A quién le habla cuando habla Donald Trump

0
177

Sí, ya sé, a Usted no le cae bien Donald Trump, le parece un hombre grosero, irrespetuoso, tosco, sobrado, sentido, “farol”, excéntrico, ególatra, megalómano, misógino,  falto de tacto y enumerando sus cualidades podría llenar las líneas de esta columna, pero ¿qué creé? La mayoría de los latinos (ni los chinos),  votamos en Estados Unidos.

Claro que compartimos la indignación cuando Trump se da el lujo de callar y correr al periodista Jorge Ramos de una rueda de prensa, claro que compartimos “el orgullo de sentirse hispano” que enunció Antonio Banderas y a esa lista se suman varios líderes de opinión que consideran que los padres de Donald Trump jamás, jamás pero jamás, debieron haberse conocido.

Sin embargo, existe otro lado de la moneda, otro grande y creciente grupo de electores, líderes de opinión, políticos y millonarios (los dos últimos cuando se juntan, son realmente peligrosos) que secundan las ideas de Donald Trump.

-Publicidad-

En estricta comunicación política, antes de arrancar una estrategia de comunicación y construir un mensaje hay que tener bien claro a quién se lo queremos dirigir, es cierto que el equipo de Trump (no sólo el consultor estrella Roger Stone con quien tuvo sus diferencias sino toda la maquinaria que lo asesora) saben que el mensaje está apelando al inconsciente colectivo americano, a ese sentimiento generalizado de “somos los amos del mundo” “no hay nada mejor que América” porque el mensaje es realmente claro “Make America Great  Again”  lo dice todo, no necesita mayor explicación, le habla al americano promedio, al que piensa que todo inmigrante es un extraño, un usurpador, un riesgo,  un peligro.

Por eso la imagen de Trump en varios grupos del electorado está creciendo, principalmente en los grandes inversionistas, y cuidado, porque en política, las campañas se ganan, con ideas o con dinero, y en este caso, aunque las primeras no nos encanten a los hispanos o los chinos, lo segundo es lo que hay de sobra.

Por eso, las elecciones del 2016 en Estados Unidos volverán a ser como lo han sido siempre, las que marquen tendencia en América Latina y el resto del mundo, por eso no puede sernos indiferente esta renovación en su gobierno, porque seguiría dando fuerza a la ola creciente de empresarios o millonarios que son capaces de influir en el voto directo de la gente dejando en la banca a los políticos de carrera que llevaban años construyendo la candidatura.

Muchos nos ofendemos con la irreverencia de Trump, pero hay un número creciente en Estados Unidos que la aprueban y  la alaban, porque es precisamente ese mensaje de ser “políticamente incorrecto” lo que está generando cambios en la opinión pública, porque Trump, a diferencia de muchos políticos americanos (y más aún de los mexicanos) es congruente, congruente porque justifica su fin con sus medios, más allá de que lo que dice sea bueno o no, él es congruente con su forma de comunicar, congruente porque nunca quiso venderse como quien no era, como el político “bueno” nunca habló de valores, de moral, de ética y de todas esas cosas con las que los políticos inundan sus discursos. El así es, tosco, sobrado, grosero, irrespetuoso “políticamente incorrecto” pero así ha sido siempre y nadie espera que cambie.

Quizá en esta parte, mucho tendrían que aprenderle los políticos latinos, ser congruente con lo que hacen y dicen para no querer venderse a los ciudadanos como políticos perfectos e impolutos, que terminan quebrándose con el primer cambio de vientos.

Hay que estar alertas, porque si Enrique Peña Nieto pudo llegar a ser Presidente…Señores, ya cualquiera puede serlo.

Columbus Ohio, agosto 2015.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí