2015: año de la política e inicio en la Corte

0
201

2014 nos dio muchas lecciones a los mexicanos. Particularmente en el último trimestre del año pasado salieron a relucir las consecuencias de la falta de pericia, de rendición de cuentas y de claridad en los problemas reales que enfrentamos. Pero los temas continúan, los pendientes tienen que resolverse y encontrar caminos que puedan lograr una sociedad que confíe en su futuro y tenga esperanza en la política. Sí, en la política como un camino para la construcción del Bien Común. Sí, la apuesta tiene que estar en la política que genera confianza cuando quienes la llevan a cabo anteponen a sus intereses personales el bien de México.

Los partidos políticos, y particularmente los de oposición, tenemos el gran reto de recuperar la confianza de los ciudadanos. Pertenezco a un partido político, siempre he defendido a los partidos como los instrumentos que los ciudadanos necesitan para mantener la democracia. El reto está en que sea instrumento de ciudadanos y no patrimonio personal de algunos cuantos, como sé que muchos buenos ciudadanos piensan que en eso se han convertido los partidos.

Sabemos de la importancia de este año 2015. Sin embargo, la desilusión en la política puede lograr una confusión que no nos convenga a nadie. Invito a los ciudadanos a hacer política, a dignificarla, a no rendirnos frente a los retos que nos presenta nuestro México. Se trata de exigir que los partidos políticos se acerquen a los ciudadanos, presenten a los mejores, actúen en congruencia con los valores que dicen defender.

-Publicidad-

Cada partido tiene sus propios retos, espero que el 7 de junio el PAN llegue con las mejores candidatas y los mejores candidatos, con la fuerza de Acción Nacional y con la seguridad de que lo que los ciudadanos buscan es que el PAN sea un partido fuerte, libre y valiente.

Las mujeres y los jóvenes tendrán especial importancia este año, ya que habrá más candidatas que nunca y sobre los jóvenes, tengo la seguridad de que pueden ver en la política un gran camino de servicio a los demás, de transformación y crecimiento de nuestro México.

A propósito de la Suprema Corte de Justicia de la Nación:

El viernes 2 de enero, entre los abogados se empezó a correr la voz: “asómate a la votación del presidente de la Corte” , “están empatados, la votación está ‘buenísima’, la están pasando en internet”, por supuesto que fuimos muchos los que acabamos viendo en vivo la votación.

Hasta la ronda 32 se eligió al ministro Luis María Aguilar Morales como presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Al final, un ministro de la Corte cambió su voto y la Corte salió con presidente en la sesión prevista para ello. Algunos comentaron que se trataba de un vacío legislativo o de una laguna de ley; no dudo que estén preparándose propuestas lesgislativas. Para mí fue una demostración de que no todo tiene que estar en la ley, que podemos confiar más en nosotros. Así lo entendieron los ministros de la Corte. Al final de cuentas somos los mexicanos, los destinatarios de las leyes, los que tenemos que resolver nuestros problemas conforme a ley pero también conforme al espíritu de la misma y de los fines del derecho.

Bienvenido este inicio de año por parte de la Corte. Fue una expresión de decisión y libertad pero también de sensatez, prudencia y sabiduría por parte de quienes integran la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En el fondo hay una expresión de un profundo amor a México que permitió poner en el centro a la institución y a México.

Para este año 2015, nuestro México nos exige entre otras cosas lo que pude percibir de bueno en la elección del ministro presidente: decisión, libertad, sensatez y prudencia, además de un profundo amor a México que merece lo mejor de cada uno de nosotros.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí