Guadalajara: ciudad de libros

0
200

La FIL se ha convertido, por derecho propio, en un referente de la conversación pública en México

Esta semana tuve el gusto de visitar la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), la más grande de Iberoamérica y la segunda en el mundo. Hoy termina la vigésima novena edición de esa extraordinaria fiesta de las letras, que una vez más puso a Guadalajara en el mapa global como una verdadera ciudad de libros.

La FIL se ha convertido, por derecho propio, en un referente de la conversación pública en México. En sus salones lo mismo hay premios y reconocimientos, que conferencias de intelectuales, filósofos, periodistas y escritores. Este año la FIL fue el marco de la entrega de Doctorados Honoris Causa a tres mexicanos destacados, que mucho han dado a nuestro país: Juan Ramón de la Fuente, Jean Meyer y Elena Poniatowska; así como el entregado post mortem para Eduardo Galeano. También hubo una excelente presentación del grupo de científicos de The Big Van Theory, quienes usan el humor para divulgar conocimiento entre los jóvenes.

Una de las cosas que más gusto me dio de esta visita a la FIL es sentir la fuerza viva de la industria editorial mexicana. Estoy convencida de que la industria editorial es la industria de la memoria, es la que resguarda la historia de un país, la que educa a las generaciones, la que preserva los idiomas y la que difunde el conocimiento. Promover a la industria editorial es promover el diálogo y el libre pensamiento en una sociedad.

-Publicidad-

En los doce años que el Partido Acción Nacional estuvo al frente del gobierno, se establecieron proyectos que dieron aliento a esta importante industria. Ejemplos hay muchos: el programa de bibliotecas de aula escolar, la publicación de la Ley del Libro, el proyecto para que el Fondo de Cultura Económica se convirtiera en distribuidor de fondos editoriales en otros países, la inversión en las librerías del propio Fondo para hacerlas más numerosas y atractivas, y así brindar un mejor servicio a todos los lectores. Y qué bueno que así fue, porque soy una convencida de que el Estado debe ser promotor y complemento de la actividad editorial, más que su competidor. Tenemos que buscar y encontrar más vías para tener una editorial mexicana vigorosa, que enfrente con éxito los desafíos que plantean la competencia global y el avance tecnológico.

Sin duda se debe reforzar el presupuesto del Estado y la participación de empresas y de organizaciones sociales así como de grupos ciudadanos en esta materia. También debe buscarse junto con la industria editorial y los libreros la mejora de la llamada Ley del Libro para asegurar que sea una legislación actualizada. Y desde el gobierno tiene que haber una política pública con objetivos claros que impulse a la industria del libro. Asistir una vez más a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara reforzó mi convicción sobre la importancia de este sector para el desarrollo de México.

POR CIERTO. Ayer se celebraron elecciones parlamentarias en Venezuela. Al momento de escribir estas líneas no se conocen los resultados, pero se sabe que la oposición al régimen chavista tiene amplia ventaja en las encuestas y que el gobierno de Nicolás Maduro teme tanto un triunfo opositor, que ha recurrido en días previos a las elecciones a la represión violenta para intimidar a su pueblo y mantenerse en el poder. Tiene toda la razón Leopoldo López, líder de la oposición venezolana, encarcelado injustamente, cuando ha dicho en Twitter a sus seguidores que hay que tener “fuerza, coraje, inteligencia, organización y mucha paciencia, recuerden: el que se cansa pierde!”. Sólo así se puede enfrentar con éxito a gobiernos corruptos y autoritarios. Hago votos porque el pueblo venezolano logre despertar de esta larga noche. ¡Adelante Venezuela!


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí