Fake News, el pretexto perfecto

0
74

El tema de las noticias falsas, o fake news, es uno que se ha popularizado gracias a las denuncias que algunos gobernantes han hecho de información que les resulta incómoda. Es muy fácil recurrir al argumento de que se trata de una nota que no es cierta, con el uso del anglicismo como etiqueta, con lo cual descalifican a los emisores de dicha información y evitan dar explicaciones al respecto, aunque se trate de datos que son ciertos y verificables.

Te pareces tanto a mi

Las fake news ya son parte de nuestra cotidianeidad. Continuamente en redes sociales se recurre a este par de palabras, aunque sean en otro idioma, para calificar como mentiras a noticias que se consideran como negativas para ciertos elementos de la clase política.

-Publicidad-

Fue Donald Trump quien comenzó a utilizar el término, durante su campaña electoral, en su enfrentamiento con algunos sectores de la prensa estadounidense que no veían bien su candidatura.

Pese a que algunas de las noticias calificadas como falsas no lo son, este fenómeno se presenta en un contexto en el que los medios de comunicación tradicionales están perdiendo credibilidad –en parte por sus propios errores, en parte por el embate de nuevos actores que buscan ocupar su lugar–, con una competencia intensa con las redes sociales y el ascenso de figuras políticas que aprovechan las plataformas de difusión que tienen a su alcance para no sólo dar a conocer sus discursos, sino para fijar en la mente de los ciudadanos que simpatizan con sus proyectos una serie de ideas que buscan romper con los moldes establecidos.

Es por eso que han surgido esfuerzos para verificar la información que se difunde en medios de comunicación, redes sociales y discursos de los políticos, con una conclusión que parece desprendida de la serie que elevó a la fama a Hugh Laurie y que se convirtió en la frase más pronunciada por el personaje principal del programa, el Doctor House: “todos mienten”.

La acusación que reiteradamente hace Trump en el sentido de que muchos medios difunden fake news, también se le puede aplicar al mandatario estadounidense, aunque eso no evita que –con singular alegría– el también magnate continúe utilizando esas dos palabras para evitar entrar en polémicas y dar explicaciones.

Aquí en México, Jenaro Villamil –director del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano– señaló recientemente que, respecto al aumento al precio de la gasolina luego de ver reducido el subsidio por parte de la Secretaria de Hacienda, que la información difundida por los medios era una campaña de fake news.

También Manuel Barttlet, ante el reportaje que exhibe las propiedades que no incluyó en su declaración patrimonial, señaló que se trata de mentiras y que todo está en regla, aunque el material periodístico que redactó Arelí Quintero presente pruebas en sentido contrario.

Y que decir del protagonista principal de las mañaneras, que ante preguntas de la prensa –no de los aduladores que simulan ser reporteros– utiliza el recurso de decir que tiene “otros datos”, aunque sea la misma información, como fue el caso de los cuestionamientos que hizo Jorge Ramos en el tema de la seguridad pública, citando las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública. El intercambio de palabras reflejó que ambos hablaban de lo mismo, aunque la interpretación del presidente era lo que más llamaba la atención.

{loadmoduleid 30}

Y es que aparejado a las fake news se ha presentado otro fenómeno al que se ha llamado post-verdad o las versiones alternativas que buscan reintepretar los hechos que se dan a conocer en medios y redes sociales.

Así, una estadística puede ser presentada como algo positivo o negativo, todo depende la manera en que se presenta la información, pues lo que para algunos es una carencia, para otros es un área de oportunidad o reto o como quieran llamarlo para que no genere una percepción negativa.

Todo lo anterior es parte del repertorio que gobernantes utilizan para negar la realidad, ya sea en el ámbito económico, en el de seguridad o el combate a la corrupción. Ya ven que, con relación a las acusaciones de Barttlet, la secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, señaló que nada tiene de malo adquirir propiedades cuando no se es servidor público, aunque el reportaje señale que la mayoría de los bienes los adquirió cuando era senador, para finalmente decidir que sí se le va a investigar, aunque se pueda anticipar la exoneración, igual a como lo hizo Virgilio Andrade en el caso de la Casa Blanca.

Lo único que queda como lección de este tipo de experiencias, es que los medios de comunicación y los periodistas deben recurrir cada vez más al periodismo de datos y ofrezcan información que pueda ser verificada y contrastada, a pesar de los embates que buscarán etiquetar con el término fake news cada nota que no les gusta a quienes buscarán imponer su post-verdad.

Hay que recordar que una motivación enorme para este tipo de conductas, es que se descubra que los que ahora gobiernan son iguales a los que estaban antes en la administración pública, algo que les aterra pero que es verdad.

@AReyesVigueras

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí