Los retos de Anaya (I)

0
172

El problema es cómo erradicar la “corporativización”.

El domingo, con un abrumador resultado a su favor, fue electo Ricardo Anaya como nuevo presidente del PAN. La institución ha tenido más de 20 presidentes en sus 75 años de existencia y el joven Anaya ocupará el lugar de personajes como Manuel Gómez Morin, Adolfo Chriestlieb Ibarrola o Carlos Castillo Peraza, pero en una realidad y un contexto muy diferente.

Los retos son grandes y aunque ha demostrado estar preparado para ellos creo que es importante reconocer que hacia adentro tiene dos problemas grandes:

  •  El tema de la corrupción no es menor y Anaya no sólo lo ha reconocido sino que ha fijado una ruta para erradicarla. Supongo se topará con obstáculos grandes pero confío en que los mismos compromisos políticos que le dieron más del 80% de los votos le generen una libertad mayor en su mandato. Es una ecuación bien fácil: Lo apoyamos prácticamente todos los panistas y al estar todos no está nadie: No está atado a nada ni a nadie, o bien, está atado a todos por igual. Todas las instituciones nacionales tienen problemas de corrupción, la diferencia es que al PAN se le juzga más rigorosamente por su congruencia histórica; si en el PRI se da corrupción (como pasa cada semana en todos los niveles) no escandaliza a nadie porque la malformación cultural democrática de los mexicanos es tan grande que ni siquiera lo dimensionamos. Para todo mexicano la palabra corrupción y la palabra PRI siempre han ido de la mano pero esa malformación funciona en ambas direcciones y si el PAN no es honesto es una falta a la lógica nacional. Esto es triste pero tan es así que si a Calderón (o en su defecto a Margarita Zavala) les hubieran comprobado algo como la “Casa Blanca” de Peña Nieto y su esposa simplemente no hubiera acabado su mandato.
  • El tema del padrón. Es una propuesta tanto de Corral como de Anaya pero creo que ninguno de los dos la enfocó como se debe: El problema no es que el padrón esté bien o mal, que esté inflado o no; el problema es que el PAN se ha corporativizado en muchos lugares. Pueden auditar el padrón y lo más probable es que no cambie demasiado porque no son personas que no existan o que estén muertas. El problema es cómo erradicar la “corporativización”… En mi entender no es un problema de “caciques” o de “liderazgos afiliadores”, es un problema de capacitación y formación. Carlos Castillo Peraza decía que el PAN podría cerrar sus puertas y morir de inanición, o las puede mantener abiertas y arriesgarse a morir de indigestión; la primera opción es muerte segura, en la segunda opción sólo anida la posibilidad. Si no pueden garantizar que todo militante sea “panista” deberían al menos poder garantizar que todo militante se hará “panista”. Lo han intentado en otras ocasiones haciendo exámenes para contender por cargos internos y externos, haciendo juicios de inconformidad por anomalías en el padrón, incluso haciendo asambleas “representativas” (que para asistir tenías que conseguir la firma de diez afiliados que no asistieran) o como se hizo en la presidencia de Gustavo Madero (actualmente) que cada militante se refrenda como militante al participar en las actividades del partido, pero nada ha funcionado del todo. Quizás ni siquiera exista una solución total pero si la hay debe ser descentralizando los procesos de capacitación y refrendo de la militancia para que ningún grupo político los pueda usar a su favor.

Hacia adentro, estos deben ser los mayores retos del PAN, hacía afuera son más pero también son más dispersos.

-Publicidad-

There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí