Terminó julio

0
190

Entre asombro y confusión, terminamos el mes de julio

Entre asombro y confusión, terminamos el mes de julio. Es un mes típico de vacaciones, aun cuando para millones de mexicanos esa palabra puede ser inexistente o no modifique nada de su vida diaria. Y lo que parecía un mes tranquilo se convirtió en uno de los meses más agitados del año. Una tras otra se fueron dando.

Apenas y se comentaba de la gran comitiva de un viaje presidencial, cuando de pronto, El Chapo se escapa por la coladera de la regadera dentro de su celda en un penal de alta seguridad. Entre reacciones, explicaciones y aclaraciones poco convincentes, pasaron los días. Y con el tiempo y unas investigaciones elementales nos enteramos que no se trataba de una genialidad sino que, por impunidad y corrupción, todo se había facilitado.

Más adelante, el Coneval en su informe señaló que en los últimos dos años había dos millones más de pobres, y siguieron las reacciones, explicaciones y aclaraciones pocos convincentes.

-Publicidad-

Otro día, el gobierno de Oaxaca hacía una expropiación de su propio instituto de educación. La decisión fue aprobada en lo general pero hay que esperar por todo lo que falta en términos de aplicación constitucional. Así es que del aplauso pasamos a la espera. Pasarán algunos días para ver qué sucede con tan importante paso.

En esos mismos días, otro tipo de penal nos consternaba a grado tal que la desconfianza y la frustración se dirigía hacia el deporte principal de los mexicanos, el futbol. No obstante, con el triunfo de la Selección Nacional en la Copa Oro, parecía que sólo se iba a quedar como una anécdota discutida y discutible que pronto se olvidaría. Sin embargo, al director técnico de la Selección Nacional una vez más se le olvidó que es una persona pública y golpeó a un comentarista que había expresado públicamente su desacuerdo con la manera de dirigir al equipo nacional. Y aquí sí, no pasaron muchos días para su destitución y ser citado por la Fepade a comparecer ante la PGR por sus famosos tuits en los que apoyando al Partido Verde al mismo tiempo se alejaba de mucha gente que lo apreciaba bien.

También en estos días se han dado manifestaciones en varias partes del país por el descontento de la falta de información y poca claridad hacia la ciudadanía de lo que se ha creído sería una privatización de los servicios de salud.

En medio de todo esto, con los niveles actuales del precio de petróleo en 46.97 dólares y con un déficit en aumento. El dólar subía y subía hasta llegar a los 16.77 pesos aproximadamente, “un nuevo máximo histórico” como decía la prensa. Hasta que el 31 de julio el Banco de México aumentó la oferta diaria de 52 millones de dólares a 200 millones de dólares y se detuvo “la apreciación” del dólar. Este capítulo tampoco está cerrado, puede dar lugar a cierre de empresas y otras consecuencias. Derivado de todo esto seguiremos viendo, seguramente, más recortes presupuestales en proyectos estratégicos. No parecen ser buenos tiempos para la economía

Terminando este artículo se dio a conocer la noticia del asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa, quien desde Veracruz se trasladó al DF por las amenazas que estaba recibiendo. En el mismo sitio, también asesinaron a cuatro mujeres de las que no se ha dado a conocer su identidad.

Así termina julio. ¿Qué podemos hacer ante tantas malas noticias? Una opción es seguir como espectadores pasivos. Abandonarnos a la crítica y la burla en redes sociales, o de plano a la indiferencia. Pero México se merece más.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí