Corte apoya la mota

0
141

Con la decisión judicial en favor de la mariguana, México da un gran salto, hacia atrás.

Los Ministros de la Corte que aprobaron el fallo deberían haber pensado mejor su decisión. Nadie puede dudar que a nivel pueblo, esta sentencia se toma como un aval a conductas que son nada beneficiosas. Especialmente entre los jóvenes, que de por sí están propensos a oír y ver lo que quieren; todo lo que ellos están viendo y oyendo es que fumar mariguana es una forma de entretenimiento que no hace daño.

Para empezar, esta decisión es producto de un proceso judicial fraudulento. Me refiero a que está prohibido a los tribunales, incluida la Corte, tramitar asuntos que no están basados en hechos reales. En este caso, está admitido por los quejosos en el amparo que ellos no fuman, o sea que plantearon un juicio totalmente inventado. Si ellos no fuman, no podían ser quejosos. Ya por eso debió haberse negado el amparo.

La decisión tiene una consecuencia jurídica y una consecuencia social. Son muy distintas. Jurídicamente, la decisión ampara y protege únicamente a cuatro individuos que, insisto, inventaron un caso para obtener una sentencia que ellos no tienen pensado aprovechar. 

-Publicidad-

Sin embargo, socialmente, el fallo se está tomando como un permiso de la Corte para sembrar mariguana en cada casa. El problema que no había, será ahora crecido por una Corte que se preocupa por estar a la moda, en vez de pensar en las consecuencias prácticas de su decisión en un ambiente de ignorancia generalizada. 

Claro que la Corte no le está dando permiso a nadie. En realidad nada ha cambiado, pero ya hay quien sugiere comprar semillas en Colorado, ignorando que sería violar una Ley Federal de Estados Unidos. 

Entre mis críticos en esta materia, se alega que fumar mariguana es una libertad que el Estado debe respetar. De inmediato sacan como argumento que si se va a prohibir la mariguana, en todo caso hacen más daños los chicharrones de puerco, o los cigarros o el tequila. El nivel de argumentación es tan pobre que yo lo anoto como otra razón para no confiar en la sabiduría popular, al menos no en México, no ahora. 

Yo estaría de acuerdo en legalizar la mariguana si simultáneamente se creara un registro y se apuntaran los que quieren consumirla. Ello para cargarles el costo de tener que mantener a quienes se fundan el cerebro más delante o migren hacia otras drogas más devastadoras aún.

En lo que me he documentado sobre el tema de los daños de la yerba maldita, parece que los “motorolos” se vuelven obsesivamente monotemáticos; es decir, no hablan de otra cosa. Los americanos les llaman “potheads”. Se la pasan “high” todo el tiempo que pueden y tratan de convencer a otros de lo bien que les va con su adicción.

La neta es otra. La mariguana tiene más cancerígenos que el cigarro y crea más vicio que el alcohol. Empieza en Californa a rebasar al alcohol como causa de accidentes de tránsito. 
La gran pregunta es: ¿qué le corresponde hacer al Estado como sociedad organizada? ¿Prohibir, disuadir, educar, castigar o dejar pasar y que el mundo ruede? La pregunta no se puede contestar sin tomar en cuenta el nivel de educación tan bajo que tenemos como País.

Pensar que la criminalidad se va a acabar porque se legaliza la mariguana es en verdad una “mariguanada” de las más grandes. El crimen violento tiene otras causas más complejas que la guerra al narco, por más mal llevada que esté.

Ningún adulto que apoye liberalizar el cultivo y consumo puede dormir tranquilo sabiendo que habrá menores de edad pendientes de su opinión. En este tema, creo que es necesario predicar con el ejemplo. Por más problemas que tengas, fumando o tomando solo se van a hacer peores. No hay gane.

Celebro que el Gobierno Federal esté pensando combatir con legislación el precedente que la Corte aprobó judicialmente. Espero con ansia un round de debate sobre este tema.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí