Valorar a los maestros de México

0
115

A los maestros hay que evaluarlos. Pero también hay que valorarlos. Valorar a los maestros es dignificar a nuestra propia sociedad

Ayer celebramos el Día del Maestro. Es una fecha muy especial para mí, porque soy orgullosamente maestra de preparatoria. También soy hija de maestros: mi mamá fue docente de secundaria y preparatoria, y mi papá fue maestro de la UNAM. Para mí, hablar del futuro de México es hablar de la educación. En las aulas se forja el porvenir de nuestro país.

Hoy, el reflector de la educación está en los conflictos entre el gobierno y los maestros, derivados de algunos aspectos de la reforma educativa. Ésta tiene elementos positivos, sobre todo en términos administrativos, y coloca en buena ruta al sistema. Es un punto de partida, y es evidente que la clave está en la implementación de la propia reforma que está presentando fallas en donde más se necesita, por ejemplo, en Michoacán y Oaxaca. Cuatro temas deben ponerse sobre la mesa.

El primero, es que la escuela debe recuperar su papel como igualadora social. De acuerdo con la OCDE, en México un estudiante pobre tiene una probabilidad tres veces mayor de tener un bajo rendimiento que un estudiante socioeconómicamente favorecido. Esto sólo se podrá solucionar si potenciamos a los profesores, dándoles capacitación, herramientas y conocimientos para que ayuden a los niños y jóvenes que más lo necesitan.

-Publicidad-

El segundo, es que la escuela debe convertirse en formadora de ciudadanos libres y con valores. José Vasconcelos dijo que en la educación no puede faltar el aliento “que sólo puede engendrar un gran propósito, un alto ideal”. Formar en valores para lograr ciudadanos responsables, honestos, comprometidos, libres y solidarios, lo que nos obliga a revisar cómo moldear a mexicanos capaces de entenderse con su país, con su realidad y transformarla para bien a través de su vocación personal.

El tercer tema es la vinculación entre educación y formación para la vida. Esto pasa por la formación en valores, capacidades, talentos, actitudes y habilidades. Hablo de la honestidad, la libertad, la no discriminación, la tolerancia, el respeto, la paz, la responsabilidad, la equidad, el cuidado al medio ambiente y el respeto a los derechos humanos. Y aquí también hablo de la importancia que tiene que en las escuelas se prepare a los niños con habilidades psico-emocionales, como la resiliencia, la comunicación asertiva y la resolución de conflictos. Si queremos un país ordenado y generoso, tenemos que formar seres humanos incluyentes y responsables desde la más temprana infancia.

Y el muy importante cuarto tema, es la revalorización de las maestras y maestros de México. Ellos son el corazón del sistema educativo: tienen en sus manos lo más preciado que tenemos, nuestros hijos. Y por eso, tenemos que encontrar la manera de reconocerlos, revalorizarlos, motivarlos, acompañarlos y darles las herramientas que necesitan para hacer su trabajo mejor cada día. El día de ayer, Sylvia Schmelkes publicó en este diario un artículo titulado La digna profesión docente, y hace referencia a la necesaria revalorización del docente, de la importancia de reconocer y acompañar a los maestros. Yo que he dado clases durante tantos años, sé muy bien que el incentivo para enseñar es la satisfacción que da ver los rostros de los niños y jóvenes cuando logran aprender algo nuevo, ver su alegría por el conocimiento y prepararlos para construir su país, nuestro México, a partir de su futuro.

En México, las decisiones de la política educativa deben tomarse poniendo en el centro a los estudiantes y a los docentes. Sí, a los maestros hay que evaluarlos. Pero también hay que valorarlos. Porque valorar a los maestros es dignificar a nuestra propia sociedad, es reconocer que miles de mujeres y hombres de todas las edades y de todos los rincones de la patria, salen de su casa y llegan a su escuela a darlo todo para formar a los ciudadanos del mañana. A todos esos buenos mexicanos, mi reconocimiento y mi respeto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí