¿En verdad nos interesan los derechos humanos?

0
142

Nadie puede objetar que los derechos humanos son hoy una parte esencial del andamiaje institucional de las sociedades democráticas. Más allá de que se constituyen como la nueva ética de la actividad política, los derechos humanos se han convertido en el lugar común del discurso de lo políticamente correcto, incluso podríamos decir que están de moda. Todos hablamos de ellos, los exigimos… incluso hacemos apología… pero pocas veces los honramos con nuestra propiacongruencia. Sí… los derechos humanos significan congruencia. Decisión y valor… lucha.

En el discurso y en la teoría suenan bien, son impecables… en la práctica resultan molestos, chocantes…incómodos. Y es así porque interpelan… y duelen… porque las más de las veces su carencia descubre los recovecos del sistema político y social… donde la corrupción, la impunidad y la injusticia han marcado y lastimado a muchas personas dejándolas heridas… rotas.

El contenido de los derechos humanos necesariamente debe plasmarse en acciones concretas que impacten la vida y problemas de las personas. En pocas palabras los derechos humanos deben vivirse. Dejarlos en el nivel del discurso conlleva su vaciamiento, su desgaste. De ahí que impliquen auténtica convicción personal para su efectiva defensa y promoción. Están vedados para aquellos que no quieran complicarse la vida.

-Publicidad-

… presuponen empatizar con el otro, entablar un diálogo directo y franco, reconocer la necesidad… descubrir la humanidad del otro, para desde esa base –que reconoce en todo momento la centralidad de la persona- dotarlos de sentido, construirlos… lo contrario supone simple beneficencia.

Desespera constatar la lentitud, la ineficacia, la insensibilidad, la falta de compromiso y de urgencia, de rectitud de intención…el cinismo de algunos que hoy por hoy debiesen honrar tan noble encomienda.

Resulta urgente hacer un llamado a todos aquellos que tengan responsabilidad directa en el tema para que se involucren, se sensibilicen y se decidan a asumir valientemente las responsabilidades que los tiempos actuales imponen. Si no que al menos, no presuman que en verdad les interesan los derechos humanos.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí