Degradación política

0
188

Es enorme la diferencia entre lo que expresan nuestros gobernantes y la calificación reprobatoria que nos dan organismos internacionales en todos los órdenes.

El barco político boga en plena niebla.
Dominic Desroches

Escudriñemos el pasado. No hay nada nuevo bajo el sol.

Hace casi dos mil 600 años inició el debate entre Parménides —quien insistía en que se conserva lo esencial y el río siempre transita por el mismo cauce— y Heráclito —quien sostenía que nadie se baña en el mismo río por segunda ocasión, pues todo fluye y cambia. El debate sigue vigente.

-Publicidad-

Napoleón dice que la historia de Roma es la historia del mundo. Veamos algunos de sus episodios

En 510 a.C., el suicidio de Lucrecia, al haber sido violada por el hijo de Tarquino El Soberbio, provoca una rebelión y la instalación de la República, terminando con los reinados. El coraje de un pueblo propició el cambio.

La guerra civil (87-81 a.C.) entre Sila y Mario —sosteniendo el primero la centralización del poder y el segundo su descentralización— marcó el inicio de los partidos políticos en torno a ciertas ideas fundamentales.

En el año 44 a.C., los senadores, encabezados por Bruto y Casio, asesinaron a Julio César, al considerar su ambición una amenaza para la República. Este hecho confirma el gran peso de las pasiones en los hombres del poder y la relevancia de la condición humana.

Ya en nuestra era, el último periodo brillante en la historia de Roma (86-190) se dio con los emperadores Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio, quienes ejercieron el poder con sabiduría y prudencia. La sucesión de este último por su hijo Cómodo dejó claro el principio de la decadencia del imperio, por su deterioro moral y el endeble carácter de sus gobernantes.

De estas pinceladas históricas, hagamos algunas reflexiones para entender la crisis que hoy vive nuestro México. Es enorme la diferencia entre lo que expresan nuestros gobernantes y la calificación reprobatoria que nos dan organismos internacionales en todos los órdenes. 

Hoy conoceremos, a través de Luis Ernesto Derbez, rector de la Universidad de las Américas de Puebla, y de Andrea Ambrogi, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla, el Informe sobre el Índice Global de Impunidad, México 2016.  Este índice ubicó a México en el lugar 58 de 59 países en nivel de impunidad.

Mañana se celebran 99 años de haberse promulgado nuestra Constitución. Diego Valadés (Reforma, 01/II/16) escribe cómo el deterioro de la Carta Magna cada vez es mayor y cómo la confianza de los mexicanos en las leyes y en las instituciones día con día va disminuyendo.

Vivimos en momentos de riesgos y de incertidumbres, podríamos repasar nuestra propia historia, para sacar lecciones que nos den un poco de entusiasmo. Como bien escribía Alfonso Reyes, del cansancio y del temor crítico, surge la utopía.

Recorro el país y detecto algo sumamente grave, la irritación creciente de la gente hacia cualquier servidor público. Aquella alharaca de la justicia cotidiana fue uno más de los engaños desde el poder.

Ahora surgen candidatos que se autodefinen como independientes. El título es ya de por sí chocante. ¿Independientes de qué?, ¿independientes de quién? Son figuras que, evidentemente, obedecen a la moda. Con el mayor descaro atacan a los partidos y a la política y se presentan como los nuevos redentores. Por favor, estimados lectores, averigüen su pasado y manténganlos en la mira.

Éstas son algunas perlas de nuestra crisis. En fin, no estoy precisamente para trasmitir optimismo.

En los próximos días recibiremos del papa Francisco una clase de liderazgo, de discursos que sacuden conciencias y que harán recuperar la convicción de que siempre es posible convencer con ideas que resisten el ejercicio de la congruencia y que, de alguna forma, en el horizonte hay una esperanza.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí