Piden Ministros independencia a relevos

0
90

En sendas entrevistas, los Ministros Juan Silva Meza y Olga Sánchez Cordero, quienes están a semanas de retirarse de sus cargos, coinciden en la importancia de que sus relevos mantengan la independencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación con respecto a los otros Poderes de la Unión.

Silva Meza: El que sea de carrera es bueno.

Aunque reconoce que no hay Ministros “químicamente puros”, Juan Silva Meza considera que su reemplazo en la Suprema Corte de Justicia debe tener carrera judicial, a la que él ha pertenecido por 45 años.

El ex Presidente del máximo tribunal, que se retira en mes y medio del cargo que ha ocupado desde 1995, sostiene que no debe haber partidización de los nombramientos en ese Poder.

-Publicidad-

“¿Por qué se prefiere uno de carrera? Por la orientación constitucional, ese fue mi tema cuando, por única vez, me pregunto un Presidente, que fue (Felipe) Calderón, que ¿cómo veía yo la sucesión?. ‘El que sea de carrera, es bueno, Presidente’, le contesté”, señala.

A estas alturas, advierte, ya no se está cumpliendo lo que dice la Constitución sobre el perfil de los Ministros, de que “preferentemente” deben tener experiencia jurisdiccional.

“Estamos en minoría ahorita”, suelta en alusión a que 6 de los 11 integrantes de la Corte actuales no tuvieron carrera como jueces y magistrados federales, situación que se exacerbaría si el Presidente Enrique Peña postula ternas de aspirantes externos para sustituir a Silva y Olga Sánchez.

Lo más importante, plantea, no es que los nuevos sean de dentro o fuera, sino que garanticen la autonomía e independencia de la Corte.

“¿Quiénes la garantizan? No lo sabemos, es cuestión de desempeño. Es el puesto y el ejercicio lo que define. Autónomo e independiente simplemente se es, consciente de quiénes somos, dónde estamos, para qué estamos y el momento en el que estamos. Que seamos autónomos e independientes le conviene a todo mundo”, afirma.

Silva asegura que lo que la gente quiere son jueces que expliquen con claridad las razones de sus sentencias, y que se les explique por qué ganaron o perdieron.

“Podemos vernos, comer juntos, llevarnos muy bien todos los Poderes, perfecto, pero cada quien haciendo su trabajo. En un país democrático, yo soy el equilibrio, la Constitución me dejó el equilibrio entre los Poderes”, indica.

En otro orden, estima que la capacidad de las mujeres que son elegibles para la Corte sería suficiente para llenar los 11 puestos.

“No es un tema de cuotas, eso yo no lo acepto. No es porque las mujeres tienen que estar, no, es por las capacidades. De nuestra población, las que son elegibles constitucionalmente, hay suficiente para escoger, si se quiere a dos, a tres o a 11″, opina.

Sánchez Cordero: Es la autonomía convicción personal

La militancia política o los puestos previos en otros Poderes no pueden descalificar en automático a los aspirantes a un lugar en la Corte, asegura la Ministra Olga Sánchez Cordero.

A mes y medio de su retiro, luego de casi 21 años en la Corte, critica en entrevista los rumores de que PRI y PAN han pactado nombrar a militantes para sustituirla a ella y a su colega Juan Silva Meza, aunque aclara:

“No, para nada. Yo creo que la autonomía y la independencia de los que integran el órgano, de los que integran el Poder, es una convicción personal de cada uno de los integrantes. Fíjate lo que te digo, es una convicción personal. Yo he sido absolutamente libre aquí”, afirma.

Dos de los tres nombramientos más recientes en la Corte recayeron en funcionarios del Ejecutivo: Alfredo Gutiérrez, ex presidente del SAT, y Eduardo Medina Mora, que ocupó múltiples cargos y llegó desde la Embajada en Estados Unidos.

En este marco, a la Ministra, de 68 años, le gustaría ser reemplazada por una mujer.

“Yo tengo una convicción personal de que más mujeres deben llegar a la Corte, y más mujeres deben llegar como magistradas y juezas”, señala.

Y es que, a su salida, Margarita Luna Ramos quedará como la única Ministra, a menos de que el Ejecutivo y el Senado acuerden el nombramiento de otra mujer, lo que sólo han hecho en dos de las 21 designaciones desde 1995.

En 1984, Sánchez Cordero fue la primera mujer titular de una Notaría Pública en el DF, y a esa labor regresará, luego de una licencia que se prolongó más de dos décadas. Lo que no logró fue ser la primera en presidir la Corte.

“Una ocasión le pregunté a Don Vicente (Aguinaco, Presidente de la Corte entre 1995-1998), ¿por qué usted no piensa que una mujer puede llegar a ser presidenta”, cuenta.

“La respuesta no se hizo esperar: ‘Mire Olguita, lo que pasa es que a los hombres no nos gusta que nos manden las mujeres, aunque nos mandan en la casa, pero no públicamente’”.

En otro orden, la Ministra arremete contra el gremio de abogados postulantes, al que acusa de mantener prácticas irregulares.

“Creo que la Corte es un Poder público que ha ganado confianza y credibilidad, a pesar de que abogados litigantes son los primeros en enlodar al juez, al magistrado y al ministro, porque cobran honorarios a través dizque de “cuotas” al juez, y eso es lo “normal”, reprocha.

“¿Por qué no educar a nuestros abogados para que sean absolutamente transparentes con el justiciable, por qué no ser éticos?. El gremio falla mucho y no creo que se estén preparando para los juicios orales”, advierte.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí