Migración de refugiados sirios

0
171

En el marco de la Sesión ordinaria del pasado jueves, el Senado de la República exhortó al gobierno, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores y de la de Gobernación, “a disponer medidas para que se reciban a tantos refugiados de Siria como sea posible, derivado de la crisis humanitaria que se vive en ese país”. La recepción de esos contingentes ha sido solicitada  por el Senado como un punto de acuerdo dirigido al gobierno de México.

El Senado de la República instó a recibir refugiados sirios que han abandonado sus hogares huyendo de los horrores que están padeciendo en su tierra natal.

Son miles de sirios que están huyendo de las terrible violencia que los está martirizando en su propia patria. Son por lo general individuos calificados que, si se integraran a la sociedad mexicana, podrían aportar a nuestro progreso.

-Publicidad-

Un ejemplo lo tenemos en el aporte para México de la histórica inmigración española con la actividad de personas con diversas experiencias y especialidades que fueron muy valiosas y sirvieron para fortalecer muchos sectores de nuestro país. Los menonitas y  los mormones son, como prósperos agricultores establecidos en Chihuahua y otras regiones del país, otro caso de importantes aportes al progreso regional.

La iniciativa surgió en el sentido de que México reciba a refugiados sirios para ser repartidos en todos los estados de la República. Recogida por los senadores panistas Ernesto Cordero y Javier Corral, aunque sin especificar números, la idea fue suscrita por todos los partidos en congruencia con la tradición mexicana de ofrecer asilo a los que sufren persecución y amenaza por sus maneras de vida.

El caso es dramático. De acuerdo con datos proporcionados por ACNUR, son nada menos que 5.5 millones de menores que están desplazados y esperando alguna solución, cualquiera que fuera, a su terrible predicamento. México no puede quedarse impávido ante lo que sucede en Siria y ante el sufrimiento de tantos seres humanos que huyen de una guerra civil, que exponen sus vidas y que padecen condiciones infrahumanas en el intento de escapar a un futuro de muerte y desolación. “No caigamos en el falso debate de que nuestro país tiene demasiados problemas que atender entre su población y eso le imposibilita la atención a refugiados sirios”, mencionó el senador Cordero.

“Es cierto, México tiene muchos problemas que resolver y eso demanda la solidaridad y el trabajo de todos, pero una cosa no excluye a la otra. Debemos ser sensibles a esta crisis humanitaria”, abundó.

En el exhorto se recuerda la tradición de México en diferentes momentos de la historia para recibir refugiados extranjeros, particularmente, desde 1937.

“A diferencia de hace algunos años, cuando recibimos a refugiados de países como España, Chile, Guatemala y El Salvador, entre otros, hoy contamos con un marco jurídico vasto y preciso que da claridad sobre la voluntad de México como país de acogida”, se agregó. El senado  valoró los esfuerzos de los países vecinos por acoger a los refugiados sirios y reconoció las repercusiones socioeconómicas de la presencia de cuantiosas poblaciones de refugiados en esos países.

No será la primera vez que México acoja a contingentes de extranjeros, a veces en condiciones de gran necesidad. Entre las más famosas fue la de los menonitas en 1922 y la que se extendió a los españoles republicanos en 1939, al caer el régimen leal a sus convicciones políticas. Los mormones se establecieron en México en 1955 como prósperos agricultores establecidos en Chihuahua y otras regiones del país. Se tienen noticias de que en atención a este planteamiento del Senado, el gobierno ya inicia contactos para tomar las medidas pertinentes en coordinación con el gobierno Sirio.

Las Zonas Especiales que han sido anunciadas por el Presidente de la República pueden ser una de las opciones como bases para establecer comunidades agroindustriales en las que los recién llegados desarrollarían sus actividades. Hay zonas tanto en el norte del país como en el sureste y Yucatán que se beneficiarían de sirios bien preparados y deseosos de contribuir a la prosperidad de su nuevo hogar.

La apertura mexicana a los refugiados sirios debe ser vista con simpatía por todos nosotros.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí