Priistas vestidos de azul ¡Ya no más!

0
204

Cambiar de partido o ideología política no es ni novedad ni cosa de extrañar, y eso por diversas razones. Puede ser porque la persona realmente está convencida de que su propia ideología está más identificada con otra que la que en el momento sigue. Puede ser producto de una decepción sobre la práctica política del partido en el cual milita o por simple conveniencia. Sobran razones.

El caso es que Acción Nacional ha visto salir a algunos de sus militantes, a veces de muy activa carrera política para irse a otros organismos políticos, e igualmente ha recibido personajes de otros partidos, también por diversas razones. Básicamente del Revolucionario Institucional.

Pero hay que hacer algunas precisiones. Hay priistas que han sido postulados por el PAN por conveniencia política, básicamente porque son suficientemente populares para ganar una elección, a nombre del partido que sea. Otros priistas llegan al PAN convencidos de que es el partido en donde deben estar.

-Publicidad-

¿Un ejemplo de un hombre llegado al PAN desde el PRI y auténtico panista? Juan José Rodríguez Prats. Este sí es de verdad.

Hay que tomar en cuenta que en la larga vida del PRI, sobre todo cuando era el “partido oficial”, era visto como normal que muchas personas iniciaran en él una carrera política. Era el partido DEL poder, los demás, opositores, no tenían mucho qué alcanzar en las urnas.

Pero concentrémonos en una especie particular de priistas llegados al PAN. Son aquellos que fueron invitados a participar en candidaturas del partido o en administraciones públicas del PAN. No llegaron convencidos ni de la doctrina, ni la ideología ni las políticas partidarias, llegaron por conveniencia ¡oportunistas invitados!

De alguna forma, llegan sin identificarse realmente con el PAN, ni siquiera renuncian a su militancia priista. A veces sí lo hacen y se inscriben como militantes del PAN y hasta hablan de “nuestro partido”, pero…

Pero la identificación con una doctrina, la que sea, se demuestra con la conducta personal, que debe ser consistente y constante para que se pueda ver como cierta, auténtica. Así, podemos observar sin mayor dificultad, a priistas llevados al poder por el PAN, y que han gobernado no sólo fuera de la doctrina del partido, sino hasta en contra de sus principios.

Tomemos de ejemplo a dos gobernadores que llegaron al poder vestidos de azul, pero cuyo panismo, en la vida real, no aparece por ninguna parte: Mario López Valdez en Sinaloa y Rafael Moreno Valle en Puebla. Ambos van de salida, y sus gobiernos son al estilo priista. Todavía el segundo aspira a ser candidato panista “a la grande” por el PAN en 2018.

Acción Nacional ha ganado elecciones a gobernadores utilizando candidatos prestados del PRI, que en todos los casos han seguido siendo priistas. Y todo por anteponer la ganancia de elecciones a gobernar con la doctrina, ideología y política del PAN. Gran error, y no sólo lo ha pagado el PAN, que ha visto debilitar su imagen y perdido intenciones de voto, sino que también lo ha pagado la población gobernada.

Es muy importante no olvidar estas experiencias pasadas y presentes de priistas encumbrados al poder bajo las siglas del PAN. Cegarse ante estas realidades, todo por ganar elecciones y luego no gobernar, es inadmisible. No sirve de nada a los ideales de los fundadores del PAN y de sus militantes con ellos identificados, volver a llevar a priistas vestidos de azul al poder, y que a veces ni siquiera eso hacen. Mario López Valdez nunca renegó de su priismo, y siendo ya gobernador bajo la bandera del PAN, dijo públicamente que su “padre político” es el priista Juan S. Millán.

Los candidatos de Acción Nacional ya no deben ser priistas vestidos de azul, ya no más, ya el PAN y la ciudadanía tuvieron bastante. Cada candidato debe ser una persona íntegra, intachable, plenamente identificada con los principios del PAN en su trayectoria de vida, sea o no militante del partido, pero azul de corazón.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí