Felipe Zamora Castro: Un Luchador por la vida

0
213

Decidió convertirse en el abogado de los nonatos que eran ya abortados legalmente en la Ciudad de México

El 11 de noviembre de 2011, falleció en trágico accidente, junto con su jefe y otros funcionarios, el abogado Felipe de Jesús Zamora Castro. Era Subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos en la Secretaría de Gobernación mexicana. Para la comunidad defensora de la vida, es una gran pérdida.

Felipe, en su faceta periodística de opinión, colaboró varias veces en Yoinfluyo.com. Seguía los pasos de su padre, el experto periodista Esteban Zamora Camacho, quien ha sido editorialista en el portal de Yoinfluyo.com y otros medios.

Felipe tuvo una excelente carrera como abogado en el sector público y en el ejercicio privado de la profesión. Luchó a favor de los derechos humanos, pero sobre todo del derecho primigenio: el de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

-Publicidad-

En sus funciones jurídicas en la Cámara de Diputados, al modificarse el artículo 14 de la Constitución General para eliminar la pena de muerte, se retiró de la misma la mención del derecho a la vida. Insistió Felipe en que ese aspecto debería permanecer, pero se le respondió que no era ya necesario, por abolirse la pena capital.

Dicho artículo, en su segundo párrafo, iniciaba diciendo: “Nadie podrá ser privado de la vida, de la libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos”. Ahora sólo dice: “Nadie podrá ser privado de la libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos”. La modificación constitucional fue errónea.

Felipe Zamora pensaba muy inteligentemente en otro aspecto vital: la prohibición específica de privar de la vida, impediría la aceptación legal del aborto. No le hicieron caso, y el tiempo le dio, lamentablemente, la razón. Cuando se discutió hasta en la Suprema Corte de Justicia de la Nación el aborto en el Distrito Federal, hasta la semana doce de gestación, se alegó precisamente que la Constitución no otorgaba el derecho a la vida, ese que Felipe Zamora pedía a los diputados que dejaran intacto, sin leyes ni procedimientos para aplicar la pena de muerte.

Hay muchas razones jurídicas para demostrar que las leyes mexicanas defienden en una forma u otra la vida, incluyendo la del nonato, pero los partidarios del aborto han insistido en que no es así. La visión del joven abogado Zamora Castro era más que definitiva para los derechos humanos.

En 2008, Felipe Zamora Castro decidió convertirse en el abogado de los nonatos que eran ya abortados legalmente en la Ciudad de México. Para ello dio al nonato sujeto a aborto el nombre de Fer, y con base en la ley, intentó defenderlo, pero la mafia de la cultura de la muerte, como se dice entre los abogados, le dio palo. Felipe sabía que su intento no iba a prosperar, pero quería dejar el precedente, y lo hizo muy bien. Pude seguir de cerca este esfuerzo suyo pro-vida del nonato.

La razón para que Francisco Blake convenciera a Felipe Calderón de nombrar a Felipe Zamora como Subsecretario en materia jurídica y derechos humanos, era precisamente la trayectoria suya como excelente abogado y también como enérgico defensor de los derechos de las personas, algo que Blake conocía muy bien. Era la persona ideal para el puesto.

En su mensaje oficial para informar del fallecimiento del Secretario de Gobernación, Francisco Blake, el Presidente Calderón dijo lo siguiente sobre Zamora Castro: “Hoy, también falleció, por desgracia, mi tocayo, Felipe Zamora, Subsecretario Jurídico de la Secretaría de Gobernación, un joven y brillante abogado sinaloense, de ideas y convicciones profundísimas y admirables, a quien conocí, prácticamente, desde que él era un niño, en el Partido Acción Nacional. Un luchador por la vida y por los derechos humanos, Felipe Zamora fue, a pesar de su corta edad, un hombre extraordinariamente comprometido con México.

“Descanse en paz, con mis sinceras condolencias a su esposa e hijos, y a sus padres, el querido Esteban Zamora, y a todos sus hermanos”.

Quienes creemos en la presencia de Dios, contamos con que Felipe Zamora recibe el justo premio al que se refirió San Pablo para quienes sirven como apóstoles al Señor. Felipe hizo como abogado-articulista una defensa de los grandes valores humanos, que son de origen divino, se lo merece.

Un pésame, nuestras oraciones y la mayor solidaridad cristiana con su padre, nuestro también compañero de la pluma al servicio de Dios, como dijo Felipe Calderón: el querido Esteban Zamora, esposa e hijos y toda su familia.

Para la difícil tarea de defender la vida humana, una vida digna como pregonan y apoyan el cristianismo y gente de buena voluntad, es importante tener presentes a quienes, como Felipe Zamora, se dedicaron a esta apostólica tarea, y persistir ante las grandes amenazas a nivel internacional contra la vida del nonato, del enfermo terminal, del matrimonio y la familia, tal como durante milenios han sido la base de la sociedad y las naciones.

Que el Señor dé el eterno descanso a este luchador de la cultura cristiana y dé resignación y paz a quienes le subsisten: familiares, amigos y compañeros, así como a quienes de alguna forma se saben beneficiarios de sus esfuerzos a favor del Derecho.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí