Cáncer, más vale prevenir

0
280

En el Distrito Federal 15% de los decesos en general es causado por algún tumor.

El pasado sábado 10 de enero asistí con mi familia al concierto de la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (OFUNAM) y la Sonora Santanera, organizados por el Patronato y la Sociedad de Amigos de la OFUNAM y el Patronato del Instituto Nacional de Cancerología. Los fondos recaudados serán donados para la lucha contra el cáncer.

La Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario estuvo a reventar y la Santanera nos hizo bailar hasta a quienes no bailamos. Tuve la oportunidad de saludar al doctor José Narro Robles, rector de mi alma mater; lo felicité por tan loable iniciativa e intercambié con él ideas y planes.

El tema del cáncer en México es de primera importancia. Según la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC), este padecimiento es la tercera causa de muerte en nuestro país; se calcula que cada año hay alrededor de 120 mil nuevos casos. Para quienes hemos vivido de cerca el dolorosísimo deceso de un amigo cercano víctima de la enfermedad, o hemos sido testigos de la lucha casi imposible que libran sus víctimas para aferrarse a la vida, sabemos que el diagnóstico temprano es crucial para un tratamiento exitoso.

-Publicidad-

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el DF 15% de los decesos en general es causado por algún tumor; de ellos, casi 95% de los casos se debe a tumores cancerosos.

Aunque la estadística varía con la edad y el sexo de las personas, los tumores malignos más comunes surgen en la médula ósea y el bazo; en órganos digestivos, respiratorios, genitales, mamas, ovarios y tejido linfático.

En el DF, los más frecuentes se presentan en órganos digestivos. En el caso de las mujeres, la segunda causa de muerte por cáncer se debe al cáncer de mama.

Además, de 16 a 18 por ciento de los decesos se debe a algún tipo de cáncer en personas de 80 y más años.

Si bien es cierto que la detección temprana ayuda en mucho a evitar la muerte por cáncer, la prevención también es esencial, sobre todo cuando hay predisposiciones genéticas. Prevenir está en nuestras manos y la dieta es la primera medida para evitar la aparición del cáncer. No hay un alimento que prevenga el mal, pero el cambio de ciertos hábitos alimenticios disminuye las probabilidades de desarrollarlo. Nuestro organismo genera radicales libres, químicos que aceleran la oxidación y el envejecimiento de las células; afortunadamente nuestro cuerpo genera antioxidantes que eliminan radicales libres; así combaten el envejecimiento prematuro de células y tejidos, e igualmente previenen alteraciones del ADN de las células; de no ser así, se propicia la formación de tumores y que dichas células se expandan a otros tejidos y órganos. Una dieta baja en radicales libres, alta en fibra y alta en antioxidantes (frutas y verduras), puede hacer una gran diferencia.

Otro factor decisivo es el ejercicio, pues ayuda a eliminar lo que el cuerpo no necesita, como la grasa causante de obesidad, asociada a algunos tipos de cáncer como el de colon. En México se destina 7%o del presupuesto público de salud a padecimientos asociados con la obesidad (en EU es 9%), por lo que todo lo que hagamos por nuestra cuenta para mantenernos en forma, con buena alimentación y ejercicio, no sólo nos ayuda a vivir más y mejor, sino que también libera presupuesto público para destinarlo más a la prevención que al tratamiento.

Sirvan estas líneas para señalar la importancia de la prevención en el tema de la salud. Lo dijo Sócrates hace dos mil 500 años: “Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar en el futuro las causas de la enfermedad; en caso contrario, no tiene sentido ayudarle”. Así que ya sabe: más vale prevenir.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí