Alianzas PRD-PAN Donde Exista un Bien Superior

0
222

*La Presente Fragmentación de la Izquierda

*La Desilusión Con Algunos Gobiernos Panistas

*El Consecuente Viraje Hacia el Presidencialismo

En las últimas fechas han cobrado auge las intenciones del PAN y del PRD en explorar posibilidades de aliarse y sumar esfuerzos comunes en las elecciones del próximo año, cuando habrán de renovarse doce gubernaturas en el país, buscando con ello vencer al PRI en esas entidades.

-Publicidad-

Esa intención muestra una clara lógica proveniente de diversos factores presentados en los últimos dos años y, particularmente los resultados obtenidos en el pasado proceso electoral, que ha puesto en riesgo el proyecto de consolidación democrática iniciado hace más de dos décadas.

Cuando se pensó que nos encontrábamos en la fase final del proceso de transición, la actual administración dio un viraje de regreso al esquema presidencialista, corregido y aumentado. Aprovechando la fragmentación de la izquierda, la desilusión de algunos gobiernos panistas, haciendo uso de su creciente estructura corporativista y provocando la pulverización del voto a través de partidos satélites, le permitió obtener el control de la Cámara de Diputados.

Aún con todo el desprestigio que carga el gobierno en turno, tuvieron éxito en su estrategia, les fue bien en las elecciones y, eso les permite el regreso a las épocas donde manda un solo hombre, la dictadura perfecta a través de cada sexenio, contrariamente al objetivo planteado hace años del fortalecimiento institucional.

En esa tesitura, no es ninguna sorpresa pensar en alianzas, sustentadas en base a un proyecto común, donde exista un bien superior y no únicamente el ganar elecciones. Quienes se refieren bajo el mote de que son “contra natura”, etiquetando las posturas divergentes entre la izquierda y la derecha, utilizan el discurso maniqueo con el objeto de distanciarlos, sin embargo, aunque se presentan profundas e irreconciliables diferencias, también se encuentran grandes puntos de coincidencia, suficientes para motivar acuerdos.

El mismo texto constitucional reconoce a  los gobiernos de coalición, mediante agendas comunes, sin necesidad de claudicar en los principios doctrinarios e ideológicos, simplemente estrechando los lazos de convergencia, era lo que don Manuel Gómez Morín bautizó en referencia hacia el mismo, como el idealista pragmático.

Ahora que, no es tan simple arribar al escenario aliancista. En cada instituto político existen voces encontradas, recelos e intereses que juegan y pugnan por mantener el status quo de las organizaciones, no obstante, la conformación en las Cámaras del Congreso obliga a presentar un frente común para evitar arbitrariedades, lo que implica un comienzo.

Por otro lado, las dinámicas locales también operan, así, son reales las probabilidades en algunas entidades donde se han padecido cacicazgos ancestrales, que desde ahora se estén fraguando alianzas, pues solo de tal manera podrán enfrentar la maquinaria del Estado y, estar en posibilidad de competir y cambiar las cosas.

El año que viene es un sensor rumbo al 2018, por lo tanto, lo que ocurra en el 2016 tendrá impacto en la sucesión presidencial. En esa virtud, cualquier movimiento es significativo, máxime cuando de alianzas entre partidos se trata. Veremos si nos ayuda a salir del marasmo en que estamos atrapados y cambiamos el escepticismo por la esperanza.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí