El enojo de Jorge Castañeda

0
123

El foro sobre política exterior que se realizó en el Senado se quedó ayer sin su ponente estrella: Jorge Castañeda Gutman.

El excanciller estaba programado para participar en el tema Principios y Prioridades de nuestra diplomacia, pero ni siquiera entró al Auditorio Octavio Paz de la sede legislativa, aun cuando ya estaba allí.

Al Güero no le gustó ni tantito enterarse en ese momento que entre los panelistas de la mesa tres —la que cerraba la jornada— se encontraba el embajador Juan Manuel Gómez Robledo, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

-Publicidad-

El programa que le mandaron incluía el nombre de Carlos Elizondo Serra-Mayer. Nadie le avisó que hubo cambios y que su lugar sería ocupado por Gómez Robledo. Los organizadores no le corrieron la cortesía y eso le molestó de sobremanera, nos dicen los organizadores.

El catedrático de la Universidad de Nueva York tuvo serios problemas con ese funcionario en sus épocas de titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, precisan las citadas fuentes.

Fiel a sí mismo, optó mejor por retirarse.

  • El Güero llegó a tiempo y con disposición al Senado. No se quejó del retraso en el programa. La mesa estaba anunciada a las 13:15 hrs. Empezó más de una hora después.

Platicamos con Jorge antes de que le informaran de la presencia de Gómez Robledo. Él siempre estuvo a favor de que México participara en los Cascos Azules de la ONU.

Muchos de los que hoy aplauden la decisión anunciada por el presidente Peña en Nueva York, lo criticaron en su momento por su postura a favor de la inclusión del país en las misiones de paz de ese organismo multilateral.

“La bronca —vaticinó— se va a presentar la primera vez que el país mande tropas a una misión de paz. Habrá que ver cómo reaccionan.”

  • Las señales de distensión comienzan a aparecer en el PAN. El encuentro entre Margarita Zavala y Ricardo Anaya, realizado ayer en la sede nacional del partido, es buena señal para los azules. El encuentro de la esposa del expresidente Calderón y el jefe interino del partido fue cordial y en buenos términos.

No hay querella entre ellos.

Zavala no esconde sus intenciones de ser diputada federal en la próxima legislatura. Se lo dijo personalmente a Gustavo Madero antes de que pidiera licencia como jefe nacional.

No es un secreto tampoco que quiere ir a San Lázaro. Lo declaró públicamente.

Pero ayer nos dijo que ese tema no fue prioritario en la charla que sostuvo con Anaya.

“No es un asunto de cargos. Hablamos de la inclusión y el debate que tiene que darse al interior del partido. Le dije que voy a trabajar por la unidad del PAN”, dijo vía celular.

Nos contó, incluso, que ofreció una rueda de prensa en el CEN. “Por allí debe de andar el audio”, señaló.

Zavala dijo ante los reporteros:

“En los últimos meses se han registrado hechos y comportamientos de militantes y dirigentes que no son la regla, pero que han confundido y preocupado, además de agravios y exclusiones, reales o implícitas.

“Esto ha derivado a una debilitada unidad y hoy vengo con el presidente Anaya a ofrecer mis esfuerzos para trabajar por la unidad de Acción Nacional.”

  • La agresión de radicales a Cuauhtémoc Cárdenas dio al traste con la marcha por los normalistas desaparecidos y asesinados en Iguala.

La nota fueron los insultos y objetos que le lanzaron al líder histórico del PRD cuando lo echaron del Zócalo y no las exigencias de castigar a los responsables de la masacre de Iguala y presentar con vida a los muchachos desaparecidos.

“Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, rezaban las mantas cargadas lo mismo por normalistas, estudiantes del Poli o de la UNAM, que por Panchos Villas, Campesinos de la Central Cardenista, electricistas del SME, telefonistas democráticos, trabajadores del GDF y otras muchas organizaciones.

Los villanos eran Ángel Aguirre, gobernador de Guerrero; José Luis Abarca, alcalde de Iguala, los narcopolíticos, el gobierno federal, el sistema burgués y hasta Las siete hermanas que se van a llevar el petróleo.

Los héroes: Genaro Vázquez Rojas, Lucio Cabañas, guerrilleros guerrerenses muertos, Emiliano Zapata, El Che Guevara y, por supuesto, los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, cuyas fotos venían estampadas en enormes mantas o colgadas en tendederos.

Observamos la marcha en avenida Reforma. Estuvimos parados en el camellón de la importante avenida más de 50 minutos. Ríos de gente. Vimos la vanguardia y la retaguardia. Nos llamó la atención la cantidad de jovencitos y de mujeres que acompañaban a familiares de desaparecidos en Iguala.

Escuchamos la parte oficial sobre la asistencia. Nos pareció tacaño. Siete mil manifestantes, dijeron en la radio. Imposible. Por lo menos cuatro o cinco veces más. Muchos llevaban pancartas con el mapa de la República Mexicana llenos de crucecitas, emblema de la violencia y el luto que nos persigue hace años.

Una pancarta resumía lo que en ese momento ocurría no sólo en la Ciudad de México, sino en otros lugares del país y del mundo: “Pasamos de la indignación a la digna acción”.

  • Armando Ríos Piter anda que no lo calienta ni el sol. El Jaguar se vio retratado en los medios con José Luis Abarca, alcalde perredista de Iguala, hoy por hoy enemigo público número uno.

No es para menos. El edil con licencia se fugó. Tiene vínculos con lo que queda del cártel de los Beltrán Leyva. Su esposa es pariente de malosos. Bejarano lo acusa de asesinar a Hernández Cardona, líder campesino. Carlos Navarrete, de haber propiciado que la policía se coludiera con el crimen. Lo hace responsable de la masacre de normalistas de Ayotzinapa.

¿Era su cuate? El senador del PRD dice que no. ¿Lo protegió? Jura que tampoco.

Explicó en rueda de prensa:

“Me tocó hacer campaña durante el 2012 y en ese sentido varias de las fotografías que aparecen con José Luis Abarca fueron tomadas en el contexto de los recorridos políticos que me tocó hacer.

“En ningún momento tuve que ver con la toma de decisiones de candidaturas; no participé en ese proceso siendo ya candidato a senador.”

  • Se viene un supergasolinazo de 3% en enero de 2015. Eso dice la Ley de Ingresos que se discutirá en la Cámara de Diputados la próxima semana. Alza calculada. Después ya no habrá más aumentos.

El trancazo de inicio de año al bolsillo de los mexicanos tiene su lógica. No más aumentos en año electoral.

Así lo ve el PAN. Así lo va a denunciar en la tribuna de San Lázaro, nos dice el diputado, Juan Pablo Adame, vocero de la fracción azul.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí