La fe de los políticos

0
186

Se podría decir que todos los miembros de la clase política mexicana profesan alguna creencia, aunque no todos se comportan de acuerdo a los dictados de dicha fe. En el marco de la visita del Papa Francisco a México, ocasión en la que muchos políticos buscarán aparecer en la foto junto al máximo representante de la Iglesia Católica, conviene revisar en que creen nuestros gobernantes y legisladores, aunque sea para confirmar que su devoción por el sucesor de San Pedro sea mera conveniencia.

Creer por moda

En buena medida, nuestros políticos se acomodan a la ocasión. Así, en los campeonatos mundiales de fútbol se muestran como fervorosos fanáticos de la selección nacional, o Tri como muchos le llaman, y no se cansan de promoverse con playeras verdes a la menor provocación, al igual que gustan de lanzar mensajes de felicitación incluso ante algún empate. De igual manera, si visita el país algún actor famoso, como ha sido el caso de Kevin Spacey –reconocido por su actuación como Frank Underwood en House of Cards–, también aprovechan la ocasión para tomarse una foto junto al intérprete.

Y es que la verdadera devoción entre nuestra clase política se da por la imagen, de preferencia en la que ellos aparezcan. Así, no es de extrañar que guste salir junto a personalidades del mundo artístico, deportivo, cultural, científico y hasta delincuencial.

-Publicidad-

La visita del Papa Francisco a nuestro país no podría ser la excepción y seremos testigos de cómo nuestros políticos pagan páginas en publicaciones impresas para darle la bienvenida, además de enviar mensajes a través de las redes sociales para presentarse como devotos creyentes católicos y aprovechar algo de la popularidad del Sumo Pontífice.

Ante esto, conviene preguntar: ¿en verdad están siendo congruentes con sus creencias o, simplemente, están aprovechando la oportunidad?

Aún antes de que concluya la visita del representante vaticano, y se haga el balance de rigor, las evidencias apuntan a que nuestros políticos buscan aprovechar la estadía del líder religioso para aparecer en fotografías, medios electrónicos, redes sociales o publicaciones impresas en la búsqueda de contagiarse de la popularidad del Obispo de Roma.

Andrés Manuel López Obrador –quien no es católico– fue el primero en aparecer junto a Francisco, al visitarlo en Roma y entregarle una carta, para después aparecer bien colocado en encuestas. Luego el Presidente Peña Nieto oficializó la visita y programó una recepción en Palacio Nacional, para que después el Jefe de Gobierno de la flamante Ciudad de México le entregue las llaves de la ciudad, además de que la esposa del gobernador de Chiapas, que es también cantante –al menos eso presume en su currículo–, grabó un disco en honor al visitante, sin mencionar los preparativos que han realizado para recibirlo los mandatarios del Estado de México, Chiapas, Michoacán y Chihuahua.

Meses antes de la llegada de Francisco, fuimos testigos de las peticiones de los líderes de las cámaras de Diputados y Senadores para que el Pontífice hablara ante los legisladores, aun cuando dicha solicitud no tuvo éxito.

Es decir, la visita del Papa fue planeada, influenciada o acordada con políticos y el equipo de la Santa Sede, por lo que esperar que durante su estancia en México Jorge Mario Bergoglio se reúna con los padres de los normalistas desaparecidos en Iguala, con víctimas de trata de personas o del narcotráfico, ahorradores defraudados de Ficrea, migrantes, desempleados o periodistas agredidos, es pecar de ingenuidad. Como decía el clásico, que no haya ilusos para que no haya desilusionados.

Ahora que en el terreno de las creencias, es posible afirmar que nuestros políticos profesan alguna fe, pues al vivir en un país en el que el 98% de los habitantes es practicante de alguna religión, ellos también forman parte de esta estadística. Otra cosa muy distinta es afirmar que son congruentes con sus creencias.

Para el político mexicano promedio, aprovechar esta coyuntura es parte de su modus vivendi pues como muchos de ellos dicen ser profesionales de la política, tienen la mira puesta en la siguiente elección y buscan aprovechar cualquier oportunidad de llamar la atención. No es de extrañar, entonces, que muchos de ellos hayan buscado desesperadamente alguna invitación para estar en algún acto con el Papa y sacarse la foto. Alguno de ellos, pese a ser de izquierda, buscará los reflectores para hacerle llegar algún mensaje a Francisco y que todo mundo se entere.

Eso sí, luego de la visita, seguirán igual que siempre, pese a que el Papa se haya referido a la necesidad de terminar con la violencia o la pobreza, ellos seguirán tras el hueso, como siempre, como sus muy particulares creencias les dictan, pues si en algo creen es en el siguiente puesto y en su beneficio particular, no en el bien común.

Por cierto, ya que hablamos de creencias, contrasta lo comentado en este espacio con la asistencia de políticos a misas como la que se celebra en honor de su santo, Santo Tomás Moro, en la que se ha llegado a congregar a menos de una centena de ellos.

Del tintero

Felicitaciones en su día, a los miembros de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), esperemos que pronto el equipamiento que merecen llegue, en especial para el escuadrón 401 y se jubilen los F-5.

También se celebra el día de Internet seguro, fecha en la que esperamos que personajes como Omar Fayad reflexionen acerca de lo que propusieron hace unos meses.

 

 

Twitter: @AReyesVigueras


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí