Constitución sin vendettas

0
186

Las propuestas para integrar la Carta Magna de la Ciudad de México, deberán estar a la altura de las necesidades de los ciudadanos.

En 2016 la atención política y el debate público estarán enfocados en la construcción y consolidación de la primera Constitución de la Ciudad de México.

Con la aprobación de la Reforma Política del Distrito Federal se ha desbordado un sinfín de aproximaciones, especulaciones y críticas a la conformación de la Asamblea Constituyente que habrá de redactar la Carta Magna de los capitalinos, pero pocos se han detenido a hablar del contenido y de la calidad de ésta.

Las propuestas fundamentales para la integración de este documento base de nuestra identidad deberán estar a la altura de las expectativas y necesidades de los ciudadanos. Se trata, pues, del punto de partida para nuestra nueva realidad.

-Publicidad-

En este contexto, de gran trascendencia y relevancia, es lamentable que la oferta política que ha corrido en los últimos días se ha limitado a las descalificaciones en vez de ser propositiva y rica en opiniones.

Es cierto que en la diversidad del diálogo y en su pluralidad se encuentran y fomentan las más nutridas propuestas. No obstante, los más recientes comentarios se han centrado en el desprestigio entre distintos grupos y partidos políticos que buscan imponer su visión de lo que debe ser la Constitución.

Estamos ante la oportunidad de construir nuestro futuro con cimientos que fomenten nuestro desarrollo y definan la dirección de la ciudad. En definitiva, no es momento para edificar nuestro porvenir bajo vendettas ni venganzas políticas.

El partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) se ha aferrado a desprestigiar y desestimar el logro que representa la reforma política y la posterior confección de la Constitución, al alegar una supuesta falta de representación política que supuestamente merecen.

Sus argumentos de queja son porque considera que políticamente le corresponde una proporción mayor. Es decir, el fondo de su preocupación es político y no ciudadana, como una de sus formas características de ser.

Es momento de que los partidos políticos en el Distrito Federal y sus dirigentes asuman la responsabilidad que les corresponde y el papel que jugarán en el futuro de nuestra ciudad.

Y es que la Asamblea Constituyente —responsable de la redacción de la Constitución— se integrará por 100 diputados, de los cuales 60 serán electos por los ciudadanos, pero propuestos por los partidos políticos, es decir, serán listas de representación proporcional.

Todas y cada una de las fuerzas políticas que participarán en el proceso tienen una gran responsabilidad en la construcción de la nueva Ciudad de México.

Y si la preocupación es la participación ciudadana, los partidos tienen en sus manos la solución: postular a candidatos ciudadanos, candidatos independientes.

Sociedad y partidos tenemos ante nosotros la ventana de oportunidad de un nuevo porvenir, la definición de nuestra realidad con mutua participación, y los institutos políticos deben aprovechar el momento.

La Reforma Política del DF y la Constitución es un logro de la política, pero no de los políticos, es un logro de la sociedad y del debate público, y estamos ante el mejor momento de que ciudadanos y partidos trabajemos en conjunto para definir el futuro de nuestra capital.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí