Mientras tenga registro, el Verde hará trampa

1
2895

Por. Aminadab Pérez Franco

El Partido Verde Ecologista de México ha sido siempre un engaño. Ni es ecologista ni juega limpio. Es un producto tóxico y contaminante para nuestra democracia.

La última hazaña del Partido Verde fue violar otra vez la prohibición de hacer propaganda electoral en el período de veda previo a la jornada del pasado 6 de junio, lanzando una campaña donde 80 distintos influencers de redes sociales y actores famosos hicieron propaganda pidiendo el voto a favor de las propuestas del PVEM cuando los demás partidos habían cesado sus actos proselitistas.

Las sanciones establecidas por incurrir de manera reiterada en esta práctica son la pérdida del registro al partido político o reducirle la mitad del financiamiento público, además de las sanciones pecuniarias contra los militantes y ciudadanos que incurran en esa conducta que podrían ascender a cerca de 300 mil pesos a cada uno, más la sanción a las empresas que los hayan contratado en montos que superarían los 14 millones de pesos.

-Publicidad-

Es imperativo que el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) inicie de inmediato el procedimiento sancionador contemplado en los Artículos 48 y 459 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE), contra el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), por encontrarse en el supuesto establecido en el Artículo 94, párrafo 1., inciso e) de la Ley de Partidos Políticos que a la letra dice:

Artículo 94.

 Son causa de pérdida de registro de un partido político:

  1. e) Incumplir de manera grave y sistemática a juicio del Consejo General del Instituto o de los Organismos Públicos Locales, según sea el caso, las obligaciones que le señala la normatividad electoral;

Pero la actitud del Verde será pagar la multa y seguir en el negocio. Mientras más chico es un partido más depende del financiamiento público, pero si en sus cálculos resulta que es negocio, puede arriesgarse a perder una parte de ese dinero para ganar mucho más por otras vías.

El Partido Verde es el único que tiene antecedente de hacer esa clase de trampa: en 2015 la inventaron queriéndose pasar de vivos con mensajes en redes a cargo del Piojo Herrera y Oribe Peralta, llamando en plena veda y en un partido de la Selección Mexicana de Fútbol a votar y “ponerse de Verde” porque “los Verdes sí cumplen”, seguidos con hashtags y retuits por Inés Sáinz, Belinda, Daniel Bisogno, Ninel Conde, Alex Syntek y Gloria Trevi, entre otros.

La verdad es que más allá de los dimes y diretes del caso que nos ocupa, hay que decir que a lo largo de su historia el Partido Verde ha sido la fuerza política más tramposa, impúdica y corrupta existente en México; digámoslo así para no usar calificativos más despectivos de amplio dominio en la opinión pública. Quizá encuentre la forma o el apoyo político para no perder su registro, pero sin duda se lo habría ganado a pulso por una trayectoria política llena de embrollos y triquiñuelas.

En lo que va del siglo, el PVEM se ha aliado y roto con todas las fuerzas políticas: empezó como aliado del PAN y de Vicente Fox, para después romper con los panistas y aliarse con el PRI para apoyar a Roberto Madrazo y a Enrique Peña Nieto, y terminar huyendo del desprestigio peñanietista y sumarse la avalancha electoral de 2018 a favor de López Obrador. Una de las señales de que la política nacional podría rectificar sería que de ahora en adelante ningún partido se volviera a aliar con el Verde para no darle vida artificial ni prestarse a sus triquiñuelas: si ya los ha traicionado a todos, pues es absurdo que se vuelvan a aliar con el mismo traidor.

Recordemos además, el Partido Verde ha sido uno de los mayores promotores del travestismo y el chapulineo político, abriendo sus puertas a cargos y candidaturas a un arcoíris de políticos reciclados de otros partidos que incluyen nombres como Marcelo Ebrard, Adolfo Aguilar Zínzer, Humberto Mayans, Ninfa Salinas, Ruth Zavaleta, Tomás Torres Mercado, José Luis Durán, Nabor Ochoa, Lía Limón, Manuel Velasco Coello, Jorge Kahwagi, Fernando Espino, Alberto Cinta, Carolina O´Farril, Virgilio Mendoza, Eduardo Mendoza Ayala, Sandra Sánchez y Alejandro del Mazo Maza, por mencionar sólo a algunos.

Bastaría también revisar las páginas de sociales de los diversos periódicos y revistas para constatar la vida frívola y lujosa que se han dado los jerarcas del Partido Verde, que en nada se ajustan a la austeridad republicana, a la honrada medianía y a la glorificación de la pobreza demandadas por la Presidencia de la República, sin olvidar los escándalos relacionados con sus fiestas en residencias de Cancún, los videoescándalos del chamaqueado y muchos otros capítulos cuyos comunes denominadores son la impudicia, la irresponsabilidad y la ausencia de ética política.

Por si fuera poco, copiando el eslogan de Enrique Peña Nieto, el Verde sostiene que cumple y hace propuestas. Efectivamente logró arrancar por sus alianzas y compromisos que algunas de sus iniciativas de ley fueran aprobadas, no por sus méritos, sino como resultado del trueque de iniciativas: me apruebas esto y te apruebo eso. Por fortuna, no logró reimplantar la pena de muerte a las personas aunque en otros ámbitos diga condenar el maltrato animal y oponerse a experimentos transgénicos.

Las trampas del PVEM llegaron a tal extremo que el entonces senador del PRD, Mario Delgado, reunió en 2015 más de 150 mil firmas para demandar al INE la cancelación del registro al Partido Verde. Habrá que ver si hoy como jerarca de MORENA las desempolva para pedir lo mismo, aunque lo más probable es que se comporte con la gracia de que gozan los aliados políticos de la 4T.

La propaganda reza que el Verde sí cumple. Y sí, no falla a la hora de engañar, de arrancar votos con una agenda repleta de propuestas nada ecologistas, de hacer lo que sea para mantener el registro y que sus líderes lucren con el mismo, así de aliarse con quien sea, como se constata hoy con su candidato a la gubernatura de San Luis Potosí. Y sí, nadie niega su derecho de actuar así, nadie le quita el derecho a subsistir, pero lo que nos debe quedar claro a todos es que mientras tenga registro, el Verde hará trampa.

 


There is no ads to display, Please add some

1 COMENTARIO

  1. Seria bueno que esos cínicos supieran lo que significa VERGÜENZA, pero eso es imposible, para la inmensa mayoría de los políticos, y con un país lleno de ignorantes y castrados se redondea el asunto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí