Incongruencias notables

0
184

Grave es el enorme resquebrajamiento de la comunicación entre gobernantes y gobernados. Mientras esto prevalezca es muy difícil mejorar nuestra frágil democracia.

La vergüenza, más que cualquier otra pasión, se propaga por sí sola.
Samuel Johnson.

Es utópico pedir, en estos tiempos de turbulencias, absoluta honestidad e inteligencia de los hombres que manejan poder, es un anhelo en el que nos tendremos que seguir esmerando por mucho tiempo. Sin embargo, sí podemos exigir algo: seriedad, credibilidad y sentido común en el discurso político.

Grave es el enorme resquebrajamiento de la comunicación entre gobernantes y gobernados. Mientras esto prevalezca es muy difícil mejorar nuestra frágil democracia. Pongo algunos ejemplos de incongruencias notables:

 

-Publicidad-

Manlio Fabio Beltrones expresa: “Falta que esas reformas vuelen, y vuelen muy alto, y con ello se consiga los resultados que estamos esperando, los resultados que nos saquen de la mediocridad, la mediocridad del crecimiento económico al que parecía estábamos sentenciados por otros gobiernos”. El líder del PRI culpa al PAN de no haber podido convencer a los priistas de la bondad de las reformas, que por eso no se hicieron, cuando jamás el PRI dio la más mínima señal de quitar los candados constitucionales para permitir la inversión privada en Pemex. Bastaría con recordar sus declaraciones, las de Beatriz Paredes, Francisco Labastida y Manuel Bartlett, señalando que la Constitución era intocable, que la soberanía no se vendía, que el petróleo era nuestro. Por supuesto, la reforma en materia de energía es necesaria, pero es evidente que llegó tarde. Hoy ya importamos petróleo, habrá que atribuirles a los defensores del nacionalismo revolucionario, la forma en que entregaron a México al “imperio norteamericano”.

 

El demócrata López Obrador expresó en un mitin en Tlaxcala, después de designar por dedazo a la expriista Martha Palafox como candidata a gobernadora: “No se debe dudar, porque el que duda es que no quiere que le vaya bien a Morena”. En otras palabras, quien se atreva a disentir, traiciona la consigna del líder mesiánico. 

 

Lorenzo Córdova, presidente del INE, declara: “El PVEM violó la ley, por eso fue sancionado, lo hizo de manera grave  y por eso fue sancionado gravemente. Pero el conjunto de ilícitos en los que incurrió a lo largo de estos meses, no puso en riesgo el sistema democrático ni al Estado constitucional”. He aquí una evidencia de por qué no somos un auténtico Estado de derecho. Con toda certeza, los consejeros que votaron igual que Córdova habrían absuelto a Richard Nixon por intervenir el teléfono del Partido Demócrata, una nimiedad insignificante para ellos. Hubo violaciones a nuestra Carta Magna, razón más que suficiente para cancelar el registro de ese partido. Desafortunadamente aún no hemos asimilado el principio del imperio de la ley; si no lo entendemos, jamás avanzaremos en nuestra consolidación democrática.

 

Felipe Calderón declara: “Tengo la esperanza de que el PAN pueda, verdaderamente, reconstruirse, reintegrarse y si ello es posible y si hay voluntad política y decisión de hacerlo, por parte de quien gane, desde luego que colaboraré para que el partido pueda reencontrarse con su misión, pero si eso no es posible, tendremos que explorar otras alternativas”. Calderón ofendió al partido, impuso candidatos, hizo declinar a otros, violando sus ordenamientos internos, además de alejarse de su doctrina. ¡Oh paradoja!, uno de sus más grandes beneficiarios, ahora le concede al partido una última oportunidad. En caso contrario, abandonará sus filas.

 

Es evidente nuestra degradación política, así lo percibe la ciudadanía. Cuando nuestras palabras estén en un ámbito que coincida con nuestras actitudes y conductas, empezará a mejorar nuestra vida pública. Ése es, hoy en día, el mayor reclamo de los mexicanos.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí