

Unos extrañan a Calderón y otros lo dejan solo en Venezuela. ¡Y aún faltan cuatro años! Al tiempo.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí