Falla Gobierno en garantizar el abasto de medicamentos

0
245

A tres años de que inició el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la promesa de convertir el servicio de salud pública como el de Dinamarca, no sólo está lejos, sino parece un frase desafortunada ante los miles de muertos que arrojó la pandemia y el desabasto de medicamentos.

Entre los 100 compromisos presidenciales está garantizar la distribución de fármacos, lo cual no se ha logrado a pesar de diversas estrategias y la intervención de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“El propósito es garantizar a los mexicanos atención médica y medicamentos gratuitos (…) hasta que logremos, a mediados del sexenio, establecer un sistema de Salud de primera, como el de Canadá o los países nórdicos”, señala el compromiso 13 de los 100 firmados por el jefe del Ejecutivo, en 2019.

A un día de cumplirse la mitad de su mandato, diversos sectores y el propio Gobierno han manifestado que persiste la falta de medicinas en los hospitales públicos.

-Publicidad-

En 2020, el Gobierno federal delegó la tarea de compra de medicinas en México y el extranjero a la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS, por sus siglas en inglés) durante todo el sexenio, pero las metas no se han cumplido.

Al último corte, del 12 de noviembre pasado la UNOPS reconoció que solo ha entregado 221 millones 387 mil piezas a los operadores logísticos para su distribución final. Y prevé que entregará otras 326 millones de piezas, de enero a junio de 2022: en total, serían casi 528 millones.

Sin embargo, el compromiso era entregar dos mil 624 millones de medicinas; es decir, hay un déficit de 2 mil 100 millones, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud.

Ante las fallas, la semana pasada el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) lanzó un proceso de licitación internacional para la compra de medicamentos consolidados en 2022.

Entre las estrategias que, sin éxito, ha impulsado el Gobierno está el fortalecimiento de Birmex, empresa que se encargaría de distribuir los fármacos, así como delegar esas compras a la Marina y Hacienda.

Sin embargo, López Obrador reconoció que éstas no han sido fructíferas y el Gobierno solo ha avanzado en combatir la corrupción y agilizar la adquisición de medicinas, pero la distribución aún está pendiente.

El compromiso fue suministrar 141 millones de medicinas por mes, desde agosto pasado hasta junio de 2022, y hasta la denominada “última milla”; es decir, en los dispensarios de centros de Salud u hospitales.

La estrategia anunciada a mediados de año también incluyó un plan de emergencia, dado que mediante la UNOPS no era posible cumplir con la meta, el Gobierno federal lanzó licitaciones y adjudicaciones directas por 31 mil 547 millones de pesos, de las que se desconoce su estatus.

En la Asamblea Ordinaria del Instituto Mexicano del Seguro Social y frente a López Obrador, los sectores patronales y obreros coincidieron en que el abasto de fármacos era una tarea incumplida de la presente administración.

José Luis Carazo, representante de la Confederación Nacional de Trabajadores (CTM), aseveró: “una constante queja de nuestros representados se concentra en gran parte en la infraestructura y en el insuficiente abasto de medicamentos para atender a más de 80 millones de mexicanos».

El líder obrero dijo que se debe analizar el proceso de compras de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, la cual “incumplió con la adquisición de medicamentos”.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario