Dos reflexiones

0
201

Las campañas van avanzando y cada vez se ve con más claridad quienes van a llegar al final.

Las campañas son ruidosas y deben serlo. Su finalidad es participativa y vivimos en una cultura que relaciona el ruido con la participación, el punto aquí es que más allá de candidatos y partidos pasan cosas que son importantes de reflexionar.

 

 

-Publicidad-
  • Se dice que el 25 de octubre de 1975 chocaron dos vagones en la estación Viaducto del Metro. Que fueron 39 muertos y cientos de heridos. También han habido suicidios, asaltos, accidentes de personas y malos usos pero hace casi 40 años no se registraba un choque en el Metro. Hoy vemos muchas explicaciones y muchas versiones, tal vez es pronto todavía para saber toda la verdad pero lunes pasado hubo un choque en el Sistema Metro. No un temblor ni un asalto, una coalición como hace 40 años no pasaba. Entre la línea inservible que podría acabar incluso llevando a la cárcel a Marcelo Ebrard y el choque, van a surgir nuevas teorías de la sospecha sobre las posibles causas que vayan más allá de la lluvia y las comunicaciones y tienen que salir porque tampoco estamos hablando de condiciones climáticas atípicas. Es una pena lo que pasó y seguro no terminará pronto el problema, lo que sí termina es con la fama de casi cuarenta años del Metro de la ciudad de México sin accidentes y la confianza de millones de usuarios que veían al sistema como un sistema que había superado la posibilidad de un accidente.

 

 

  • La participación electoral siempre es un reto de todas las campañas y de todos los candidatos que participan. Para el PAN es regla general que entre más mexicanos acudan en libertad a las urnas más votos tendrá. Para el PRI la regla funciona en viceversa; mayor participación es igual a menos votos para el PRI. Para el PRD y el resto de los partidos tampoco es de mucha conveniencia la baja participación. ¿Quién le apuesta a la abstención o al voto nulo? ¿Quién gana con la disgregación de votos? El PRI. Hoy 7 de cada 10 mexicanos ya no quiere que gane el PRI pero en una democracia con baja participación, con muchos partidos, con candidatos independientes y sin segundas vueltas muchas veces basta con esos 3 de cada 10 para que gane el PRI. Sobre todo si esos 3 no sólo están organizados sino que son llevados personalmente a votar por las redes que el PRI despliega cada elección… Eso es a lo que le llaman la “marea roja”. Aquí cabe repensar la reflexión “intelectual” de la abstención y la preminencia del voto útil. Si usted lector, tiene una preferencia ideológica clara o un candidato que lo convenza vote por dicha propuesta, pero si su fin es quitar al PRI del poder la única opción viable es el PAN. El PVEM es un partido satélite del PRI, Morena y el PRD tienen posibilidad en muy pocos lados, el PANAL va en alianza en muchas elecciones y en el fondo también es una escisión del PRI  y los dos nuevos: Encuentro Social y Humanista pues cada vez se ven más débiles. Por el lado de los independientes sólo prosperarán unas cuantas campañas locales.

 

 

Esta semana empieza movida y enrarecida por el accidente del Metro. Demuestra la vulnerabilidad humana del sistema y abre la puerta a muchas preguntas y seguramente a muchos ataques. Las campañas van avanzando y cada vez se ve con más claridad quienes van a llegar al final y quiénes no, pero en la apuesta por la no participación también hay ganadores y son quienes la mayoría de los mexicanos no quieren verlos ganar de nuevo. A participar.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí