Pierden ellos, pierde México

0
338

El tiempo es algo que nadie puede recuperar y es inminente la pérdida de un ciclo escolar para miles de jóvenes politécnicos.

Además, los que cursan sexto semestre difícilmente podrán ingresar cuando corresponde a instituciones de Educación Superior.

Algunos ciudadanos —a través de redes sociales— recuerdan a los que cierran escuelas que en México hay millones de pobres que quisieran esos espacios, y que es estúpido “hacerle al Che Guevara”.

También debe recordárseles que la educación pública no es gratuita, porque su costo es sufragado por el pueblo, incluidos los más pobres.

-Publicidad-

Es lamentable que en el IPN tan cíclicos son sus cursos como los pretextos para interrumpirlos. Esto desprestigia a la institución, sus estudiantes y egresados.

¿Qué causa grave existió para decidir el paro, con el consiguiente daño a los verdaderos estudiantes y el despilfarro de recursos públicos?

Juzgue usted: a) El Politécnico fue creado por el presidente Lázaro Cárdenas en 1936. b) Desde su nacimiento hasta hoy es un Organismo Desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública. c) Siempre estuvo vinculado a ella a través de la Subsecretaría de Educación Superior. d) El actual secretario de Educación consideró que el Politécnico estará mejor atendido por el gobierno federal si queda vinculado directamente a su oficina —y así lo decidió— suprimiendo la trámites ante la subsecretaría.

En cualquier parte del mundo esa decisión sería recibida con beneplácito porque implica un mayor reconocimiento a la relevante aportación de la institución al desarrollo del país. Aquí sucedió lo contrario: sirvió de pretexto a unos grupos para decidir la huelga de gran número de escuelas, por la agresión del gobierno federal.

De nada ha servido que sea evidente —como se los reitera el director del instituto— que la decisión en comento no modifica en un ápice su Ley Orgánica, su vida interna, sus presupuestos, su autonomía de gestión, sus planes de estudios, ni sus decisiones administrativas, solamente implica la atención directa por parte de la oficina del titular de la SEP.

Los paristas pidieron ser recibidos por el secretario, señalándole lugar y formato. Éste aceptó. Aquellos dijeron que siempre no acudirían, al tiempo que añadieron temas que corresponde tratar solo al instituto, sin injerencia de la secretaría, y exigen al secretario que acuda al lugar que ellos señalan.

Imagine usted qué sucedería si los millones de mexicanos que estamos inconformes con autoridades —de todos los niveles— pudiéramos doblegarlas para que acudan al lugar, día y hora que nos venga en gana, para que respondan a nuestros reclamos.

¡Ah, pero son estudiantes, y ellos tienen un estatuto jurídico-político superior!

¿Y la Constitución y las demás leyes? Que pasen humilladas por debajo del revolucionario arco del triunfo de los huelguistas.

Así las cosas, solo podemos concluir diciendo: si continúa el paro o las autoridades ceden ¡pobres de los verdaderos estudiantes! ¡Pobre México!


There is no ads to display, Please add some

Deja un comentario