Ataque sistemático a periodistas y defensores se agrava con AMLO: RSF

0
492
Violencia periodistas

Los ataques a periodistas y defensores de derechos humanos “se agravaron desde que comenzó la gestión de Andrés Manuel López Obrador”, con 86 periodistas asesinados en México desde 2011 y el desplazamiento de otros 40 por amenazas en su contra.

López Obrador, como otros funcionarios, “utilizan las ruedas de prensa oficiales para desacreditar el trabajo de comunicadores y medios críticos” y esto dificulta el funcionamiento del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, alertó la organización civil Reporteros Sin Fronteras (RSF).

En su informe titulado: “Bajo riesgo”, que analiza los mecanismos de protección a periodistas en los cuatro países más peligrosos del continente para ejercer el periodismo (México, Honduras, Colombia y Brasil), la organización advierte que: “es urgente detener esta espiral de violencia cuyas consecuencias son dramáticas para las democracias de la región”.

El director de la oficina de América Latina de RSF, Emmanuel Colombié, señaló que “la vulnerabilidad de los periodistas no es una fatalidad que debe asumirse”.

-Publicidad-

Como consecuencia, la organización presentó 80 recomendaciones, para atender las deficiencias identificadas y mejorar la eficacia de los mismos.

En el caso mexicano, RSF documentó al menos 74 asesinatos contra periodistas entre 2011 y 2020, a los que se sumaron siete en 2021 y cinco en lo que va de 2022. La organización resalta que estos periodistas compartían un perfil, “cubrían noticias locales sobre corrupción, narcotráfico, violencia, seguridad pública y asuntos relacionados”.

La organización destaca que, “el mayor obstáculo para que avance es el propio discurso oficial del presidente, quien nunca ha abandonado su postura de criticar y desprestigiar abiertamente a periodistas y defensores de derechos humanos”.

Durante la gestión de López Obrador, “los ataques sistemáticos a periodistas y defensores de derechos humanos se agravaron. Persisten las amenazas, las agresiones físicas y digitales, el uso arbitrario del sistema de justicia, las desapariciones y los asesinatos; se multiplicaron las campañas de desprestigio, el hostigamiento y las intimidaciones a organizaciones y medios de comunicación”, añade el documento.

También señala que en el caso de la suspensión de actividades de la agencia oficial de noticias Notimex “es la responsable de usar ‘bots’ con mensajes intimidatorios”. También menciona que “varios mandatarios municipales y estatales, así como el propio presidente usan los espacios oficiales para descreditar el trabajo de comunicadores y medios críticos. Esto genera un marco sumamente complejo y desafiante para el mecanismo de protección mexicano”.

En un informe de 2010, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ya consideraba a México como “el más peligroso del continente para el ejercicio del periodismo”. Además, indica que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) en el combate a la impunidad no funciona.

Pues de mil 140 investigaciones iniciadas desde su creación en 2010 a 2018, “sólo el 16.3% terminó en procesos o juicios, y de las diez sentencias obtenidas con base en las investigaciones, seis tenían por lo menos un servidor público involucrado”.

El documento destaca que pese a existir una legislación robusta a favor de la libertad de expresión y que México se ha ratificado la mayoría de instrumentos regionales e internacionales, prevalece un “clima de autocensura” que se advierte en el desplazamiento forzado de unos 40 periodistas, como parte de una “crisis de derechos humanos” reconocida por funcionarios de la Secretaría de Gobernación, encargada del Mecanismo de Protección.

Ante la violencia que enfrentan algunos comunicadores, en 70 casos el Mecanismo ha ofrecido refugio temporal como medida de protección, y “ha ampliado las medidas de remoción, considerando que el tipo de protección que ofrecen los escoltas es limitado ante el riesgo en algunos casos”.

Secretario de Estado de EEUU condena asesinato de periodistas en México

Antony Blinken, secretario de Estado en EEUU, expresó su preocupación por el número de periodistas asesinados en México en lo que va de 2022, así como de las amenazas y descalificaciones sistemáticas que padecen los comunicadores, por parte del crimen organizado y el gobierno.

Con un mensaje en su cuenta de Twitter, el encargado de la política exterior del gobierno de Joe Biden, Blinken se unió a las voces en el extranjero que han manifestado su preocupación por los asesinatos de periodistas en México.

Entre los sexenios de Vicente Fox y Andrés Manuel López Obrador, el asesinato de periodistas ha aumentado sistemáticamente y es muestra de las violaciones a los derechos humanos de este gremio de la impunidad que impera para resolver sus casos por parte de las autoridades.

México es considerado el segundo país más peligroso en el mundo para ejercer el periodismo, y los tres años que van del mandato de seis del presidente López Obrador ya van 29 comunicadores asesinados.

Varios organismos internacionales también se han manifestado por lo que parece una imparable ofensiva para descalificar la labor del periodismo crítico por parte del presidente López Obrador, que cuestionan sus decisiones o manera de gobernar. Además que señala que periodistas y medios de comunicación, bajo el argumento de su derecho de réplica, aunque en realidad, es una estigmatización que promueve el linchamiento de sus simpatizantes.


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario