El Tercer Informe, suma de pendientes

0
202

En su mensaje a la nación con motivo del Tercer Informe de Gobierno, el Presidente presentó un nuevo decálogo de medidas para fortalecer el Estado de derecho, el crecimiento económico y combatir la desigualdad. El Presidente no tuvo dificultad para aludir a la dramática caída en la estimación popular que ha sufrido su imagen y la de su administración. Recientes encuestas revelan que siete de cada diez mexicanos están en desacuerdo en su manera de gobernar.

Hasta entre los mismos priistas está bajando su aprobación. Hace un año 40% de la opinión favorecía las reformas. Hoy, sólo 18% favorece al presidente Peña. Ha bajado la apreciación del estado de la economía de 6% a 4%. Para mantenerse en el poder al voto duro del PRI habría que añadir el de los “verdes” y los de “alianza”. Afuera de los partidos la creciente franja de indiferentes se calcula en 14% del electorado.

Las medidas que el Presidente propone contienen repeticiones de asuntos ya conocidos como el de las Zonas Económicas Especiales, que desde hace tiempo sólo se anunciaron, o el de la justicia cotidiana en vías de extenderse. También reitera su propósito de apoyar a los pequeños productores en regiones rurales o el de ofrecer estabilidad macroeconómica para proteger el bienestar de las familias.

-Publicidad-

Para responder a la confusión general que ha generado el descrédito de los políticos, México requiere que el plan de acción del gobierno mexicano para 2016 se defina con mucha mayor concisión en al menos tres áreas.

Ante todo hay que completar las numerosas reformas institucionales y estructurales ya aprobadas por el Congreso. Entre ellas, la cuestión educativa es de inminente urgencia. Hay que insistir en las medidas de evaluación y selección que recientemente tomó la Secretaría de Educación, bajo la égida de Emilio Chuayffet, cortándole a la CNTE el acceso a los miles de millones de pesos con los que financiaba la acción sediciosa con los contingentes cooptados del magisterio.

En segundo lugar, hay que devolver a la comunidad la seguridad perdida continuando las acciones para atrapar a los líderes de las numerosas mafias que existen. Promover una economía más sólida supone acabar con el imperio de las mafias que siembran terror a la población con sus amenazas, asesinatos y secuestros, cobro de cuotas a los comerciantes, agricultores e industriales. Éstas infestan la actividad económica honesta convirtiéndola en una senda de miedo que, además, se difunde por el mundo entero amedrentando a los inversionistas que requerimos.

En tercer lugar, la reforma petrolera, que con grandes dificultades ha arrancado, tiene que avanzar para liberar al fisco de la actual dependencia petrolera en que se encuentra atado.

Además de las áreas anteriores, llama la atención el Programa Nacional de Inglés que, a partir de 2016, se impartirá a los niveles básicos de la educación. Es evidente la conveniencia de que, en el ambiente de globalización en todos los órdenes, los jóvenes mexicanos tengan la posibilidad de entender y darse a entender en todo el mundo a través de la “lingua franca” en que se ha constituido el inglés. Es indispensable, sin embargo, mantener el prestigio y vigencia cultural del español que, al lado del inglés y del mandarín, es uno de los tres idiomas principales del mundo. La Academia Mexicana de la Lengua, que recientemente ha incorporado a eminentes escritores a su redil, tiene una tarea vital, en un lamentable clima de completo desinterés por este tema, de proteger al español de los extranjerismos que proliferan.

La creación de la Secretaría de Cultura vendrá a impulsar el desarrollo cultural nacional e implementar, junto con la Secretaría de Relaciones Exteriores, el poder “suave” de México que completa el arsenal diplomático con que contamos.

No es fácil encauzar el rumbo de cualquier país. Un somero vistazo al desorden en que se encuentran actualmente muchos lugares del mundo lo confirma. La falta de buen gobierno, con visión a largo plazo formada en los antecedentes propios, ha retrasado nuestro desarrollo. Las decisiones que México tiene que tomar requieren atención inmediata a problemas inmediatos con firmeza pero sentido común, para hacer posible solucionar los que siguen. Hasta ahora los hemos acumulado.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí