Gobernador y banquero

0
141

Está al descubierto la maquinación fraudulenta a la ley con la que el Gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, dispuso de recursos públicos para promover la creación del Banco Progreso y luego fondearlo a lo largo de tres años con multimillonarias transferencias de recursos públicos. Al desnudo sus mentiras, enredos, hipocresías y disímulos negando tener relación o participación alguna en esta nueva institución financiera. Irrefutable el contrato de fideicomiso 744743 formado con su esposa por 65 millones de pesos para invertirlos en acciones del Banco; finalmente está aceptado. Esta revelada la operación ilegal para beneficiarse personalmente de lo que anunciaba como un logro de su gobierno para todos los chihuahuenses: "un banco regional", ocultando que se había convertido en el socio mayoritario. Ahí está César Duarte, de cuerpo entero, gobernador y banquero, de la mentira al cinismo. Fue pillado y ahora se declara rico desde hace tiempo, "lotero exitoso", "ganadero desde siempre".

Cuando inició su gobierno dijo voz en cuello que "el poder es para poder" e iba por todas las canicas, ahora tendrá que regresar algunas. Engatusó desde el principio a muchos con el tema del combate a la inseguridad que empezaba a resolverse bajo la estrategia federal del "Todos somos Juárez" pero que él supo capitalizar como si fuera suyo el éxito. Es que se envolvió en el manto de una protección mediática que le cuesta anualmente a Chihuahua 1,048 millones de pesos en contratos de publicidad. El gasto de comunicación social más alto de todo México -incluído el gobierno federal, en proporción a ingresos y población. Frente al derroche, la enorme deuda: 41,620 millones de pesos debe el Estado, y también ahí es la más grande de todo el país en relación con el producto interno bruto por entidad federativa.

El ambiente de impunidad que le prohijó la protección mediática, lo confió y luego lo hizo sentirse intocable. Eso lo desbordó en su ambición, no solo de poder, sino de dinero. Poco a poco se fue sabiendo de las comisiones de obras, de los sobreprecios en las compras, las licitaciones amañadas, el control hasta de los eventos musicales y la presentación de artistas bajo su concurso. En este mismo espacio documenté el sobreprecio por más de 100 millones de pesos en la compra de medicinas, que ha sido el gran negocio. Siguieron denuncias del robadero con la compra de los autobuses, de los calentones, de las lámparas. Y como no pasaba nada, se animó a ser banquero. Pero ese giro es mucho más complicado y riguroso, está más vigilado y regulado, requiere de algo más que ambición, inteligencia, y esa es una de sus debilidades.

-Publicidad-

Duarte descuidó aspectos fundamentales de su operación fraudulenta. Pensó que podría ocultar siempre, para siempre, sus manejos corruptores. No reparó en que algún día se sabría, que podría caerle encima la sentencia periodística que alguna vez hiciera Julio Scherer García sobre los corruptos: "no hay abrigo para la mentira, tarde o temprano manos hábiles la desnudan".

Y quién lo diría, las empezó a desnudar una de las tres calificadoras más importantes del mundo para la certificación de instituciones de crédito: Moody’s.  El 17 de enero de 2014 expresó preocupación de que funcionarios del Gobierno de Chihuahua tuvieran vínculos directos con accionistas de la Unión de Crédito Progreso. "Las calificaciones también incorporan preocupaciones en torno al Gobierno interno por motivo de la exposición potencial de Unión Progreso a conflictos de interés derivados de las relaciones que existen entre los accionistas de la unión de crédito y algunos funcionarios del Gobierno de Chihuahua donde se ubica la sede de la entidad", señalaba la calificadora en un primer reporte. Pero el 25 de febrero Moody′s México le retiró todas las calificaciones argumentando que la institución tenía una calidad crediticia "por debajo del promedio en relación con otros emisores locales".

Entre dimes y diretes, los argumentos de los implicados comienzan a ser más débiles en un juego de incongruencias que pone de manifiesto la  calamidad que se le avecina a Duarte y sus cómplices.

En un principio, Jaime Herrera Corral, Secretario de Hacienda respondió a pregunta expresa que no forma parte de la Unión Progreso desde el pasado ocho de octubre del 2013, y fue un día después cuando asumió la Secretaria de Hacienda del Estado. Pero justo este 15 de noviembre, el diario Reforma publicó que el Secretario afirmó ser socio del banco, pero que no tiene “un conflicto de intereses, porque yo trabajo, yo no conformo la directiva, porque yo no formo parte ni del Consejo de Administración, ni de la dirección, ni de los directivos de Unión Progreso". Es socio de la institución desde hace cuatro años, y apenas dos al frente de la Secretaría de Hacienda. Lo que omite decir es que desde hace tres años, Unión Progreso es el banco permanente del Gobierno del Estado, al que en un sólo día, el 2 de diciembre de 2013, le depositaron 1,208 millones de pesos.

Debemos terminar con la corrupción que está devastando a nuestro país. Es la corrupción la que ha provocado la intromisión del narcotráfico y grupos delincuenciales en los espacios de poder en México, la que provoca que los funcionarios se enriquezcan con el dinero del erario público, la que ha generado que la política esté infestada de prácticas perversas que vulneran al Estado de derecho.

Por eso este próximo miércoles el asunto será llevado a la tribuna del Senado de la República, mediante una propuesta con punto de acuerdo para exhortar a la PGR, a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, a la SHCP, a realizar las investigaciones pertinentes de manera imparcial y rigurosa con el propósito de deslindar responsabilidades y que se sancionen los delitos que resulten, sentando un precedente ejemplar. Queremos observar la independencia política del Ministerio Público Federal.

En un momento en el que el país se escandaliza por los casos de corrupción política, tráfico de influencias, conflictos de interés, licitaciones a modo y ocultamientos patrimoniales que tocan al más alto nivel del poder público en México, el Senado debe enviar un claro mensaje de que el discurso anti-corrupción que ha tomado gran parte del debate de los días recientes, es auténtico, y no una tomadura de pelo para administrar la crisis de credibilidad y confianza en las instituciones a partir del horror de Ayotzinapa.

La propuesta del Punto de acuerdo toma la estructura de la denuncia presentada por Jaime García Chávez con sus contundentes señalamientos y elementos probatorios de los delitos de peculado, ejercicio abusivo de funciones, uso indebido de atribuciones y facultades, y enriquecimiento ilícito por parte de César Horacio Duarte Jáquez.

Tanto la denuncia como el punto de acuerdo, son una apuesta por el Estado de Derecho y de haberse manejado originalmente el dato de 12 senadores promoventes, el documento pasó a ser suscrito por 39 legisladores pertenecientes al PAN, PRD, PT y MC, lo que confirma la solidez de la denuncia y la voluntad inquebrantable que tenemos para que este caso de corrupción política tenga las consecuencias que merece.

P.D. El deterioro institucional de Chihuahua, no sólo está a manos de un Gobernador faccioso y corrupto. El Congreso del Estado sometido a los dictados del Ejecutivo, es corresponsable de la regresión autoritaria; la ausencia de los contrapesos que debiera ejercer la oposición explica lo -que sucede en nuestra entidad e ilustra perfectamente la manera como funciona, transversal a partidos, el Pacto de Impunidad que tiene a México en la indignación. Incapaces de comprender el delicado momento actual.

La designación de 13 nuevos magistrados al Supremo Tribunal de Justicia del Estado, da cuenta de lo profundo de la corrupción política. Ha triunfado la componenda sobre cualquier idea de interés público o compromiso con la justicia; se ha hecho una selección con base en las cuotas partidistas, el compadrazgo y el amiguismo. Sin carrera judicial alguna, la gran mayoría de esos nombramientos; desprovistos de independencia partidista, casi todos. La forma y las personas en las que se repartieron los partidos y el Gobernador esos importantísimos cargos, muestra la descomposición de la política local a niveles de paroxismo. Una auténtica afrenta a la sociedad chihuahuense y al Poder Judicial. Ahora es claro el porqué del silencio y la complicidad de varios de esos actores políticos frente al escándalo nacional que constituye el enriquecimiento ilícito de César Duarte.

¿Y el foro no existe?. ¿Se quedarán callados las barras y los colegios de abogados?. ¿Los militantes del PAN y del PRD no diremos nada frente a la conducta vergonzosa de nuestros dirigentes estatales?. ¿Seguirá ganando la actitud acomodaticia, la conveniencia personal?. Ese silencio es el apoyo que la cobardía brinda a los corruptos. Por eso es la hora de la Unión Ciudadana. Desde aquí invito a todos los ciudadanos libres de Chihuahua para reunirnos el próximo viernes 28 de noviembre, a las 6:00 pm, en el Auditorio Municipal de la Ciudad de Chihuahua; frente a la corrupción y la impunidad de la Unión Progreso de Duarte y sus cómplices, constituiremos el movimiento Chihuahuense Unión Ciudadana; para apoyar y darle seguimiento a la denuncia.


There is no ads to display, Please add some

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí