Las injusticias de la Revolución

0
209

Cada año en México celebramos, no entiendo aún porque, un aniversario más de la Revolución Mexicana sin falta el día 20 de noviembre es motivo de fiesta, bueno ahora con los cambios realizados para los festivos, tenemos fines de semana largos distintos a la fecha real, por eso se descansó el 16 de noviembre.

La palabra Revolución tiene su origen en el latín revolutum que significa dar vueltas. Una revolución es un cambio radical, profundo y permanente, respecto del orden establecido preexistentemente, un enfrentamiento sin retorno entre dos intereses contrapuestos su rasgo característico y más reconocible es el de dejar consecuencias trascendentales que modificarán para siempre el curso normal que tenían las cosas hasta el momento que se produjo la misma.

Hay muchos tipos de revoluciones, pero a las que más se les presta atención es a los cambios políticos y económicos derivados de una batalla y violencia lo cual en mi parecer poco se logra de lo que se busca.

-Publicidad-

En México el régimen posrevolucionario  atribuyó facultades extraordinarias al Estado y trajo más atrasos. Nuestra revolución costó millones de vidas y para nada, al terminar la revolución siguió la lucha por el poder y caudillos más caciques siguieron sumiendo al pueblo en la miseria, la enfermedad, la falta de educación y la falta de conciencia.

“No nos hizo justicia la Revolución” o “Hasta que me hizo justicia la Revolución” frases célebres que se usan cuando uno tiene problemas sobre todo económicos y de falta de oportunidades.

Pasamos en el México posrevolucionario de una Dictadura Personal a una Dictadura de Partido, con la complacencia de los mexicanos, décadas enteras sin tener la calidad de vida que se presume buscaba la famosa Revolución Mexicana. Y seguimos así ya que no podemos olvidar los caudillos y caciques que existen a nivel local en gobiernos estatales y municipales, buen ejemplo es nuestro estado de Veracruz y algunos de sus municipios.

Nos ha faltado en base a la educación y formación cívica lograr la Revolución Social que nos genere ese salto de un verdadero “Desarrollo de la Sociedad” y que los cambios económicos lleven a la igualdad de oportunidades sin paternalismos ni populismos, como ahora con el apagón analógico y a regalar televisiones.

A México siempre le ha faltado ciudadanía, nunca nadie se ha preocupado por generar ciudadanía por mover almas y conciencias que nos lleven a una vida digna, a tener el Bien Común como fin de la política, y como mencionan algunos autores, toda lucha de clases debe contribuir al desarrollo de una “conciencia política” de lo contrario cualquier sacrificio humano será en vano.

Si queremos revoluciones a celebrar en México debemos realmente romper ordenes establecidos que generen las condiciones de igualdad de oportunidades con desarrollo personal y humano, con salud, alimentos, trabajo y familias empoderadas en su entorno social.

Estamos en buen momento de generar esa “revolutum” y girar a la democracia no solo electoral, sino participativa que urge tener, ese proceso de giros al bien común lo lograremos trabajando en apego al derecho, a cumplir nuestras obligaciones y exigir nuestros derechos, en trabajar por lo que consideramos debe ser México, sin querer ser malas copias de otras Naciones, sino en base a nuestra cultura y desarrollo personal.

Generemos nuestra justicia revolucionaria sin sangre, sin violencia, con inteligencia y una actitud decidida a lograr la vida digna que nos merecemos, no más revoluciones de papel e historias con héroes inventados que solo buscaron el poder por el poder, no más caudillos, queremos y nos merecemos más gobernantes comprometidos con sus gobernados.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí